Visitas

sábado, 14 de enero de 2012

Asignatura de Religión

Se le ha terminado dando la razón porque en efecto, dar clases de religión católica y contradecir las creencias de la fe católica, es un todo. La profesora almeriense de religión que un día recibió el despido cuando decidió que casarse por lo civil no tenía nada que ver con explicarles a sus alumnos que cursan la asignatura de los dogmas, postulados y moralidades de nuestra Iglesia que el único matrimonio válido es el que se realiza ante los ojos de Dios y que dura para toda la vida.

El caso es que cada vez me parece más oportuno que se dirima al respecto de la asignatura Religión. Soy un firme defensor de que esta se mantenga en los planes de estudio de los alumnos españoles, pero vistas algunas cosas y vividas en primera persona desmanes de ciertos profesores de una asignatura que debería ser fiel a la Iglesia que la patenta me parece que pedir su desaparición de la educación primaria, secundaria y de bachillerato no es ninguna tontería.

Tengo claro algo: es una materia que debería ser impartida por sacerdotes. Porque han estudiado al menos los 5 años de Teología, y han estado al servicio de los demás durante los 6 años mínimos de su estancia en un Seminario. Porque nadie mejor que ellos para hablar de la filosofía, pensamiento y dictado eclesial, de la historia y cimientos de nuestra fe y de la figura de Cristo. Y porque nos evitaríamos a esos profesores que, sabemos, han llegado a dudar de la Virginidad de María o puesto en cuestión la Resurrección de Cristo, de forma que parecen enemigos del catolicismo insertos en su seno.

Lo siguiente tal vez será que el imán de una mezquita tenga derecho a formar parte del cónclave de elección papal. O que el Tribunal Superior con sede en Granada le dé la razón a una monja que quiere consagrar. Seguro que cuenta con el apoyo de la ex ministra Bibiana Aido y del colectivo de gays, lesbianas, transexuales y yo no sé qué más. Pero la Iglesia está a tiempo de reaccionar... Y propongo: EXÁMENES A QUIENES QUIERAN RECIBIR EL SACRAMENTO DE LA COMUNIÓN, CONFIRMACIÓN Y MATRIMONIO. MÁS ACREDITACIÓN DE ASISTENCIA A CATEQUESIS.

Se iban a acabar muchas tonterías. Y nos íbamos a evitar que una casada por lo civil se atreva a decirle a la Institución que más hace por los desfavorecidos qué y cómo tiene que enseñar su fe después de 2012 años. 

6 comentarios:

Santi dijo...

Yo he tenido profesores de religión sacerdotes... y prefiero un seglar. Después del último, en el instituto, me pasé a Ética. Y con eso, dicho todo.

Que mis hijos reciban una enseñanza religiosa escolar es un derecho que tengo y que no voy a renunciar. Otra cosa es la exigencia que, como padre, sea ajustada en contenidos. Y, si no lo es, pida explicaciones al Obispo.
Sé el proceso para ser profesor de Religión, pero luego ya cómo son los papeleos ante el Arzobispado y cómo es el ulterior proceso selectivo. Entiendo que, como con los que han sacado su oposición (e interinos), hay de todo.

Sobre la profe de marras, no media despido. Es el error que se ha extendido por la prensa, buscando zaherir a la Iglesia/Obispos. Los contratos de los profesores de Religión son anuales y terminan a la conclusión del curso académico, aunque no sé si son por 10 o 12 meses. Por tanto no es lo mismo no renovar que despedir, pues cuando se firma el contrato sabes que tienes trabajo por un curso... nada más. Y si no te gusta, a las oposiciones y das docencia de lo que te guste y estés preparada.

Pero el problema de fondo es la desistencia de la autoridad de la jerarquía que bien definió Romano Amerio en Iota Unum. Los católicos están acostumbrados al no passsa nada de A. Burgos; y las correcciones son mínimas y cuando ya clama al Cielo (en Granada, Cartuja). No voy a entrar en temas de Liturgia, que ya hemos hablado, pero ¿no se conocen los sacerdotes con "querida" o con "novio" -por seguir en este tema-? O sólo se actua cuando hay publicidad en prensa, radio y TV. Pues eso...

Santi dijo...

PS: Los sacerdotes los pondría al frente de la catequésis antes que de la enseñanza religiosa escolar.

Rodolfo Plata dijo...

JAQUE MATE A LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA QUE HA CONVERTIDO AL CRISTIANISMO EN RELIGIÓN BASURA, Y LA EDUCACIÓN RELIGIOSA EN POTENTÍSIMA INCUBADORA DE GENERACIONES DE ESTULTOS EN GRAN ESCALA. El análisis racional de los elementos que integran la triada pre-teológica judeo cristiana (la descripción neutra del fenómeno espiritual, su explicación y su aplicación), nos permite criticar objetivamente el profetismo judío y la cristología de San Pablo que fundamentan la doctrina judaizante de la Iglesia; y visualizar: 1) que las directrices de los ancestros de Israel (patriarcas, profetas, reyes y jueces) contenidas en el Antiguo Testamento, son opuestas a las enseñanzas de Cristo, ya que en lugar de promover el amor misericordioso y la hermandad universal, promueven el racismo, el despojo, el sometimiento y/o exterminio de los pueblos no judíos; 2) la omisión capital que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar al cristianismo de la doctrina de la trascendencia humana (instruida e ilustrada por Cristo) que se alcanza practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos), dándonos acceso a las potencialidades del espíritu a medida que nos vamos desarrollando espiritualmente; 3) la urgente necesidad de formular un cristianismo laico enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana (sustentada por filósofos y místicos, y su veracidad comprobada por la trascendencia humana de Cristo); a fin de afrontar con éxito las corrientes de la nueva Era y la modernidad, que amenazan con sofocar al cristianismo y la espiritualidad. http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia

Salva dijo...

Dices: Lo siguiente tal vez será que el imán de una mezquita tenga derecho a formar parte del cónclave de elección papal. O que el Tribunal Superior con sede en Granada le dé la razón a una monja que quiere consagrar.

No sería tan extraño, pues no sería la primera vez que gentes ajenas al catolicismo hurgan en asuntos romanos. Al vaticano II asistieron representantes protestantes y de otras religiones no cristianas. Prueba de ello es su intervención en la elaboración del misal de 1969, el actual, pleno de ingredientes protestantes que en su día estuvieron desterrados por las Autoridades romanas. El mismo Aníbal Bugnini, autor del misa, lo reconocía ufano, al tiempo que Pablo VI reconocía que no había sido una buena idea del todo mientras agonizaba.
Sin ánimo de hacer proselitismo, pues no soy sospechoso de tradicionalismo católico, he de decir que de aquellos polvos estos lodos. Y esto no deja de ser, una vez más, una consecuencia de la heterodoxia derivada del vaticano II, o al menos, de su mala interpretación. Y lo que te rondaré morena...

Saludos.
P.D nos vemos en breve por la calle san Antón!

costalero gruñón dijo...

Estoy de acuerdo David, los profesores de religión deberían ser personas de la Iglesia, y no laicos que dicen cualquier cosa, y te habla uno que ha estudiado en un colegio de curas escuchando barbaridades como éstas: "...aquí viene la Virgen María y le suspendo la asignatura" (en boca del profesor de religión de 3º de BUP) o "¿vosotros pensáis que Cristo no echó una cana al aire?" (profesor de religión de 8º de EGB), y el que tenga ojos que vea.

P.D: "los laicos son a la asignatura de religión, lo que los civiles al Ministerio de Defensa". Luis F. marín

Un abrazo

J. Carlos Medina dijo...

Más vale pocos y buenos que no muchos y malos sería la consigna a aplicar en el caso que se pusiese en práctica tu propuesta. Digo esto porque pretender examinar, entiendo que a conciencia, a los aspirantes a recibir los sacramentos conlleva que sería un número muy reducido el que los recibiría y por ende pocos los que realmente deberían llamarse realmente católicos.
Ello conllevaría a una desafección aún mayor con respecto, no ya al catolicismo sino al mismo cristianismo. Situación propicia por otro lado para el cultivo del ateísmo y agnosticismo.

Pudiera estar de acuerdo contigo (que no lo estoy) en sacar la asignatura de religión del sistema público educativo pero habría que enseñarle a la iglesia a enseñar “su asignatura” que por otro lado y valga la redundancia es la asignatura pendiente de esta. Hablo por supuesto de evangelizar adecuadamente a los que recibimos el cristianismo por herencia y no por conciencia.
Por tanto propongo que: Materia a impartir por los sacerdotes pero en el sistema educativo público.

Si los catalanes se quieren independizar utilizando los mecanismos legales me parece perfecto, tan perfecto como que el cristiano utilice los mecanismos legales para evangelizar y si legalmente podemos hacerlo en el sistema público educativo ¿por qué tengo que pedir perdón por ello?

Por culpa de una divorciada no hay que cambiar el sistema, en todo caso perfeccionarlo y evitar errores de este tipo.