Visitas

jueves, 30 de junio de 2011

Capital Europea de la Cultura

En 1985 nacía en el seno del Gobierno de Europa la idea de la capitalidad cultural del continente, con la idea de acercar a las ciudades europeas entre sí, además de aprovechar dicho reconocimiento para la difusión de la ciudad y asegurar un crecimiento de infraestructuras y dotaciones todas ellas en torno a los aspectos culturales. Acababa de nacer la “capitalidad cultural” que a partir del año 2000 recibió un importante cambio de modo que no era una sola ciudad la que desde entonces ostentaría a lo largo de un año el cetro de la cultura europea, sino varias, haciendo que tal distinción de una u otra manera terminase embebida, puesto que la designación de la misma, con evidentes tintes políticos (no se concede a una ciudad ser capital cultural por sus innegables méritos en los campos de la cultura, sino a veces como excusa para incentivar a la misma) le restaban exclusividad e impacto. 

Desde 1985 a 1999, tuvimos 15 capitales culturales europeas, es decir, una anual. Atenas fue la primera, seguida por Florencia, Ámsterdam, Berlín, París, Glasgow, Dublín, Madrid (en 1992, como “premio” por la Expo Sevillana y de las Olimpiadas de Barcelona), Amberes, Lisboa, Luxemburgo, Copenhague, Tesalónica, Estocolmo y Weimar. O lo que es lo mismo, 14 países y 11 capitales de Estados miembros. 

El año 2000 vio como 9 ciudades europeas, eran a la vez capital cultural, entre ellas una española, Santiago de Compostela. En 2001, hubo dos, media que se mantendrá hasta este 2011, que hace que hablemos de 27 años de celebración de esta “capitalidad cultural europea” durante los que han sido escogidas 44 ciudades. De estas, tres españolas: Madrid, Santiago de Compostela y Salamanca. 

Cualquier manifestación extraordinaria acogida por una ciudad concreta tiene visos de convertirse en un atractivo turístico que refuerce la economía y la imagen del lugar convenido. Pero este “galardón” tan sui generis no es tan sugestivo como otras celebraciones; desconozco en profundidad los datos, pero los estudios avalan que el legado que queda en la ciudad capital de la cultura tras el año en ciernes, no es vasto ni desmedido. Reconozco que visité Lisboa atraído por la Exposición Mundial de 1998. Y coincidirán conmigo en que el acontecimiento rebasa con creces el interés que pueda suscitar el nombramiento de ciudad capital de la cultura. 

En España, las candidaturas en ciernes eran todas sugestivas. Van a perdonarme si considero que de las propuestas, Córdoba era sobradamente la que ofrecía sin rival alguno, los hitos culturales y patrimoniales más relevantes; no en balde, la tierra califal fue durante cientos de años la verdadera capital cultural del Mundo, por lo que en 2016, podía perfectamente ser la sede de la ilustración y las artes europeas. Pero no quiero que corra el desánimo entre los cordobeses: ¿acaso compartir con otra ciudad el galardón no resta ya de por sí importancia a la concesión? Porque huele, al menos a mí, a regalos, a prebendas administrativas más que a valoraciones certeras. Fíjense que dentro de las 44 ciudades que han ostentado tal privilegio hasta la fecha, no está Roma, la madre del actual Occidente. Luego, y vayan por delante mis respetos, lo ha sido la ciudad húngara de Pécs, o Sibiu en Rumanía, que presume de que una de sus paisanas más ilustres en Miss Turismo Mundial, acabáramos. 

Granada tiene 2.700 años de historia, el segundo casco histórico más grande del continente, es una de las diez ciudades europeas con mayor relevancia patrimonial, en ella han nacido personalidades indiscutibles de las artes y la cultura mundial y cuenta con uno de los monumentos más visitados en Europa, primero de España, una de las universidades con mayor prestigio en la nación y unos recursos naturales indiscutibles, amén de nombramientos irrefutables de UNESCO. Nunca ha optado a ser capital europea de la cultura, quizás porque el tren no ha sido atractivo a nuestros políticos locales, o bien porque, viendo el nivel de candidatas y de triunfadoras, merece bien poco hacer el esfuerzo. Cuando se ha sido capital de un reino dos veces, y dos veces de un Imperio, en la segunda de las ocasiones del más prestigioso de Mundo y uno de los más relevantes de la Historia, que te llamen a ser algo que puede ser una ciudad desconocida y sin el empaque evidente de otras (noten mi extrema generosidad y delicadeza), no sé bien si es una suerte o al menos, un alivio. 

Lo que ha molestado es que la Bella Easo haya sido escogida por los motivos políticos (ajenos a lo cultural) que han pesado en su elección; la paz en el País Vasco vendrá de manos de sus hijos, y del resto de los españoles, pero en ningún caso porque San Sebastián  sea capital de nada. Y volviendo a Córdoba, la ciudad omeya necesita bien poco ser llamada a presidir algo de este tipo, teniendo en cuenta el nivel, los criterios de elección y que Bergen (Dinamarca) o Cork (Irlanda), y valga mis excusas de antemano, lo han sido diez o catorce años antes que la indiscutible Córdoba. 

Burgos, Segovia o Zaragoza tienen una entidad histórica, patrimonial y una huella cultural que desde luego no tendrá de aquí a 2016 ninguna otra. Mi consejo es que estas migajas insulsas no vuelvan a solicitarse. En Granada yo aspiro a que nos hagan el espacio escénico prometido, que nos permitan instalar el gran museo de la ciudad para el que hay fondos suficientes y que hagan de esta una ciudad del siglo XXI con un corazón milenario. Está claro que la capitalidad cultural no podrá jamás tener el atractivo y suscitar el interés económico y el rédito publicitario de cualquier evento deportivo que se organice. Es una distinción descafeinada, sosa… Si faltan Viena, Londres o Roma, las demás deberían no osar a llamarse capital de cultura alguna. Y habiendo sido llamadas a serlo Florencia, Atenas o París, lo demás está dicho. 

Enhorabuena a San Sebastián, pero no por los criterios de elección, sino porque de veras lo merece. Sin necesidades de politizar la selección o nombramiento. Y a Córdoba, enhorabuena igualmente. Ya forma parte del selecto grupo de ciudades con cultura para enterrar a la mayoría que no forman parte de un listado que mengua el verdadero sentido de la capitalidad… y es que cuando la política pesa más que otra cosa, el país de las favelas organiza unas Olimpiadas y la cultura se promete para que no estallen dos bombas.. ¡Una pena!

Las fotografías corresponden a: Burgos, Atenas, Santiago, Lisboa, Córdoba, Granada, San Sebastián, Roma y el logo ya innecesario de la candidata cordobesa.

miércoles, 29 de junio de 2011

El nombre más bonito del Mundo

Sin ella saberlo lo suyo empezó en una de esas romerías que guardan celosamente el poso de la tradición y de la devoción de un pueblo, de uno de esos que en su día sirvieron al marquesado de los Vélez. Y estaba muy cerca de ver los días azules de los cielos de este sur del sur, aquella jornada de un octubre de 2009, mientras la que le presta su nombre presidía el espacio del manifestador de un viejo retablo barroco, iba desgranando las cosas de Dios un fraile agustino y se cantaba a la memoria de un santo en vida y un ejemplo para tantos como fue Marcelino Álvarez.

No estaba pero iba a venir, y en el fondo de nuestras conciencias, todos sabíamos que Ella le iba a terminar prestando su nombre; ahora le aguarda un 3 de abril de 2012, cuando en el corazón de la Plaza Nueva, los hilos restaurados del terciopelo verde de un manto se rocen contra ese camisón infantil de su piel. Tendrá para entonces 10 meses, tantos como la dicha de unos padres, unos familiares y los amigos de sus padres, que no cabemos en sí de la alegría de saberla entre nosotros.

Ese 3 de abril de 2012, apuesto a que su padre no podrá ver la escena, o sea sublevado de la bendita tarea de “encerar” los firmes por donde ha de pasar una Niña metida a Madre y tal vez se vista de costalero como nunca antes lo ha hecho en sus días, cambiando trabajadera por abrigo y madera por piel de su piel, y entonces eleve a los cielos melancólicos de Granada, el peso más bonito que un costalero de bien tenga jamás que cargar. Y en el instante en que haya sonado el primer tributo musical a la Niña metida a Madre, en el primer momento en que se aguarde la marcha que lleva por nombre el apodo de Ella, pasará la ternura henchida de su cuerpo por las espaldas benditas de esa que sale de un joyero, y cumpla con un ritual no escrito que tienen a bien los que confían lo que más quieren a la que más hay que querer, y empiezan pidiéndole prestado su nombre.

Será entonces cuando yo pulule cerca del batel plateado donde se empeña en navegar, esa Niña metida a Madre. Iré, si Dios quiere, con los míos. Con los que antes cumplieron con fidelidad ese ritual no escrito. A lo mejor me encuentro bogando debajo de Ella; y sabré que somos más, y que Esperanza (el nombre de mi vida) ha hecho su primera ofrenda vital a esa Niña metida a Madre que en tantas ocasiones nos ha dado motivos sobrados para estar felices.

Y una de las mejores personas que he tenido la suerte de tener en mis días, aquella voz de las emociones sin camuflaje que desde la Plaza del Carmen supo decirnos qué es la vida con tintes verdes, un hijo del espíritu de San Agustín, y una mujer excepcional con nombre de alixares alhambreños, sabrán que su estrenada paternidad no es más que un motivo para saberse llenos de esperanza…

Aguardo el día que a manera de bautizo, la hija y la Madre, esa Niña que nos engaña cada Martes Santo y nos hace ver que llora, queden unidas más si cabe por la fe. Porque el nombre, procurado y expedido en las clausuras de Comendadoras por Él, ya las hizo una en amores, para las entrañas cargadas de bonhomía de mi hermano Alfredo.
YA SOMOS MÁS… ¡Esperanza!

martes, 28 de junio de 2011

Feria taurina de Granada 2011... Por David García Trigueros

Que la Feria taurina de Granada es un ciclo de gran admiración por los toreros es un tópico más que absurdo teniendo en cuenta, más que nada, que se nos vende como la predilección de los profesionales por este público y por los grandes conocimientos taurinos que éste tiene. Ni mucho menos. Es una feria fácil, poco exigente y cómoda, sobre todo cuando venden gato por libre con pases de adorno y nunca exigiendo al toro con pases de profundo contenido. Además de eso, toros cómodos de pitones, brochos, y por supuesto la gran mayoría con un pase previo por la barbería.

            La cosa continúa igual no piensen que por que haya cambiado el empresario la cosa ha padecido transformaciones de gran calibre. Ni mucho menos. No obstante y eso sí que es de justicia reconocerlo se ha observado un nuevo rumbo en cuanto al trapío de los astados que han saltado al ruedo maestrante en este año. José Jesús Cañas se ha esmerado en mejorar las hechuras, si bien tampoco era demasiado difícil teniendo en cuenta lo que había antes. Aún no está definido el trapío que agrade al aficionado granadino pero sí se va en camino de una verdad en el conjunto armónico del toro. Con más cuerpo, mejor rematados, con más cara, mejor presencia, diversidad de pelajes y con los pitones por delante, al menos hasta el martes. Las figuras tampoco quieren venir a Granada a jugársela, quieren salir de rositas, llevarse las orejas calentitas en el esportón y anunciar a bombo y platillo la hecatombre en Granada tras cortar 4 orejas. ¡Conflicto de intereses! En sentido al público de Granada le queda mucho por andar, en realmente saber tener en cuenta qué salta al ruedo y no conformarse con cualquier cosa, con toros deslucidos e insípidos en su fachada y en su comportamiento. La gente empieza a estar cansada de tanto Domecq, se solicitan ya nuevas propuestas…quizá sea hora también de estrujarse los sesos y configurar carteles novedosos, con propuestas diferentes que sean capaces de sentar a la gente en el tendido. Está visto que los carteles convencionales ya no tienen en el mismo tirón que antes. Quizá ha llegado al momento de movilizar en Granada a la afición de toda España y hacer que vengan ante carteles rematados e interesantes, únicos e ineludibles. Que les digo yo… una corrida concurso, por ejemplo, con tres figuras “cómodas”: Enrique Ponce, “El Fandi” y Manzanares. La gente estaría ilusionada por ver a estos toreros ante un Pablo Romero, ante un Cebada Gago, un pavo de Prieto de la Cal… Soñar es gratis.

            En lo que se refiere a la Feria de este año ha sido entretenida. El público torerista y el palco poco exigente han hecho abrir la Puerta Grande todos los días, con orejas a mansalva y de dudosa dignidad, con faenas mediocres y estocadas pésimas. Vueltas al ruedo a tres reses sólo por el hecho de ser bravas. Nos resulta tan increíble eso que hasta lo premiamos. En esto también nos queda un amplio recorrido con afinación de criterios y demás. Ha predominado, sobre todo, la falta de fuerza de los cornúpetas así como la falta de raza por lo que se ha hecho imposible ver hasta el último toro de la Feria el único puyazo en condiciones. El 6º de la tarde de Victorino fue el único que recibió dos veces la vara, colocada en su sitio y con un mínimo de vistosidad en la suerte y gran manejo de las riendas por parte de Antonio Saavedra. Lo mismo ha ocurrido con las banderillas y toda la lidia, pocas cuadrillas han lidiado bien a sus toros, con abundancia de mantazos, pasos inciertos y capotazos a destiempo que nos demuestran en muchos casos la falta de oficio y afición de los rehileteros y de los matadores que permiten ese tipo de desórdenes.  Quizá destacar las banderillas de Javier Ambel, las de Antonio Jiménez “El Ecijano” o las de Curro Javier y José Antonio Trujillo. Faenas de capote…escasas. Sólo digna de mención la de Castella al primero de su lote, sin duda el mejor toro de todo el ciclo, en el que propinó verónicas, chicuelinas y una revolera de cartelería. La muleta, hay cosas muy dignas de muchos matadores yo me quedaría con la de Julián López “El Juli”, Morante o Manzanares. Aunque del alicantino lo que hay que destacar son los dos estoconazos hasta los gavilanes que le pegó a su lote. Así que con permiso de mi tocayo voy a proponer el “I Trofeo Alacena de las Ideas” para la Feria taurina.

Mejor toro. Lidiado en 2º lugar en la 7ª de abono por Sebastián Castella.
Mejor ganadería. “Buenavista”.
Mejor faena de capote. Sebastián Castella.
Mejor puyazo. Antonio Saavedra al 6º de Victorino Martín.
Mejor par de banderillas. Javier Ambel al 2º de Buenavista.
Mejor faena de muleta. Julián López “El Juli”.
Mejor estocada. José María Manzanares al 3º y 6º de Gavira. 

David García Trigueros es uno de las más conspicuas figuras de la afición taurina española; afortunadamente afincado en Granada, es comunicador de Radio Granada, Cadena Ser y de Granada Televisión. Articulista y colaborador literario habitual de publicaciones de cáracter cultural, formó parte de uno de los más firmes portales taurinos de nivel nacional y actualmente, cursa la Licenciatura en Historia del Arte; ni que decir tiene, que esta su Alacena, que ya ha visto de él contribuciones parecidas, se nutre de su particular y excelente modo de entender la Fiesta patria. Y el agradecimiento, es enorme...

lunes, 27 de junio de 2011

Andrés de Urdaneta

Como en tantas otras ocasiones volvía a hacerle caso a mi primo y me tragué los otros días un demoledor documental que más allá de sus valores creativos o la eficiencia del mismo, me sorprendió por descubrirme una figura olvidada por esta patria que en tantas ocasiones juega a ser más madrastra que madre. La figura de un fraile agustino copaba la hora de la producción audiovisual, con profesionales y expertos de cuatro países distintos alabando a un frailuco del siglo XVI que dejó su Guipúzcoa natal y bajo las órdenes de Elcano o de Legazpi, se convertirá en una de las figuras cruciales de la historia del mundo marítimo. 

Para quienes tengan dudas acerca de las fundamentales aportaciones de Fray Andrés de Urdaneta y Cerain (1508-1568) habrá páginas y documentos que satisfagan las curiosidades de los lectores más ambiciosos de esta Alacena, pero a mí me parece menos importante relatar aquí que fue el primero en navegar por el Océano Pacífico, o que creara el “tornaviaje” para el regreso de los barcos filipinos a las costas de Acapulco, donde la ruta comercial más próspera de esos tiempos se pudo sostener gracias a su contribución, que sacarnos a todos los españoles las vergüenzas por tanto tiempo de olvido en torno a la figura de un marinero a la altura de Vasco de Gama, Elcano, o el mismísimo Cook, el inglés al que tanta honra le tributan los anglosajones, fieles para con los suyos. 

Urdaneta descubre corrientes, modos de navegación y establecimientos marítimos que están en boga por espacio de más de 250 años. A eso habrá que sumar que Filipinas es el único país católico de toda Asia gracias a Urdaneta y sus compañeros agustinos, o que el país mencionado estuviera hasta 1898 en manos españolas, haciendo de esta nación hoy mermada, el referente globalizador; porque si algo se valoraba por mejicanos o filipinos en este valioso documental no era otra cosa que la contribución a la sociedad globalizada (evangelizando en el idioma indígena, trayendo y exportando particularidades culturales…) era precisamente esa idea de “aldea global” al Mundo del siglo XVI. 

Urdaneta nos dejó un legado para la navegación, el intercambio comercial y cultural y el descubrimiento asiático impagable. Por tierra de Las Molucas, por el estado mejicano de Guerrero y en tantos otros lugares, el bueno de Fray Andrés tiene monumentos neoclásicos que recuerdan su trascendencia, y Gobiernos e Instituciones Públicas celebraron hace ahora tres años el V Centenario de su muerte brindándole congresos y estudios que ponen en valor la trascendencia de sus descubrimientos, insisto, tan capitales o más que las principales figuras de la mar en todo el Mundo. 

 ¿Cuántos españoles han hecho posible que este Planeta sea mejor y yacen en el más absoluto de los olvidos? ¿Cuántos paisanos no han hecho contribuciones a la humanidad que sirvieron, sirven o servirán para hacer más fácil, más próspera y más productiva nuestra vida? ¿Y qué pago recibieron de la desmemoriada España?
Cuando veo la monstruosa cantidad de horrores escultóricos, cantos de cigarra (que no de cisne) que levantan municipios de todas las regiones españolas con el dinero del contribuyente, mientras en nuestras plazas, aceras, calles y entramados urbanos continua la orfandad más absoluta para con quienes de verdad merecen un monumento o una estatua, pienso que en el fondo, esta España de envidias, cainita, olvidadiza e injusta, se merece lo que le viene sucediendo. 

Y puestos a reclamar la justa memoria para Fray Andrés de Urdaneta, me pregunto hasta cuando Granada, seguirá muda ante la colosal figura y aportación de don Antonio Gallego Burín, que como Carlos III para Madrid, es y será (casi seguro) nuestro buen alcalde, usado como pelota política y sin los arrestos suficientes por parte del equipo local de Gobierno para encaramarlo a la historia viva de esta tierra. 


En el fondo, entiendo la emigración de los cerebros hispanos. En cualquier terruño perdido, la gratitud será mayor. Y bajo las humildes losas del que fuera claustro central del convento agustino de Méjico, hoy Biblioteca Nacional, el padre Urdaneta, al servicio de Felipe II, sigue durmiendo sin esperar nada a cambio de sus paisanos. Hace bien, porque poco podría esperar de esta patria suya. Quizás por ello Méjico le descubrió que era buen lugar para dejar una espléndida herencia para el mundo…

sábado, 25 de junio de 2011

Altares del Corpus de Granada 2011


Fue el primer premio este año para la Hermandad de la Lanzada que recupera un modelo de templete que estuvo en uso hasta los años 60 del pasado siglo; bajo diseño del hermano Álvaro Giménez, estaba situado en la Calle Cárcel Baja, justo en el arranque de la cabecera catedralicia. 


En la Calle de los Mesones instaló la Hermandad del Cautivo su Altar, que le valiera el segundo premio; hay que valorar positivamente su implicación en tanto sólo esta y la del Sepulcro cumplieron con su esencia sacramental y su cuasi obligación a la hora de instalar un preceptivo altar. De los 9 de Granada montados por 8 hermandades, sólo dos son sacramentales. ¿Y las otras 9 restantes con este carácter? Muy mal por ellas.


En la Calle de los Reyes Católicos y próxima ya a la Plaza de Isabel la Católica desplegó su incuestionable buen gusto la Hermandad del Huerto, valiéndole el esfuerzo un tercer premio en el concurso de altares de la ciudad. 


Calle de los Mesones y la incorporación al montaje efímero de la Hermandad de la Esperanza. Accésit para el altar de los cofrades de Santa Ana con un gusto impecable. 


La recientemente constituida Hermandad de Gloria de Nuestra Señora de la Granada aprovechaba la Calle de la Cárcel Baja, y la proximidad a la puerta del Perdón para instalar un Altar premiado con un accésit. Igualmente importante el esfuerzo desprendido por esta pro-hermandad letífica en el balcón engalanado en esta misma calle y que supuso un 2º premio del concurso específico en esta modalidad. Nacen con una clara vocación de fortalecimiento y engrandecimiento de nuestras tradiciones y hay que agradecerles la inquietud.


El Santo Entierro montaba anexo a la Puerta de San Jerónimo de la Catedral su Altar de Corpus, con una accésit y la curiosidad de ser una de las dos hermandades sacramentales, de una nómina de 11, que pone sus empeños y su dedicación en contribuir a una fiesta que nos corresponde a todos los católicos granadinos, pero con demudado esfuerzo en el caso de las hermandades con el carácter sacramental. 


La Hermandad del Rosario protagoniza este y el altar que le continua. Se encarga de montar los mismos en el nombre de la Asociación de Vecinos del Centro (o del Sagrario Catedralicio) y del Ayuntamiento. El que tienen arriba, para el colectivo vecinal, en la Plaza de las Pasiegas. De reforzada sencillez y una alusión con la palmera más que iconológica. El Niño pastor que lo preside, posiblemente, lo mejor de cuantas imágenes de formato pequeño viéramos en la jornada de este corpus de 2011. La pieza, de Manuel González y de finales del siglo XVIII o principios del siglo XIX, hunde sus raíces y toma prestada sus formas en los modelos canescos y en el tipo iconográfico de la Roldana para San Fermín de Madrid. 


Altar Institucional. Siento decir que a mi juicio, el más ingenioso junto con el tabernáculo de la Lanzada, el más armonioso y el más galante. Un aplauso a la priostía del Señor de las Tres Caídas y la Virgen del Rosario. 


Y al fin, el noveno altar, el de la Hermandad de la Entrada, en la misma Calle Pie de la Torre y aprovechando los arcos de ingreso de la fachada catedralicia. De subrayada sencillez pero de ineludible acierto. 

viernes, 24 de junio de 2011

Procesión del Corpus de Granada



Un año más y van 520 los que Granada ha hecho su particular manifestación al Santísimo Sacramento organizando un cortejo que desde luego habrá que calificar muy positivamente pero del que deberemos tener en cuenta aspectos a mejorar, más que nada porque esta ciudad es una de las pocas que conserva el peso de toda una tradición, amén de unir a esta circunstancia la ya sabida de la festividad principal de la ciudad y que haya dado muestras Granada del arraigo devocional a Su Divina Majestad mediante los títulos de sus conventos, parroquias, congregaciones e institutos religiosos, fachadas artísticas y todo un compendio que viene a expresar la importancia suma del Corpus en esta tierra. Por tanto, cualquier crítica desde la perspectiva de la construcción no es más que un intento por mejorar un cortejo y procesión que sin dudas ofrece la carga y el decoro a suponer, pero que puede ser mucho más efectista y cuidado. 

-La curiosidad:
Con motivo de la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud, siete pancartas antecedieron al cortejo litúrgico. Ni entiendo su colocación ni tampoco su sentido. Creo que poco ha calado el mensaje que ya de por sí se encarga de expresar la codificación iconológica e iconográfica, pero además, que estas pancartas más cercanas a las trazas contemporáneas (y que desentonaban de manera drástica tras el cortejo civil e histórico y de un empaque único) ocuparan dicho lugar con el motivo de la reunión de jóvenes del próximo agosto, portado por gente en las antípodas de la juventud, y por jóvenes con vestimentas inadecuadas, ha minado más si cabe su mensaje. Espero no volver a verlo dentro de actos de este tipo que tienen su ritual y su estética propia, definida con clarividencia desde hace siglos. Hay otros lugares, escenarios y maneras de hacer estas proclamas, que desde luego en un día como este no hacen falta y se expresan de otras maneras. 

-Lo más destacable:
La implicación de nuestras Hermandades… Alojados desde hace años en un número variable de entre 4 ó 5 Altares, que hayamos visto en 2011 un total de 9 Altares habrás que considerarlo como un éxito. Muy especialmente quiero valorar por sus altas dotes de imaginación, creatividad y esfuerzo estético, los de Lanzada y Rosario en nombre del Institucional (luego el de la Plaza del Carmen). 

-Lo negativo:
La falta de propósitos por parte de nuestra Autoridad Religiosa para con la solemne festividad. Descuidando el ritual, me sigue pareciendo ilógico que el sacerdocio de la ciudad, y especialmente los canónigos, vicarios y miembros del Consejo Episcopal (sin olvidar Capellanes Reales, Abades, Rectores, el mismo Arzobispo) no hayan hecho lo debido y se revistieran como manda la ocasión. Consideraría un abuso la hechura de casullas y capas pluviales nuevas, pero un verdadero atraso no usar las muchas buenas, artísticas y apropiadas para tan Gran Día y Fiesta que custodia nuestra Iglesia. Luego pude ver el Corpus de Toledo a través de Intereconomía. Una de dos, o en Toledo las normas eclesiales son distintas, o la Mitra Primada de España es la que se equivoca y por tanto acierta la granadina, o esto es un sinsentido. Como quiera que he visto largamente el Corpus sevillano, el juicio correcto creo que no es otro que la Iglesia de Granada, apuesta por una estética poco decorosa para la festividad trascendental de la que hablamos. Si el ritual no es cuidado por los que de verdad lo marcan y a quién más debiera interesar, mal vamos. 

-La pregunta:
¿Dónde estaba Su Excelencia Reverendísima e Ilustrísima? ¿Dónde estaba don Javier, nuestro Arzobispo? Se le ha echado de menos. 

-Aspectos a  mejorar:
Todo lo referente a las andas procesionales. Es evidente que don Miguel Moreno es uno de los referentes escultóricos en metal de toda España, con una proyección envidiable. El asunto fundamental para un artista es realizar un proyecto sabiendo para dónde y qué irá destinado. En el canasto que se realizara en 1992 para completar el conjunto procesional de la custodia, la pieza, sin menoscabo de su valor y su revisión contemporánea de estas preseas, desentona y no casa con el resto, ya de por sí una amalgama de estilos de casación complicada. A ello sumo la irreparable pérdida de los cuatro candeleros majestuosos (que siguen en la Catedral) y que hasta los años 70 del pasado siglo figuraron en las esquinas de las andas. Los que hoy ocupan este lugar, infinitamente peores y menos estéticos, no pueden reemplazar tan valioso conjunto; una pena. Este intento desmedido por restarle empaque a la procesión más devocional e importante (por parte del Cabildo Catedral) no tiene freno. Al igual que el exorno, muy mejorable, creo necesario rectificar la ubicación en exceso de espigas pendientes de la Custodia (tapando parte de su estética y labor de orfebrería, y que podían intercalarse entre las flores para subrayar este carácter del Sacramento) o la ubicación y fijación de las jarras de las esquinas sobre la peana, porque tapan, ocultan, se mueven sin gracilidad y dan la sensación de pesadez al conjunto. 

-Una valoración:
De nuevo las Hermandades y los cofrades. A las que tienen la bendita culpa del montaje de estos nueve altares (quizás el mayor número en medio siglo) hay que aplaudirles con fruición, al tiempo que demandarle a las hermandades sacramentales como Favores, Alhambra, Gitanos, San Agustín, Estudiantes, Silencio y Sentencia que el carácter sacramental no es sólo engordar los títulos o poder usar cera roja. Es en momentos como estos donde Granada debe notar que sus hermandades sacramentales tienen un verdadero y reconocido trabajo en pos del Sacramento Eucarístico, y bien mediante los Altares (como Santo Entierro o Cautivo) o en balcones (como el Despojado) apoyar, engrandecer y sumarse a la Fiesta Grande y Solemne. No entiendo por tanto el privilegio de poder figurar por partida doble o de allegarse con mayor proximidad a las benditas andas, si luego no se cumple con una “cuasi obligación”. No me gusta esa falta de implicación de más del 70 % de nuestras Hermandades Sacramentales… Una pena. 

-Un deseo:
La recapacitación de la Institución eclesial en varios aspectos: el uso de vestimentas propias y con el decoro y boato que la ocasión merece, el empleo de ciriales ante las andas (pues esta es la única procesión litúrgica y admite dichos ciriales y de incienso, una falta muy grave y sensitiva en la jornada de ayer), la reestructuración y mejora de las andas procesionales y la toma de conciencia de las hermandades y colectivos que deben en la Fiesta. ¡Ayer Granada lució impecable, pero es nuestra obligación que lo haga más!


-Un aplauso:
Al crecimiento del número de altares; al empaque y la categoría que los personajes históricos le dan a nuestra procesión del Corpus. Su contemplación es algo motivador y extasía. A Pepe Carvajal, artífice que ayer se hicieran 33 años de la presencia de los costaleros en el Corpus. Algo por lo que suspiran la mayoría (o todas) las ciudades de trayectoria cofrade, procesional y costalera de España. Algún día el mérito habrá de ser reconocido, aunque no comparta los nombramientos foráneos de capataces. Y por último, al Ayuntamiento… Porque con el concurso de escaparates, balcones y altares, amén de con la parte del cortejo que le corresponde (la de caché, la de los personajes históricos y galantes) hace grande la fiesta. Muy grande. 

jueves, 23 de junio de 2011

Corpus de Granada

Cumple la fiesta 520 años y sigue manteniendo los sabores y los ecos tradicionales que son el fundamento de toda sociedad; Granada ha sabido conservar con el celo y virtud de sus empeños, la huella de una historia que ha hecho de ella lo que es y que sin duda hace distinta a la misma. Pasarán por sus calles palafreneros, maceros, escribanos, portaestandartes, fanfarrias y músicos de chirimías y una cohorte de personajes sacados de los baúles barrocos de la corte de Felipe IV. Y además sus calles, con el empuje remozado de los últimos años, donde al fin crece el interés vecinal por decorar escaparates y balcones, mientras los cofrades pierden las horas del sueño vigilando desde ya (ahora que escribo esto, acaba de nacer el Jueves de Corpus) los Altares que mañana se camuflarán entre el mastranzo y el romero y las hierbas que pagaban en el fielato de su fe, los pueblos del derredor de esta ciudad a la que se le llamó acertadamente “Christianapolis”.

Mañana una pieza gótica sobre alma renacentista, cuerpo barroco y paso contemporáneo, abrazará a Dios mismo. El más madrugador de los cortejos, con centenares de granadinos en filas nutridas por 40 hermandades, órdenes religiosas, las autoridades civiles y militares, las Reales Órdenes Militares, la aristocracia, el protocolo cívico/histórico, las sillas de mano de la realeza, las escribanías de esta Grande, Nombrada y Celebérrima Ciudad y Él. Sobre todo Él. 

Toros, carocas, dulces propios, toldos, altares, autos sacramentales, zarzuelas y obras de teatro, la programación cultural más cuidada de cuantas fiestas locales tenga España este año (con la trampa de que el Corpus, coincide en 2011 con el Festival Internacional, claro), procesiones eucarísticas, colgaduras, calor, mucho calor y el día de las sensaciones y de los aromas. 

La fiesta de las Angustias tiene un componente devocional; pero este Jueves, que sólo mantienen tres ciudades (las otras, la envidiable Sevilla y su Corpus sin rival y la vieja Toledo), es el día de Granada. Y del dueño de Granada. Y eso me llena de un orgullo especial. 

Vestiremos las galas propias de una jornada donde, a pesar de las inclemencias meteorológicas, habrá que saberse embajadores de una ciudad que merece los esfuerzos corporales. Y acompañar a los 36 privilegiados que este año vuelvan a cargar el Sacrosanto y Divino Peso de Dios Mismo sobre su cerviz. Y visitar las muestras de arte efímero que tanto han costado mantener y que ahora vemos en aumento, fruto de la generosidad sin aranceles de los cofrades (alguna vez tendrán que recibir el reconocimiento) de esta ciudad. Y nos fijaremos en los detalles, en los balcones de la Granada de siempre, con nombres y apellidos, donde cornucopias y damascos arroparán custodias neogóticas, arcas clásicas e imágenes de Niños añejos con el arte de Risueño en los frunces de sus caras. 

Olerá (pero tendrá la oportunidad el madrugador) al campo y a la vega de pretéritos tiempos. Y después de rezar ante el Alcalde Perpetuo, Soberano indiscutible y Señor de Granada, iremos hasta la arena de un reloj inmenso y circular para que uno de los más grandes genios que parieron con muleta en la mano, detenga el tiempo y lo vuelva oro desde la Monumental de Frascuelo, la Real Maestranza de Granada, que por los caballeros maestrantes fuera erigida. 

Y habrá pasado otro año de polémicas a cuento de un ferial pequeño, mal situado y que otros alcaldes vendieron a la Junta y nos está devorando su coste de alquiler. Habrá que llegar a la solución precisa, pero por supuesto tener en cuenta que el espacio deberá tener un uso más allá del que marque la semana de francachelas, porque las otras 51, en una ciudad no sobrada de espacio, ha de haber algo en este. Todo ello depende ya de lo que quieran desde el Hospital de las Cinco Llagas… 

Granada tiene una vez más, como hace 520 años, su Feria. La de la diversión, el ocio, la música tradicional, los bailes regionales y propios, el componente adherido de su religiosidad a flor de piel y el sabor de la historia que continua viva en sus cortejos, desfiles y en su Magna y Litúrgica Procesión. 


Somos herederos de un pasado glorioso. Nos corresponde a todos remar porque lo sustancial e identificador de nuestra ciudad siga latente. Y hacer grande cualquier cosa que lleve implícito el nombre de nuestra tierra… Y mañana es la gran fiesta donde quizás, sea buen momento, para propósitos nuevos. Ojalá.