Visitas

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Centro de atención al costalero de Granada 2012

Será el séptimo año, si no me falla la memoria, que ce manera casi pionera, casi exclusiva, casi advenediza, vuelva a abrir sus puertas el Centro de atención del costalero de Granada, con la finalidad de prevenir lesiones, atajar estas, trabajar sobre dolencias derivadas del esfuerzo físico del que va entre los faldones y seguir siendo una referencia de estudio y práctica fisioterápico y por supuesto, algo más que hace grande, más grande, el mundo cofrade granadino.

No hace aún dos días que en el Salón de Comisiones de la Casa Consistorial granadina, el Ayuntamiento casi volvía a abrir su “Plan Parihuela” para 2012, y demostraba de nuevo la aptitud y actitud sensible y plausible hacia lo granadino y relevante, en esta ocasión con cariz cofrade. Allí estaba la Real Federación, la Hermandad que hizo posible esto gracias a la iniciativa, empeño y casi locura de unos pocos de sus hermanos, con Luís García Quintero a la cabeza, y la novedad este año de un centro deportivo de la ciudad, el O2 que este año se suma al proyecto, haciéndolo más interesante y más beneficioso para el costalero.

Este año se pretende con más empeño si cabe, que la preparación física de los costaleros de cara a los ensayos de Cuaresma sea más que favorable, con el objetivo de que el hermano tenga en 2012 el mejor de los estados físicos posibles. La experiencia que avala al Centro de Atención al Costalero, que supera las 700 asistencias en Semana Santa y que usa los más modernos métodos, informáticos, interactivos, médicos y técnicos para su función, busca que haya un antes de todo esto, una prevención, una precaución para el que durante horas, tendrá el privilegio de servir a la fe y a la tradición de Granada.

El Ayuntamiento de Granada ha puesto el resto. Se han abaratado los precios de este proyecto novedoso, que el de la atención al costalero durante la Semana Santa será por séptimo año, gratuito a cualquier costalero de la ciudad. Una preparación física y personalizada con entrenadores del o2; una  valoración de un fisioterapeuta con una tabla concreta de estiramientos, efectividad de la preparación física y un mayor rendimiento muscular; y al fin, trabajo en piscina de cloro salino, componen la labor de prevención de lesiones y de algias.

Pero hay un colectivo que presta el nombre y de verdad patea instituciones, profesionales, apoyos comerciales y busca debajo de las piedras para ofrecer gratuitamente algo a lo que nos hemos acostumbrado y supone, no ya un desembolso económico más que interesante, sino la demostración de la trascendencia de nuestra Semana Santa y de la eficiencia del trabajo costalero. Está claro que es la Hermandad de la Esperanza, sin cuyo interés y trabajo no llevaríamos 7 años jactándonos de esta proeza que conocemos por CEACO y que Montserrat Altemir parió y ha llevado a un grado de reconocimiento envidiable.

Yo no sé si le cabe el tercer o el cuarto lugar. Si es el inventor o el que menos aporta a la causa. Yo respondo por él y porque lo mucho o poco que haya trabajado en pos de este Centro de Atención y las novedades y mejoras que cada año incluye, jamás se ha permitido (ni aún teniendo derecho y aval) ni un solo comentario pretencioso ni presumir de su esfuerzo. Sé cuánto ha habido de trabajo, y la novedad de o2 lo viene a refrendar. Sé que es algo que hace por el excluyente motivo de su amor a lo cofrade y a lo costalero y muy especialmente, a las bendecidas Imágenes que son su constante pilar y apoyo emocional en la vida.

Sé que es uno de los pocos que quedan en este cainita mundo que se sigue vistiendo por los pies, y se desvive en cumplir con el término “amistad” como con soltar una fresca al más pintado y pintador que haya. Y que ejemplifica los valores imperecederos que deberían ser objeto auténtico de envidia. Y que nos ha empujado a algunos a conocer secretos costaleros, amar a advocaciones concretas o compartir momentos que no borrará el tiempo.

Y lo que mejor sé es que cuando lea esta entrada, como si lo estuviera oyendo, dirá: “mamón, yo no te pedí que escribieras esto. ¡Qué apuro! Solo te pedí que difundieras las novedades de CEACO”.

Pues ciertamente, pero a César, lo que es de César. Y porque sus empeños redoblados, inquebrantables y altivos dan frutos como el de este 2012 que arrancará preocupado por la prevención de lesiones en la figura costalera y rematará con más de 700 hermanos de esta Granada de Cofradías atendidos por especialistas como la copa de un pino... Y porque se merece de una vez, después de años de labor callada, desinteresada y algo ingrata en el mundo de las Hermandades, este público y notorio reconocimiento. Y porque me da la gana...

Gracias José Luís Pérez-Cervantes Illescas. 

1 comentario:

costalero gruñón dijo...

¿quién es el Illescas ése?...jajajajaajaj...

Un abrazo a ambos David, ya queda menos para pasear a Consolación, ya queda menos...