Visitas

viernes, 30 de diciembre de 2011

Atentado en el Aeropuerto de Barajas

No lo olvidamos. Dos muertos, 20 heridos, múltiples destrozos, el último alto el fuego quebrantado, la última paz ficticia. Así paga un asesino la supuesta confianza de toda una Nación. Hace hoy cinco años de esto pero sólo los que tienen la conciencia perturbada o la memoria comprada por intereses partidistas olvida esto.

Sea por tanto un aviso para navegantes y quede claro que con alguien que ha sido capaz de matar, pocas palabras y procesos se han de intercambiar.

2 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Resulta cuanto menos curioso que nos jactamos (plural mayestático que se llama) de la memoria histórica pero atrofiamos intencionadamente y con motivos partidistas y electoralistas la memoria contemporánea.

costalero gruñón dijo...

Sí se pueden intercambiar cosas, los útiles personales por la indumentaria de reo para que se pudran como mínimo, en la cárcel. eso sí, en celdas compartidas, en el mismo patio que todos y que Dios les coja confesados.

Un abrazo