Visitas

viernes, 4 de noviembre de 2011

Preguntar no es ofender

¿Qué esperan de esta campaña electoral? ¿Se están manipulando sediciosamente las encuestas con objetivos oscuros? ¿Un cambio de Gobierno es la verdadera solución que merece y necesita este país o es un castigo a un partido que lo ha hecho tan rematadamente mal? ¿Se le debe exigir alguna responsabilidad al gestor de lo público que ha provocado esta catarata de ruina y pobreza o inherente al cargo viene la impunidad de sus actos? ¿Y la responsabilidad del votante? ¿Ha de recriminársele alguna participación desmedida?

¿El sufragio universal? ¿Sí? ¿Está toda la población preparada como para entender que su voto va más allá de cuestiones meramente familiares, herencias ideológicas o apetencias momentáneas? ¿Un criminal o un condenado por delitos de sangre debería mantener el derecho y privilegio de votar, o la cárcel es sólo el instrumento de una resocialización que conmuta días por vidas?

¿Saldremos de esta? O en su defecto, ¿en cuánto tiempo? Y más allá: aunque favorezca el bipartidismo, ¿no ha quedado demostrado que a fin de cuentas y tras 33 años de democracia, son siempre dos los partidos en ciernes? ¿Habría que reformar una ley electoral que produce las incongruencias de la pasada legislatura, donde UPyD con más votos tiene menos escaños que partidos nacionalistas con más escaños pero menos votos?

Y sin salirnos del tema de la reclamación soberana de algunos partidos regionales: ¿aquellos que van en contra de la mismísima Constitución habría que albergarlos en el estamento público sólo porque el derecho a la libertad d expresión puede anteponerse a los intereses nacionales?

¡Qué de preguntas! Yo tengo mis respuestas... Pero las mías las conozco. Las de los demás, me dan miedo y a la vez, esperanzas. 

5 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Muchas preguntas de aquí al 20-N pero las suficientes a modo de escusa para un buen rato de tertulia.

Lo que si creo que sean cuales sean las respuestas a tan interesantes preguntas nada va a cambiar en un par de años, como mínimo.

Anónimo dijo...

Pues si, la verdad es que no cambiará de un día a otro, tardará por supuesto, pero cambiará; pero si siguieran estos individuos, ya sabemos todos como cambiaría, a bien para ellos y a peor para los demás.
¿O se nos olvida que tenemos la tasa de paro más alta de toda la historia?
Claro, entiendo que desde el trabajo, el que lo tiene, a Dios gracias, quizá sea un poco más dificil ver esto.
Y por supuesto cada uno vive de su trabajo pero para eso hay que tenerlo.
Y si hablo por mí cuando más trabajo he tenido y más dinero he ganado, será por casualidad pero ha sido con el señor Aznar.
Por tanto, por todo esto y por muchisimo más, opino que que Felipitos, Zapatitos, y Burralcabitos, ¡A TOMAR POR CULO!

¿Se adivina mi intención de voto?
Está claro, ¿no?
MORILLAS

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Juan, hermano, pues ahora no adivino tu intención de voto... ¿El PCE?

J. Carlos Medina dijo...

Sigo sin entender como aplaudís el erróneo modelo económico del Sr. Aznar.

Personalmente hubiese preferido unas menores cuotas de poder adquisitivo, un paro un pelín más alto pero una economía con una base sólida que hubiese hecho de esta crisis una pesadilla no tan perenne.

El que un niñato albañil de 19 años tuviese en sus manos un BMW de 3 o 4 millones de las antiguas pesetas solo significaba que algo no estaba funcionado bien. Sin embargo dais por válido y añoráis un momento de la historia española que, a las pruebas nos remitimos, era mentira. Si os gusta esa mentira, como a otros tantos, significa que no os importaría volver a vivirla pero podéis comprobar que después de una dulce mentira viene una cruda y cruel realidad. Sabéis perfectamente que estas cotas de paro las hubiésemos alcanzado igualmente con cualquier partido que hubiese gobernado en el momento de la debacle. Otra cosa es que el Sr. Zapatero siga creyendo que "España va bien", que diría el Sr. Aznar, y no de una a derechas para salir de esta situación, pero repito, a esta situación hubiésemos llegado igualmente porque todo eran castillos en el aire.

Santi dijo...

Habrá medidas dolorosas que implantar al vaciar la alacena del país y depender de Europa para seguir adelante (y que no se alegre ZP de no estar intervenidos que si no es por el Banco Central Europeo estaríamos peor; y esta intervención del BCE equivale a no tener libertad para ejercitar políticas no supervisadas).
Cuestiones como el copago sanitario se tendrán que imponer, porque de lo que es gratis total se abuda. Y lo pondrá el PP... y si repite el PSOE lo hará igual. Las medidas duras que pondrán serán parecidas, unos en un sentido y otros en otro; por ejemplo, el PSOE ya ha anunciado subidas impositivas para políticas... es decir, los que estamos pillados por nómina, pagar más. Cuando yo tengo un cuarto de mis ingresos para IRPF y lo que me aprovecho del sistema público es mínimo... me da repelús. Porque es la salida fácil... aunque no descarto que el PP la use.

Hace tiempo, cuando devolvieron los 400 euros de Hacienda ya dije que estas políticas populistas nos iban a llevar a la ruina. Malo... al menos, con 400 euros podríamos conectar Motril, perdón Málaga, al eje ferroviario mediterráneo... y ya se habría hecho camino. Luego las rotondas y aceras del Plan E. ¿Para qué han servido? Para prolongar una agonía de la construcción y dejarnos sin liquidez.

Que me enrollo... las medidas malas las tomarán los dos, pero los resultados cambiarán. Con PP la gestión entiendo que puede ser más eficiente... porque si con mi subida de impuestos se reactiva la economía de todos y no la de algunos... pues mejor. Y leerse los programas, que son de chiste... sobre todo RbCb (tras leerlo pensé, si tan listo eres... ¿por qué coño no lo has hecho antes o has hecho lo contrario?)