Visitas

sábado, 5 de noviembre de 2011

Pintura contemporánea

Me he llevado una gratísima sorpresa con la capacidad creativa de César Santos, un cubano de Santa Clara que su patria echó a empellones a los vecinos Estados Unidos, y que después Florencia le ha servido como cuna para su aprendizaje pictórico. Y a fe que no ha desaprovechado el tiempo. Me quedo con varias de sus obras, donde rezuman calidad de dibujo, corrección de líneas, pero algo más: fuerza expresiva. No hay que ser un elegante esnobista que busque en las apuestas más arriesgadas y en las técnicas más nuevas la manera de pintar. Miren si no esta genialidad, una alegoría soberbia donde Picasso, a punto de ser asesinado, queda a merced de su magnicida nada menos que una sala donde se expone “Guernica”. Pero será la foto de abajo, justo tras este párrafo, la que nos devuelva la capacidad de los nuevos autores para revisar los clásicos y ahondar en el pensamiento colectivo mediante guiños al pasado; qué si no es la denuncia a los balseros cubanos, que quedan retratados como si fueran los protagonistas de “La Balsa de Medusa” de Gericault.

Domina el retrato con capacidades de sugestión psicoanalítica. Se atreve con una excelencia sólo en manos de Antonio López con el hiperrealismo, en resultados que comprueban la fotografía que sigue a este párrafo.


Y por último, esta obra que por sí sola habla de las capacidades de César Santos... ¿Recuerdan Desayuno en la obra de Manet? Aquí abajo:

Pues el pintor, que suele interactuar con su obra, autorretratándose en no pocas de ellas, nos trae una posible escena de su ciudad de adopción y de residencia habitual. Aquí tienen “Picnic en Central Park”. ¡Simplemente soberbio!

No pierdan la ocasión de acercarse a su obra. Yo, con esta Piedad, donde el difunto y víctima del arte (y así sugiero por qué no el significado) es el pintor, tengo por seguro que la contemporaneidad pictórica no está acabada, mientras queden autores capaces de convencer con la originalidad, la creatividad y el oficio como el cubano César Santos.

No hay comentarios: