Visitas

domingo, 27 de noviembre de 2011

Calahonda

Hace una semana la costa granadina amaneció embarrada. Casi 60 litros en una hora propició el desbordamiento de las ramblas y acequias que siguen haciendo de esta zona una de las más fértiles vegas de Europa, pero que si no se mantienen como es debido, producen el caos ciudadano de la que, en mayor medida, se vio afectada Calahonda.

En el mes de septiembre, el Ayuntamiento de Motril advirtió que las ramblas de su municipio estaban sin limpiar, con una frondosa vegetación que propiciaría el desbordamiento en caso de lluvias y que había que actuar. El mantenimiento de estas le corresponde a la Junta de Andalucía, como competencia que asumió en su día.

El Delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ponía el grito en el cielo. Lo pueden comprobar pinchando aquí. La noticia es del 15 de octubre de 2011; esto sucede el 18 de noviembre, un mes después. Recoge el Diario Ideal que empezarían las limpiezas. Y que el Delegado acusaba a los dirigentes motrileños del Partido Popular de crear alarma social. En efecto, los munícipes motrileños dijeron que podían correr peligro personas, y claro, bienes y e inmuebles.

Un mes después, poco se ha notado esa promesa de la Junta de Andalucía, del PSOE y de los que deben ejercer su trabajo. Porque la Rambla que atraviesa Calahonda hasta morir en nuestro Mediterráneo, en efecto, no presentaba las condiciones de limpieza precisas y es culpable de la riada, crecidas y enlodamiento de la población, innumerables destrozos materiales, daños económicos de difícil reparo y un estado de nerviosismo imponente. Es más, los que han perdido vehículos (conozco una propietaria a la que han declarado siniestro total su coche), enseres, daños estéticos... ¿son víctimas de una alarma social o de la incompetencia manifiesta de la Junta de Andalucía y del Partido Socialista que la gobierna ya más de 30 años?

Manuel Estévez, concejal socialista motrileño, ha vuelto a demostrar su capacidad de reacción y su taimada postura si se trata de golpear al enemigo. La única socialista con decencia que conozco en Motril, Flor Almón, se presentó en Calahonda la mañana de las elecciones, hace una semana, no sé si pensando que su partido era contribuyente del desastre descomunal que vivía el ciudadano caleño, a ver lo ocurrido. Creo que los restaurantes de la zona no pudieron abrir, pero si comieron juntos en otra parte, me imagino que podía haber dicho que más vale estar callado y parecer tonto que abrir la boca y confirmarlo.

Más que nada, porque la escusa del PSOE es que el Ayuntamiento no había pedido a tiempo la limpieza de los cauces. Pues después de un mes y 3 días que se había dado por enterado el gobierno de la Junta, tiempo ha tenido. Luego, los seguros contratados por particulares, ¿a quién reclaman? ¿A la cueva de los ERES y el paro?

Que lo sepa todo el mundo: Calahonda sigue cicatrizando, poco a poco, gracias a la pérfida gestión socialista en la Junta de Andalucía. Así que caleños, os animo a reclamar donde es debido y patalear por lo vuestro, pero sobre todo que sirva de ejemplo para que ningún político vuelva a echar balones fuera. 

1 comentario:

Santi dijo...

Ésto va a ser como la eliminación de los beneficios fiscales del gasoil para los profesionales del transporte; el PSOE no lo ha ejecutado y queda ya la fecha de enero 2012 como "ultimatum" para implantarlo... y luego vendrán los del PSOE que Rajoy y el PP es la derechona, cuando el mochuelo se lo han dejado a otros.

Está claro que quién mentía era el PSOE y que el PP no creó alarma social; es más, habrá que dar gracias por no haber tenido víctimas en esta tromba de agua, que no es descabellado...