Visitas

sábado, 1 de octubre de 2011

Texto del Pregón del XXV Aniversario de la Esperanza de Huéscar (septiembre 2011)

La vida es soplo veloz
y lloviendo se nos pasa,
tentándonos con caprichos 
de sus procelosas aguas
y salpica nuestros días
de un lodo que todo mancha; 
del acíbar nauseabundo
de su ginesca sustancia.

Al sol se le van las fuerzas. 
La luna es menos lozana.
Los años van a jineta
y desbocados cabalgan.

Y la noche es un planeta
donde la tiniebla embauca. 

El filantrópico espejo
donde "Caridad" miraba
la humanidad de su tacto,
hace años que se quebrara.

Se hizo un millón de añicos
el vidrio que reflejara
el benevolente humor
que el "Amor" siempre exhalaba.

Destrozadas las vidrieras
donde "Compasión" brillaba,
fue "Envidia" la sustituta
al acecho, agazapada.

"Humildad" perdió su trono
y su corona, usurpada
por "Soberbia" la orgullosa,
vanidosa y encarada.

Y "Castidad", pobre niña
proscrita que ahora vaga
entre el caos desordenado
de "Lujuria", la galana,
la placentera Afrodita,
la Venus reverenciada,
la diosa del Panteón
de los tiempos del mañana.

¿Por qué "Paciencia" perdió
frente a "Ira" la batalla?

Los pendones invencibles
de "Gula" sobre "Templanza"
y las armas de "Pereza"
a "Diligencia", la aplastan.

No es época para virtudes
ni para amar, temporada,
ni hay espacio para el dócil
ni para "Lealtad" posada. 

Sé que trotan malos tiempos
para "Paz", para palabra;
y los amigos te vienen
y los amigos se marchan
con el antifaz pardusco
de las hipócritas máscaras.

La cruz, que es manumisión
y señal de buenas gracias,
"Hilaridad" la convierte
en el símbolo que espanta
a los que visten el traje
del diálogo y tolerancia,
mientras el griego decreto
del que nació "Democracia"
se empaña con los efluvios
de la cainita vaharada. 

Y a la Iglesia, siempre Madre
la camuflan de madrastra
y su halo de santidad
lo falsean con las farsas
de los mil manifestantes
ocultos tras sus pancartas
mientras el brillo apostólico
de su inabordable labra
se tapia con los ladrillos
de la violencia enconada. 

Católica y Apostólica, 
Universal y Romana,
llamada a la Santidad,
perseguida, y desahuciada. 

Esta es la herencia de siglos.
Ya está la obra acabada.
Los cimientos primitivos
y encima columnas clásicas. 
Las hileras de ladrillos 
de medievales arcadas
y decorados modernos
luciendo por sus fachadas.
Y en fechas contemporáneas...
¡Se ha consumado la casa!

Esta es la obra del hombre.
¡He aquí la ilusión humana!

Mas cuando todo zozobre,
cuando las fuerzas se vayan,
si el dolor aguijonea
o si la muerte nos caza,
a pesar de las exequias
por las virtudes que faltan
y el fúnebre amanecer
que a diario nos aguarda, 
ha venido el pregonero
pertrechado con el arma
más eficaz que conoce
y que nunca le fallara.

Tú sabes las ocasiones;
conoces las circunstancias.
Te invito a que lo proclames.

¡No calles, fe. Habla, habla!

-Tengo motivos de sobra
y la alegría colmada,
que en Nuestra Madre Bendita,
en la Niña de Santa Ana, 
en el color de su manto,
en el nombre de su planta
y en sus cristianos ejemplos
tengo mi boya y mi cámara,
las fuerzas del hoy eterno,
la energía del mañana
y mi católico fuero
(norma suprema y sagrada).

Yo ya soy tuyo, Señora.
¡Porque Tú eres mi Esperanza!

2 comentarios:

Santi dijo...

¿Sacerdote o seminarista con sotana? Si no es sólo para el pregón, sino que lo usa conjuntamente con el traje eclesiástico para diario buena labor la del Sr. Obispo...

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Sacerdote, Santi, sacerdote. Ni un año ordenado. Pero créeme, no es nada que se deba al Obispo, sin ánimo de quitarle méritos en su labor pastoral. Se trata de una cuestión muy afianzada en el Reverendo Padre Valeriano Miguel Plaza Expósito, Pbro, y en los sacerdotes que hasta el momento hay en el Arciprestazgo de Huéscar, caso de don Juan Luís o hasta el momento el arcipreste, desde hace días en San Miguel de Guadix, don Antonio Fajardo.

¡Un verdadero lujo, amigo!