Visitas

jueves, 27 de octubre de 2011

Musulmanes

Toda advertencia al respecto de los movimientos ideológicos que se producen en el mundo islámico suele ser respondida con la contundencia de quienes enarbolan la bandera de la libertad y la democracia hasta extremos un tanto sospechosos, al tiempo que los que pronunciamos opiniones fundadas, terminamos con las generosas y descriptivas etiquetas que nos emparentan directamente con aquellos que marcharon sobre Roma bajo el mando de Mussolini o que fueron artífices de esa “noche de cuchillos largos” de la Alemania de las SS. Es decir, que el español de bien (votante de partidos socialdemócratas y progresistas) espetaría ahora mismo sobre mí el famoso adjetivo calificativo más prodigado y si cabe en fechas de elecciones: FACHA.

Pero a las alturas que corren, uno ha escuchado tal límite de sandeces que su capacidad de sorprenderse ciertamente ha dejado paso a otras percepciones emocionales más positivas. El caso que me preocupa sobremanera el panorama que sucede en el norte africano, en la línea de costa mediterránea y en las zonas geográficas donde el Islam gobierna y además está dando paso a una radicalización extremista de las ideas y preceptos morales que hace retroceder a sus sociedades varios siglos en el tiempo, casi a los tiempos donde El Profeta conoció la palabra de Alá.

Túnez, Egipto o Libia, recientemente, cambian sátrapas por la ley de la sharia, conjunto normativo que desestima la ciudadanía y los derechos lógicos de la mujer, prohíbe consumos de bebidas, implanta códigos morales alejados de los necesarios para construir una sociedad y se resuelve diametralmente encontrada con los valores fundamentales que predican las naciones democráticas, precisamente las que hoy día encabezan el progreso y el bienestar de sus súbditos. El movimiento no ha de sernos indiferente, en tanto sus ciudadanos buscan una globalización de estos conceptos éticos y públicos, con una animadversión nunca disimulada hacia Occidente y su modo de vida. No es raro saber que en Marruecos, que por otro lado es el más moderno de los países islámicos, nadie puede hablar con libertad de cristianismo, por ejemplo, bajo la condena de pervertir al buen musulmán. Luego si el más occidentalizado de los países musulmanes recaba en todo tipo de restricciones y posturas dictatoriales, no nos es difícil averiguar qué será de la Libia salvada del tirano.

A propósito del país, todos nos hemos conmocionado, más que con la actitud salvaje y alejada de todo tipo de definición de “humano” que los insurgentes libios tuvieron para con Gadafi, con la ingente cantidad de mandatarios, conservadores y progresistas, comunistas o soberanistas, de América y de Europa que en décadas de gobierno despótico del coronel Gadafi no dudaron en salir retratados con este, aceptar las excentricidades de sus viajes oficiales e incluso de sus particulares regalos (el caballo pura sangre que se merendó Aznar, como botón de muestra). Pero sólo hace falta una reflexión pausada para comprender, visto lo visto, que para Libia, y quiera Dios que no yerre, pero para el Mundo igualmente, Gadafi era el mal menor del problema, como Sadam en Irak o las monarquías semi divinas de la Persia extinta y hoy un Irán nuclear que se ríe de las Naciones Unidas y de los países pacíficos y poco proclives a bombardeos irracionales.

El mundo árabe (término que no se corresponde con la realidad racial ni geográfica, pero sí quizás la cultural) ha despertado y no para traer una democracia. En Libia el pueblo ha echado a un militar que se hacía de oro, pero no para imponer unas cortes y un sufragio universal que haga responsable y dueño de sí a cada ciudadano mayor de edad. No. El país africano, musulmán y energético, cae en manos de un modo de gobierno muy adecuado para el siglo X, para el XV, por qué no. Incluso si me apuran, para el XVII. Pero cuando Europa entiende ya hacia 1750 cuál debe ser el modo de ver la sociedad (y las Declaraciones de Derechos, independencias norteamericana, ideas ilustradas, las filosofías sociales y otros son el mejor ejemplo), precisamos nada menos que 261 años de diferencia entre ese punto de arranque y el que nos contempla hoy. Un retraso mental (y permitan la dureza sin ambages de la expresión) de casi tres siglos es un fracaso humano.

Mi respeto al Corán y a lo que representa queda (y ha quedado) fuera de toda duda. El sagrado libro del Islam tiene incongruencias como las tiene la Biblia. Los cristianos hemos aprendido que no hay que confiar en ese Dios vengativo y arrasador. Y que por supuesto, algunas frases de San Pablo hacia la mujer, merecerían a día de hoy que fuera sacado del Santoral con una prontitud inmediata, al tiempo que las frases y estímulos de otros como San Agustín, constituyen el corpus de la Humanidad junto a las palabras de Cristo. Pero ese es otro tema.

El Islam es lo que quieren que sea los musulmanes. Igual que hace siglos la intolerancia cristiana nos ha dejado retratados de por vida, la respuesta actual de la mayoría de la población musulmana no nos deja dudas algunas: la intolerancia, falta de respeto, actitud violenta e impositiva y la inmoral e inhumana manera de tratar a sexos, tendencias, pensamientos y colectivos, son propios de la Europa cristiana de hace más de dos siglos. Luego el atraso es tan enorme que asusta.

La advertencia por tanto, para un occidental que escribe a otros occidentales, está claro que no es recomendar viajes a destinos tranquilos, apacibles y culturales, sino la prevención de derechos adquiridos por los que piensen de manera análoga a estos que defienden la forma de actuar de afganos, iraquíes, iraníes, yemeníes, sauditas, libios, tunecinos o marroquíes, por completar groso modo un pequeño esbozo geográfico donde Sharia, intolerancia, desprecio a la mujer, persecución al occidental, condena al cristianismo, muerte para el homosexual y otras lindezas propias de animales y no de personas, constituyen la realidad de un universo ideológico que puede hacer peligrar el nuestro. Y por supuesto, reconocemos lo perverso e injusto que puede ser el occidental, pero a tenor de lo expuesto, resulta el mismo Cielo paradisíaco en relación al páramo de cultura, tolerancia y respeto que está naciendo con renovadas fuerzas en África.

El chador, pañuelo y no digamos burka, es una ofensa. Y no hace falta bajo ningún concepto ni explicar ni tolerar cubriciones y distinciones de carácter sexista en el siglo XXI Europeo. La propagación de conceptos de interpretación del Corán, también. Porque la rectitud del libro trae consigo, como un animal parasitario, interpretaciones que violan la verdad de las palabras de Alá. Y ven que siempre tenderé manos a otros ciudadanos con otras religiones, y hasta me preocuparé por conocer, aunque sea someramente qué dicen sus libros sagrados. Pero en España, ya desde el siglo VIII (y catorce siglos dan para mucho) sabemos que desde las madrazas se han arengado a las muertes, asesinatos selectivos y distinciones raciales, religiosos y culturales. A Dios gracias es un tiempo pasado, al menos desde el Estrecho de Gibraltar hasta los glaciares del Polo. Luego si desde el Estrecho hacia el Cabo de Buena Esperanza los pueblos se someten de mil amores a las pasiones desaforadas de imanes y directores espirituales con una falta educativa evidente como para interpretar debidamente el Sagrado Corán, hagan lo que plazcan. Pero no aquí.

El Islam sí es una religión de paz. Los dirigentes que imponen un Islam pervertido y adulterado no. Los males menores para el pueblo musulmán fue la figura del dictador occidentalizado que gobernó durante décadas a una masa que ha saltado de la constreñida sociedad de los últimos años, a la de la liberación espiritual que prometen organizaciones terroristas, o la represión infame que exhibe el fanatismo doctrinario que reduce a la mujer a un mamífero con capacidad de procrear. Gadafi, que como Sadam fue un asesino legitimado por las armas, tenía a su vez los mismos males de los que somos testigos en la zona afgano-iraquí y que pronto conoceremos en Libia. Y créanme, para Occidente, estos sátrapas siempre eran menos peligrosos que un pueblo igualmente desnutrido y mentalmente roído por infamias religiosas con ganas de alcanzar el Paraíso, allí, o aquí, a costa de tierras santificadas por los derechos humanos, de los ciudadanos y por la libertad.

Prevengo casi proféticamente. Y mantengo la misma actitud reivindicativa: por favor, nadie crea que el enemigo es el Islam. Rotundamente no. El enemigo es el intolerante, el fanático, el que simpatiza con la muerte (que condena Alá y que condena el Corán) y el que hace de las leyes civiles un código parecido al que hace 2.771 años hizo para Mesopotamia, Hammurabi. Pero es que si en casi 3.000 años no ha aprendido nada la sociedad, no merece ser considerada como tal. Y sociedad que está corrompida, puede corromper a las vecinas, luego es necesario que sean extirpadas. Y aquí dejo toda libertad al lector para que imagine cómo y por qué.

Dijo Churchill que la democracia era un mal sistema político, con la pega que no había ninguno mejor. Yo añado que Occidente es cuna de mil errores, pero el sitio terrestre más proclive para vivir bien y en paz. Los occidentales hemos de respetar de qué manera quieren vivir en otros lugares del Planeta. Pero hemos de estar alerta para que nadie, N A D I E, viva en nuestro lugar de manera distinta a cómo lo hacemos aquí, porque nuestra lucha por conquistar derechos y libertades habrá sido en vano. Por cierto que si alguien quiere algún otro argumento sobre lo democrático de impedir sociedades no democráticas dentro de la nuestra, que se plantee, de un lado, llevar nuestra filosofía mundana a Oriente y en segundo lugar, tenga siempre presente el dicho español que subraya aquello de “donde fueres haz lo que vieres”.

Si al Islam. Pero no a los islamistas, sino a los musulmanes de paz, de orden y de respeto. Sí al Corán, pero no a los que lo violan desde una madraza. Y sí a Oriente, pero no a lo orientalizante. El mundo civilizado tolera a veces, con una paciencia infinita. Pero aunque Shakespeare creyera que esta es la primera de las virtudes, no es menos cierto que como todo en esta vida, puede gastarse y acabarse. ¡Así sea!

14 comentarios:

Santi dijo...

"El sagrado libro del Islam tiene incongruencias como las tiene la Biblia."

No, no y no.
Hay una diferencia; la Biblia es inspirada por Dios, con manos humanas como mediadoras y el Corán es dictado por Dios.
Por ejemplo, hay en el Génesis dos relatos creacionistas.
¿Qué ocurre? Que la Biblia es un Libro Sagrado pero SE INTERPRETA a la luz del Magisterio y la Tradición.
El Corán no se interpreta, dice lo que dice... y la cuestión fundamental es qué tiene más peso. En Occidente, aquellas suras que lo hacen pasar por democrático, silenciando el resto del libro, en donde son mayoría, las suras (más numerosas) "integristas".
Junto con otros problemas, esta incapacidad de progreso teológico creo que subyace en el Islam como principal freno a la secularización/laicidad positiva.

Sí, sí y sí.
Muy de acuerdo con la perplejidad al apoyar los rojos del país a estos movimientos.
Aquí nos dicen de fachas para arriba si el matrimonio no se entiende como la unión de personas del mismo sexo, si manifiestas que es pecado la práctica homosexual y que no estás conforme con la adopción de hijos en parejas homosexuales... y llevan bajo palio (multicolor) a unos que cuelgan de la plaza del pueblo por vivir activamente esa condición homosexual. Lo mismo aplicable a las feministas gubernamentales... que no dicen ni esta boca es mía, menos estando en cargos de peso en el partido o al frente de un Ministerio.

Nos arrepentiremos, algún día, del apoyo a estos movimientos. Fíjate ya que en Dinamarca en determinados barrios, al margen de la ley, han puesto en vigor la sharia y una especie de policía "moral" para que se cumpla... lo mismo que, más aisladamente, ocurre en determinadas zonas de Cataluña.

Otra más, como he comentado en mi blog. El SILENCIO CÓMPLICE de los musulmanes "occidentales" ante los crímenes contra cristianos en los distintos países...

Por eso, lo que comienza hoy en Asís es una pantomima que no ayuda y no ofrece la Verdad al hombre de hoy. Que el Cristianismo, representado por el Papa, aunque sea en un acto por la paz, aparezca de la mano del Islam es una incongruencia... algo así como si se pidiera en España a las víctimas de ETA un encuentro por la paz con los batasunos en estos momentos en los que ni se arrepienten del pasado ni han pedido perdón (aprovecho para criticar a cierto socialista que limitó las víctimas a los últimos 35 años de democracia...).

J. Carlos Medina dijo...

Si el Islam es una religión de paz, resulta obvio pensar que acaba convirtiéndose en una escusa y que realmente el problema de base no es una religión sino un conjunto de factores sociales, económicos y políticos. Doy por hecho que es así y que realmente el verdadero problema no es el Islam, que no lo es, afirmo. Por tanto habrá que buscar las verdaderas razones en otro lado, quizá las tenemos más cerca de lo que pensamos, no todas pero algunas o bastantes. Y es que no puedo con la hipocresía occidental, la de los gobiernos digo, como también digo que no somos conscientes que los gobiernos son como sus votantes queremos que sean así que asumo mi parte alícuota de culpa y de hipocresía. Nada mejor que ponerse en la piel de un libio para intentar comprenderlo mejor. De modo que el dictador de un país, que manda derribar un avión de la Pan Am ( el atentado de Lokerbie), que se cobra la vida de 270 personas, denostado por aquellos que después practicaron el poco honroso deporte del lameculeo con él y sobre él. Ese sátrapa que se forró a manos llenas vendiendo petróleo barato a nosotros, a los países occidentales, a los buenos de la película, sabiendo que dicho dinero no revertía en la población, resulta que primero fue malo malísimo, después bueno divino que te cagas, y ahora un sátrapa venido a menos (y tanto, a nada).
Si yo fuese un ciudadano libio, uno de los oprimidos por Gadafi con la connivencia de occidente durante tantos y tantos años, no dudes que en mi corazón y en mi cabeza no estaría otro pensamiento que hacer con el dictador lo que han hecho y me estaría, ciscando no que no todo el mundo lo entiende, me estaría cagando y odiando a los dirigentes occidentales que le rieron las gracias al hijo de puta este. Este que fue hospedado y agasajado por España, Italia, etc., etc., etc.
Y como libio pobre que soy (sigo poniéndome en su piel) no he ido a la escuela, no me han dado la mejor herramienta de paz que existe, que no es otra que la cultura y el conocimiento, y como no me han dado nada de eso a pesar de tener mi país muchísimo petróleo, me guio y por lo que dicen los cuatro listos de turno que se hacen llamar elegidos por Alá. Y como mi vida es una mierda, para poca salud ninguna y si tengo que morir matando pues lo haré.
Pero como no soy musulmán y tengo la gran suerte de vivir en occidente quizá tenga que decir aquello de: ¡Quien coño habrá inventado los pobres!

Santi dijo...

J. Carlos Medina,

El mantra "el Islam es una religión de paz" queda en palabras... y lo peor es que los ingenuos (una inmensa mayoría) se lo creen.
¿En que lugar del mundo con un Islam mayoritario, inspirando la legislación hay libertad? En ninguno.

Baste ver la realidad de los países donde son mayoría, la sharia es el referente legislativo y cómo viven allí, no ya mujeres y homosexuales (por tocar los también mantras socialistos), sino minorías religiosas como la cristiana. Espeluznante... un estado de terror que lleva a la emigración, a ser un paria... o a la tumba.

No podemos hablar de condicionantes sociales porque ahí tienes la "cristiana Sudamérica", con niveles de pobreza similares al de países musulmanes y las cotas de libertad son mayores. Algo que el Islam, por su concepción y su plasmación en la sharia no permite.
¿Alguien tiene miedo a que un peurano (por citar una nacionalidad) se inmole en un avión? ¿Y un cubano? ¿y un argentino -en este caso lo preferiría a una charla prolongada... ;) -?¿y un jordano? ¿o un egipcio?
Sin duda, relacionado con la concepción del mundo y de la persona desde el punto de vista sociorreligioso cristiano y musulmán.

Santi dijo...

Sura 9, 5:
"Y entonces, una vez transcurridos los meses sagrados, matad a aquellos que atribuyen divinidad a otros junto con Dios dondequiera que los encontréis,hacedles prisioneros, sitiadles y acechadles desde cualquier lugar que se os ocurra. Pero si se arrepienten, establecen la oración y pagan el impuesto de purificación, dejadles en paz: pues, ciertamente, Dios es indulgente, dispensador de gracia."

Eso sí, luego hay que leer veinte mil páginas antes y veinte mil después para interpretar que no es que como cristianos nos den un paseillo un día de estos... pero éso, se lo vamos a contar a los coptos egipcios o a los cristianos de Pakistán, por poner un ejemplo.
Me remito a lo anterior, no conozco un caso de donde un Islam fuerte signifique libertad (incluida la de culto).
Como dijo Manuel II Paleólogo al erudito persa en 1391: "Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba (...) Dios no goza de la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo. Quien por lo tanto quiere conducir a otro a la fe necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, no de la violencia ni de la amenaza. Para convencer a un alma razonable no es necesario disponer ni del propio brazo, ni de instrumentos para golpear ni de ningún otro medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte."

David R.Jiménez-Muriel dijo...

De la verdad de los libros sagrados, cautela; alguien nos puede decir, Santi, que expliquemos cosas como estas:

Pero quiero que sepáis que Cristo es cabeza de todo varón, y el varón es cabeza de la mujer… Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, porque él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón." (1 de Corintios 11: 3, 7-9)

O tal vez:

Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente. (Éxodo, 32, 25)

y sigo:

“Estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en día de reposo. Y los que le hallaron recogiendo leña, lo trajeron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación; y lo pusieron en la cárcel, porque no estaba declarado qué se le había de hacer. Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento. Entonces lo sacó la congregación fuera del campamento, y lo apedrearon, y murió, como Jehová mandó a Moisés.” (Números 15, 32-36).

Pero no queda aquí:

“Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego.” (Lucas 3, 7-9) Desde luego, piedad, paternidad, perdón... no me parece, ¿eh?

David R.Jiménez-Muriel dijo...

No hay que irse al Antiguo Testamento... Comprendo lenguajes y modos, y entiendo que (como he defendido en tantas ocasiones) juzgar una obra desde 2.000 años de distancia no es propio. Pero estando inspirada por Dios, el omnímodo y Omnipotente podía haber clarificado su mensaje un poco, porque este católico que lo será hasta la muerte, condena pasajes como estos y me juego la excomunión si así fuera menester por cosas como estas:

"Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.
Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación." (I de Corintios, 14: 34-35).

Pero si toca el momento de repetir un Salmo, qué mejor, qué más cristiano que este, ¿verdad?

“Jehová dios de las venganzas, Dios de las venganzas muéstrate”. (Salmos 94:1).

Santi, el Islam no es perfecto, pero el cristianismo tampoco. Insisto, dictó Alá al Profeta, pero inspiró raro a veces Dios a los que nos dejaron nuestra Biblia.

En conclusión, para no retratar a algunos pueblos conviene corregir primero el nuestro.

P.D. Sospechoso de pro islamista o contrario a la fe católica en la que nací y moriré, para nada. Pero sigo la máxima "la verdad os hará libres" ¿Me podéis recordar quién la pronunció?

Anónimo dijo...

De los países árabes podemos decir todo lo que queramos, seguramente será verdad, pero pretender creernos mejores que ellos, mejor dicho, mucho mejores, es un fracaso ante nuestra sociedad.
Sudamérica: ¿Cuantos mueren a diario por los cárteles de la droga?
¿Cuantos países no han tenido hasta no hace mucho una dictadura? ¿Cuba? Ni vendita la quiero. ¿Estados Unidos? Este país con arcos de seguridad en los colegios. País que vive por y para la guerra y por y para el dinero con su ya famoso In God we trust. ¿Europa? Cuantos millones murieron en la Segunda Guerra mundial. ¿Países comunistas? No hace mucho se habló en esta alacena de cuantos millones de muertos llevan en nombre del socialismo. ¿Inglaterra? Imperio antaño colonial por la vía de la ocupación y ahora por la vía económica que no hace mucho una de sus empresas ha desalojado a más de 20.000 familias de una selva de África para poder explotar su madera. Europa esa Europa que compra diamantes a los esclavos africanos a precios irrisorios para venderlos en las grandes avenidas de las grandes ciudades a precios indecentes. Esa Suiza que tiene la mayor concentración de capitales evadidos y arrancados a los pueblos por sus dictadores y por gobiernos corruptos.
Otro detalle a pesar de la crisis Rolls Royce está aumentando sus ventas. Se cumple una vez mas la máxima aquella de que a mas millones de pobres mas miles de ricos.
¿Somos o no somos unos desautorizados morales para señalar a los demás?
¿De verdad somos mejores que ellos?

Lo dudo.

J. Carlos Medina dijo...

De los países árabes podemos decir todo lo que queramos, seguramente será verdad, pero pretender creernos mejores que ellos, mejor dicho, mucho mejores, es un fracaso ante nuestra sociedad.
Sudamérica: ¿Cuantos mueren a diario por los cárteles de la droga?
¿Cuantos países no han tenido hasta no hace mucho una dictadura? ¿Cuba? Ni vendita la quiero. ¿Estados Unidos? Este país con arcos de seguridad en los colegios. País que vive por y para la guerra y por y para el dinero con su ya famoso In God we trust. ¿Europa? Cuantos millones murieron en la Segunda Guerra mundial. ¿Países comunistas? No hace mucho se habló en esta alacena de cuantos millones de muertos llevan en nombre del socialismo. ¿Inglaterra? Imperio antaño colonial por la vía de la ocupación y ahora por la vía económica que no hace mucho una de sus empresas ha desalojado a más de 20.000 familias de una selva de África para poder explotar su madera. Europa esa Europa que compra diamantes a los esclavos africanos a precios irrisorios para venderlos en las grandes avenidas de las grandes ciudades a precios indecentes. Esa Suiza que tiene la mayor concentración de capitales evadidos y arrancados a los pueblos por sus dictadores y por gobiernos corruptos.
Otro detalle a pesar de la crisis Rolls Royce está aumentando sus ventas. Se cumple una vez mas la máxima aquella de que a mas millones de pobres mas miles de ricos.
¿Somos o no somos unos desautorizados morales para señalar a los demás?
¿De verdad somos mejores que ellos?

Lo dudo.

Santi dijo...

David,

Primero: Me preocupa que traigas un texto bíblico con "Jehová" de por medio. Malo, malo... cógete otra traducción, aunque sea la argentina del Vaticano. Cuando nos topamos con esos textos, más de una palabra y giro en las expresiones hacen que la Biblia diga lo que el protestante de turno quiere decir. Es lo que tienen los herejes...

Segundo: hablaba de pilares en el cristianismo católico. Sagrada Escritura leida a la luz de la Tradición y Magisterio... sin estos dos pilares, se hace una lectura fundamentalista del texto (condenada por la Iglesia). Es lo que hacen numerosas sectas protestantes.
Ya que hablas del "machismo" de S. Pablo, ¿qué me dices de la especial atención a María Magdalena en el Evangelio -primera en ver a Cristo Resucitado-? ¿Qué religión pone a una persona, en este caso una mujer, sobre toda la Humanidad y le reconoce la Majestad como la que Dios revistió a María desde el primer momento de su concepción? ¿Cómo casas esto supuesto machismo con la veneración a María desde el primer momento?
Te pongo otro ejemplo: ¿San Pablo justifica la esclavitud? No. Indica que el que sea amo, siga como tal y el esclavo permanezca en su estado... y ahora viene lo radical, que el amo trate al esclavo como hermano. Y el año jubilar, de gracia, donde los esclavos son libres...
Lo analizamos desde el siglo XX y no podemos hacerlo, por lo mismo que se enjuicia negativamente a la Reina Católica Isabel I. Pero para el mundo del s. I dC el mensaje es tan radical que, de hecho, el cristianismo es una religión de mujeres y esclavos (dicho ésto de forma despectiva). Otra cuestión es que en la Edad Media se cercenara el texto para justificar un status político-social... pero no estamos en la Edad Media, edad que está perpetuada en el Islam.
El problema del Islam es que no tiene un único Magisterio; en Occidente leen suras complementarias, omiten, etc. y en Oriente muestran la "plenitud".
Creo que has caído en el mismo discurso pogrecasposo de occidente de visión buenista sobre todo sin más exámen.

Tercero: El Antiguo Testamento debe leerse a la luz de la Cristo, que no vino a abolir, sino a darle plenitud.

PS: J. Carlos. De lo "peor" en Sudamérica puede ser México (norte) o El Salvador. Te digo yo que en el segundo... mejor que en Marruecos y, por consiguiente, mejor que en los demás.
Creo que la Verdad la posee, en exclusiva, la Iglesia; otros pueden tener parte de esa verdad, pero incompleta.
Sobre el tema económico la doctrina social lo deja claro: compatibilidad de la propiedad privada con el destino universal de los bienes. En lo segundo fallamos... y sí, aunque pequemos en el consumismo, en el neocolonialismo bajo diversas formas... nuestra "oferta" es mejor, fíjate tú, que hasta les concedemos derechos que ellos nos niegan (no hay reciprocidad en libertad de expresión, culto, etc.).
Pero quien te lo puede decir es alguien que trabaje en un país musulmán...

PPS: Lo que dijo Manuel II y os he preguntado, ¿dónde con la sharia hay algo que no sea terror?
No ataco al Islam como religión, ni al Budismo... sólo que manifiesto que son falsas religiones, que no llevan a la Verdad y que por tanto, no dan plenitud al hombre ni la Paz Verdadera, la Paz de Cristo. Las concibo como opciones religiosas en convivencia con otras en una sociedad como la nuestra, de raices cristianas, que admite esta libertad, negada en otras tradiciones culturales.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Hablamos lo mismo con codificaciones personales que da la sensación que nos aleja.

En el caso de Carlos, viene a hacer apreciaciones verdaderas, que no quiere decir que únicas. Occidente ha de callar y sonrojarse, aunque eso no signifique que constituya la parte del Mundo que nos permita vivir de la mejor manera conocida. Aunque explotemos a millones de indígenas en las factorías de marcas deportivas, extracciones de diamantes o cercenemos el Planeta y sus árboles. Esos males se enmiendan con otros tantos. Debemos combatirlos y no abstraernos de su realidad, pero no usarlos como argumento decadente para definir Occidente frente a otras partes "calientes" del Mundo.

De tus apreciaciones sobre el Islam, Santi, venía a decirte que los hombres usan los sagrados textos a su antojo. Ni el Corán es perfecto, ni lo es la Biblia. Sobre elección conciliar de evangelios, no vamos a entrar porque desmoronamos nuestra Iglesia, algo que no se me ocurriría. Pero sí ha de permitírseme que yo rompa a título individual con el AT.

Desde hace unas décadas (prácticamente nada en 2.000 años de catolicismo), el Génesis ha sido documento veraz. Hoy dicen nuestros vicarios y ministros que hay que sobreentender el sentido alegórico del mismo. Pero durante más de 1.900 años no lo hicimos así. Luego esto refrenda mi idea de interpretaciones al albur de las necesidades de cada uno, y cada momento, que Corán y Biblia, Biblia y Corán ha vivido.

A mí me interesa la palabra de Jesús, que difícilmente podrá ser cuestionada en la Biblia. Pero no la de Pablo, que con todos mis respetos, levantó un telón entre el Cristo de la Nueva Alianza y sus teorías. He aquí la evolución y no a mejor de la fe: Cristo asume a la mujer y Pablo la relega. Cristo confía la verdad de la Resurrección a la mujer y ensalza a su Madre en la misma Cruz (y con Ella a la mujer) y Pablo la relega.

Sobre la falsedad de las otras religiones, es un debate huero entre dos católicos convencidos. Al igual que la transigencia de Occidente frente a la intolerancia musulmana, o de las sociedades musulmanas, para que se aprecie mejor el sentido.

Y en efecto, la Sharia es terror. O imposición. un código moral primitivo. Pero rebuscado en el Corán y en las enseñanzas de madrazas para otorgarle estatus de divinidad.

Si el resumen cristiano pasa por el amor a todos como a uno mismo, y el musulmán por cumplir cinco preceptos intachables, la religión se convierte en instrumento de paz, de humanidad. Si doctores de uno y otro lado ven más allá de esto, se me antoja algo parecido a la entrada que mañana sábado 29 subirá a esta Alacena: un loable método, convertido en un instrumento para someter a otros. Y no adelanto más.

Santi dijo...

David, ten en cuenta que los primeros documentos con autoridad en la Iglesia, antes de la redacción y recepción de los Evangelios son las cartas de Pablo. Se ha vivido un año jubilar Paulino y creo que ha pasado con mucha más pena que gloria entre los cristianos (a nivel general).

Aprovechando el esperpento de Asís (por la paz) un sacerdote sevillano (exorbe.blogspot.com) ha traido un documento magisterial, que me animo a transcribir:

"...Convencidos de que son rarísimos los hombres privados de todo sentimiento religioso, parecen haber visto en ello esperanza de que no será difícil que los pueblos, aunque disientan unos de otros en materia de religión, convengan fraternalmente en la profesión de algunas doctrinas que sean como fundamento común de la vida espiritual. Con tal fin suelen estos mismos organizar congresos, reuniones y conferencias, con no escaso número de oyentes e invitar a discutir allí promiscuamente a todos, a infieles de todo género, de cristianos y hasta a aquellos que apostataron miserablemente de Cristo o con obstinada pertinacia niegan la divinidad de su Persona o misión.

Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio.

Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios."

Mortalium Animos
Pio XI

Me alegra saber que cierto estupor ante encuentros pan-religiosos es verdaderamente católico y que mi opinión sobre el Islam como imposible vehículo de paz no se ecnuentra sola a la intemperie, además de la realidad que me respalda.

Rodrigo Diaz de Vivar dijo...

Que le den por culo al primer moro que pisó el mundo, que estáis de un marear la perdiz...

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Santi, yo estoy firmemente convencido que la opción religiosa que abracé en mi madurez y que me fue transmitida desde mi nacimiento por mi familia y la educación que me procuraron unos y otros (mis Reverendos Padres Agustinos Recoletos) es la cierta, pero me suena un tanto mal ese concepto exclusivo, individual, egocéntrico y personalista de "código moral" y de "verdad irrefutable" que intentas transmitirme.

Yo sí creo en la firmeza y resolución de nuestra fe. Pero también en la misericordia sin límites de Dios y cómo este juzgará a los suyos por los hechos y no por las formas. No tendrá en cuenta la manera en la que se dirigieron a Él ni si la señal de la cruz con la que se persignaron y "pre-signaron" fue de una perfección en su traza inigualable. ¡No!

Insisto: estaríamos ante el Dios del Antiguo Testamento, y ese no existe. No existe un Padre que te crea para después someterte a su Omnipotencia porque tuviste la desgracia de nacer en la China comunista donde nunca supiste de la existencia de Cristo. ¿Eso lo hemos pensado?

Luego si un musulmán pasa sus días terrenos haciendo el bien y no compartiendo las arengas educativas de muerte y guerra santa, ¿por qué no ha de salvarse y por qué no ha de entrar en el Reino de los Cielos bajo el clamor de los justos que rodean a Dios Padre, a Dios Hijo y Dios Espíritu Santo? ¿O acaso nos creemos las teorías medievalistas aún?

Mal asunto este del cura sevillano y sus opiniones, si son tan tajantes. Esa no es mi Iglesia (a Cristo gracias) ni ese Dios es el nuestro. A los judíos y talibanes con cruz en el pecho les dejo que crean en el dios de las estatuas de sal, los diluvios, plagas, pueblos elegidos sobre el resto y demás vergüenzas del género humano.

Santi dijo...

David,

La verdad, si es tal, es irrefutable, como el código moral que la asienta. Lo que defiendes entonces es un cierto relativismo basado en la bondad del hombre y que sólo por sus fuerzas alcanzará la paz. Y no puedo estar más en contra... aunque primero reconozcámonos pecadores, nuestras debilidades y que todo es por la Gracia de Dios que nos intenta levantar del pecado, una y otra vez.
Y que conste que, ejemplo de conducta, sinceramente no me veo...
El Dios del Antiguo Testamento es el Dios de Cristo, siendo la Segunda Persona la que revela definitavente el Rostro del Padre.
Los discursos pastelosos, en su justa medida: como cercenar lo de que el que esté libre de pecado tire la primera piedra... y omitir el vete y no peques más; o el de he venido a ser signo de contradicción... y en una casa estará el padre contra el hijo, etc. ¿Y al bueno de Pedro? Apartate de mí Satanás...
Una parte de la reforma litúrgica se cargó parte del Evangelio de tal forma que se anuncia el Domingo en la actualidad (y lo que conocemos todos) está "edulcorado" y se puede leer en comparativas entre uno y otro misal.
Creo en un Dios rico en Misericordia, pero no en un dios Coca Cola... ese de disfruta y todo guay.

Luego defiendes lo que K. Rahner llama "cristianos anónimos". Y lo comparto, si son tales "anónimos", es decir, que no han tenido conocimiento. Pero el que conoce al Camino, Verdad y Vida, y reniega de Él no tendría la misma consideración que el nacido en un sitio donde el cristianismo es prohibido y no tiene conocimiento de esta propuesta.
En este caso, el Dios de Jesucristo, como el sacerdote expresa en la consagración, expresa

El sacerdote sevillano creo que enseña con radicialidad la Buena Nueva, que no se vale a componendas, ni tibiezas (esas de que tú, por no ser ni frío ni caliente te vomitaré).
Traido al contexto cofrade, se traduciría por prefiero a un criminal que a un tonto.

Y lo pragmático para el final. Igual que el comunismo, en teoría, es "cojonudo"... pues que el Islam en teoría podría ser la paz, discutiuble pero asumamos las tesis de los musulmanes occidentalizados que van de democráticos, pero en la práctica lo "mejor" puede ser Turquía con un ejército laico, eso sí, preguntémosle a la minoría kurda, o más aún, a cristianos de rito bizantino qué tal están bajo el yugo de Alá.

Como dice el anterior comentarista, mareamos un poquillo la perdiz, pero es que da para tanto y lo limitado de la escritura...

Un abrazo, por mí, para otras tantas con cerveza de por medio... si no nos echan del bar... o a mí de la Iglesia :D