Visitas

domingo, 16 de octubre de 2011

El Muro de las lamentaciones

Es el sitio más sagrado del judaísmo; en concreto se trata de lo único que queda en pie del famoso Templo de Jerusalén y no es otra cosa que un muro de contención mandado construir por Herodes el Grande (el rey hebreo nacido el año 73 antes de Cristo que murió cuatro años antes del nacimiento de Jesús a los 69 años. Fue el protagonista de la “matanza de los inocentes”). Los judíos, junto a su piedra, se lamentan por la dispersión del pueblo hebreo y rezan por este.

Este otro lugar de lamentos nació el 14 de marzo de 2004. Desde entonces, el pueblo español llora la pérdida de su bienestar, estabilidad social y paz. Se trata de una obra ejecutada por un obrero llamado Zapatero y auxiliado, entre otros, por otro autor de la pobreza nacional conocido como Rubalcaba. En la actualidad, la empresa de destrucción PSOE quiere restaurarlo y afianzarlo desde el 20 de noviembre de 2011, aunque algunas voces discordantes con el proyecto, admiten la necesidad de destruir tan habitual práctica lacrimosa repetida durante siete años, siendo Mariano Rajoy el que encabeza el proyecto. 

1 comentario:

J. Carlos Medina dijo...

Oigo hablar de construcción y reconstrucción y se me ponen los pelos como escarpias.

Explotó la burbuja inmobiliaria y espero y deseo que la burbuja de las promesas de Rajoy no explote también. Reconozcámoslo, es la burbuja de la esperanza que le tenemos puesto todos los que le votaremos el 20-N (Esperemos que no se convierta en el 20 Negro)

No hay que ser la pitonisa Lola para saber que cuando llegue Rajoy al poder diga aquello de: "Mon Dieu esto está peor de lo que yo esperaba" y tendrá que dejar sus promesas electorales para mejores legislaturas.

Creo desde hace tiempo que la esperanza no hay que volcarla sobre los políticos sino sobre la sociedad española y hasta donde yo sé no hay elecciones convocadas para cambiarla por otra.
Mientras una empresa española, líder mundial en telecomunicaciones, referente nacional y con unos beneficios en 2010 de más de 10.000 millones de euros (más de 1.663.860.000.000 de pesetas) se permite el lujo de echar a la calle vía ERE a mas de 6.000 trabajadores mientras incentiva con cuantiosas cantidades a sus directivos, este país seguirá siendo lo que es, es decir, un puro y puñetero desastre.
Los políticos cometen un error que no es otro que el de crear leyes y mas leyes sin reparar en que el problema está en la mentalidad española que es en definitiva el mal endémico y crónico que nos tiene tan enfermos. Ese mal tiene un nombre pero para no ponerme muy pesado otro día hablaremos de cómo se llama y cuál es su cura.
Un abrazo.