Visitas

sábado, 22 de octubre de 2011

Corredor Mediterráneo

Si a alguien un día, bien temprano, justo en el momento de abandonar el calor reconfortante de la almohada y poner el primero de los dedos del pie en el suelo, no se le cae la cara de vergüenza a cachos, como si el rostro se lo hubieran hecho a base de untar sustancias viscosas, mucha gelatina y mucosidad infecta sobre el armazón óseo, es una prueba irrefutable de la existencia de los milagros. Si al señor presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, después de que hayamos conocido que la costa de Granada se queda sin tren, como está sin autovías (porque no llega, NO LLEGAN, digan lo que digan), no lo destituyen inmediatamente por decir que el tren no hará que el Puerto siga creciendo, yo quiero exiliarme en un país donde los tontos no sean los que manden y los que tienen algo que decir paguen y callen.

En 1865 el Ayuntamiento de Motril solicitó a las autoridades competentes, audiencia y entrevista para denunciar que tras 40 años de obras, la carretera que había de unir Granada con Motril, estaba inacabada. ¡Y mucho! faltó decir. Hablamos de desmanes de infraestructura desde hace casi 200 años. Al menos sirvió para que un años después se construyera el puente de Izbor, (ese 1866) que ha servido para que todos lo hayamos conocido (y usado hasta hace 15 años, que ya tiene tela) como el Puente de Isabel II.

Progresaba el negocio industrial, los alcoholes y tratamiento del azúcar hicieron que Motril fuera destino de no pocos industriales ingeniosos de origen catalán asentados en la población y en 1868, Motril se convertía en provincia marítima, durando 26 años tal merced (hasta 1894) que a lo mejor, es mucho más de lo que nos dura la actual. El Puerto del Varadero ya mueve 29.000 toneladas (imaginen el comercio y prosperidad 130 años después).

Atentos. Llegamos a la fecha clave: el 30 de diciembre de 1878 (a punto de cumplirse 133 años) la Dirección General de Obras Públicas da luz verde al proyecto de tranvía que ha de unir Granada con Motril. ¡Hace 132 años que se empezó a estudiar! Un año después, José Gutiérrez ya ha presentado el proyecto. Pero es igual, porque en 1880, la comunicación entre ambas ciudades sólo es posible mediante diligencia y tarda, de Granada a Motril 8 horas y 9 de Motril a Granada. Eso sí, en 1881, se inaugura el “tranvía de tracción animal” entre Motril y el Puerto. Dadivosa siempre la administración con la costa granadina. A todo esto, el 6 de junio de 1882 el Gobierno eleva al puerto motrileño a la categoría de “Interés general”.

28 de enero de 1883. El Gobierno concede a José María Barona la posibilidad de fundar una línea de ferrocarril que una Granada y su costa. La población motrileña supera los 16.000 habitantes y se han creado 5 nuevas fábricas en pocos años. Es de interés el puerto, la industria, el procesado de alimentos... La carretera sigue sin concluirse y ello ha supuesto que vuelquen varias diligencias en los últimos años, con aciagos resultados para sus ocupantes. El 6 de septiembre de 1883 se denuncia el estado del tramo que pasa por Vélez de Benaudalla, casi impracticable. Pero no pasa nada; 57 años después de iniciarse la carretera, ni se ha concluido ni se le espera. ¿Alguien ve algún parecido con la actual autovía y los problemas a su paso por Vélez? Para que luego no digan que la historia no se repite. Pero la cosa llegó a tal punto que el 9 de octubre de 1883 hubo que prohibir pasajeros en la zona delantera del carro y restringir el número de estos dado el peligro del camino. Y en 1887, el mal estado del firme hace que se corte la carretera a la altura de Dúrcal. Los dos grandes focos poblacionales y económicos de la provincia, incomunicados.

En 1886, hace 125 años, es la Cámara de Comercio de Granada la que solicita lacrimosamente al Gobierno de España un tren que una capital y Motril definitivamente. Esto da idea que nunca Granada es responsable de esa dejadez que algunos indocumentados motrileños aluden, responsabilizando a la ciudad de la Alhambra de las calamidades en infraestructuras que se sufren. Son muchos los datos que desmienten una suposición infame, pero el último es la firme oposición del Partidos Socialista Obrero Español (PSOE) a que el corredor del Mediterráneo prosiguiera desde Almería a Málaga por la costa. Malicio que el verdadero interés es no ofrecer competencia al puerto malagueño. No hay otra. Si además, en pago de favores, el Presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, declara lo que ha declarado de manera partidista, ya está todo dicho. ¿Se acuerdan cuando el alcalde socialista de Motril llegó a decir que la autovía sólo era necesaria en días puntuales del verano? Es lo que tiene tener buena memoria.

Lo más interesante es la propuesta de Joaquín Puigcarbó un 12 de julio de 1899 en Madrid. En el Ministerio correspondiente solicita los permisos para establecer un tranvía eléctrico de Granada a Motril; no pide dinero, ninguno. Dice que tiene capacidad de generar electricidad diaria. Puede transportar hasta 100 pasajeros diarios. Pero se desestima la propuesta, sabe Dios por qué funesto pensamiento de los altos cargos nacionales. Aún con todo, no se rinde la ciudad y el periodista Antonio Alonso Terrón escribe un suculento ensayo sobre cómo y por qué hacer un tren de Granada a Motril, que el 18 de diciembre de 1899 es coreado entre los habitantes y repartido mediante cientos de ejemplares.

Después de esto, y para no dilatarme, proyectos, sueños, promesas... Hubo un tranvía que paró en Dúrcal. Era de 1927. Un cable para materiales que cargaba en el puerto y llegaba hasta Granada, y viceversa. Pero en 1937, en plena Guerra, murió. Más cerca en el tiempo, en 1999, se habló de otro proyecto con un coste de 70.000 millones de la época; pero la Junta de Andalucía no lo contempló. En 2006, justo al cumplirse 120 años de la primera reivindicación, aunque ya hemos visto que el tren ya se ideó hace 132 años, la Junta anunció mediante su Consejero Gaspar Zarrías, entonces señor andaluz con el poder que muchos quisieran, el tren. Iba a unir Jaén y Granada con Motril. y según Zarrías, “servirá de eje de articulación para ambas provincias y en especial para la salida de productos desde la costa y para el puerto de Motril, además de suponer un espaldarazo económico para ambas provincias”. De esto hace 5 años, y nada. Por supuesto, se me olvidaba comentar que negaban la posibilidad del AVE.

Bien, señores, he aquí la historia, la única que no miente. Motril lleva 132 años esperando un tren, y 186 años (SÍ, HAN LEÍDO BIEN) esperando una carretera a Granada decente. Como comprobamos en diarios de la época y en las reivindicaciones del Gobernador de Granada, no ha sido la capital la que ha torpedeado nunca la decena de proyectos. Pero sí Madrid. Al sur del sur, poco interesaba. Y lo peor, desde hace 15 años, ha sido la Junta. Ahora, políticos socialistas se frotan las manos con el trazado del corredor. Y ellos apostaron porque este no pasara por Motril. Lo han conseguido. Esta es la verdad. Esta es la realidad. Recuérdenlo los motrileños, en las elecciones del 20 de noviembre. Pero especialmente en las autonómicas. Tal vez un día, después de 186 años esperando una carretera decente y 132 soñando con el tren, lleguen ambas. O una de las dos. Hasta tanto, la culpa es de los que todavía tienen paciencia y sobre todo, no se les cae la cara de vergüenza como si esta fuera de gelatina. 

5 comentarios:

Salva Fenoll dijo...

Seguro, hermano. A partir del 20N, se aprueba, se licita, se construye y llega el tren a Motril en tres meses (como el salir de la crisis...Mariano dixit)
Los de Algeciras, Almería y demás no están tan descontentos...
Por cierto, el trazado aprobado es el que defendió en 2002 un gobierno de España...pero seguro que hizo concesiones políticas y territoriales, como a estos de ETA.

J. Carlos Medina dijo...

Creo que 186 años esperando una carretera decente da para ciscarse abundantemente en todas las ideologías políticas y signos e iconos que las identifique, en todos los líderes que las abanderaron y en los familiares, hasta cuarta o quinta generación, de estos.

186 años también da para ciscarse haciéndolo para arriba siendo muy consciente de que nos caería encima porque entre todos la mataron y ella sola se murió. En este caso ni siquiera ha llegado a nacer.

Por si no lo sabías, para colmo el próximo día 28 de octubre se paran las obras de la autovía en el tramo de Taramay ya que el estado español no le paga a la constructora y esta ha decidido parar las obras.

Dicen, no lo sé, que los motrileños le quemamos al Marqués de Larios la alcoholera de la que era propietario aquí en Motril. Tal fue su indignación, obviamente, que maldijo a los motrileños. Consistió esta maldición en desearnos para siempre que esta comarca no prosperara nunca. Al final el gachón se está saliendo con la suya.

José Miguel Moreno Sabio dijo...

David, el único interés de los políticos andaluces es llevar el corredor a Sevilla. Para este asunto encuentro las mismas intenciones en el PSOE que en el PP, pues los políticos de ambos son andaluces, o sea, sevillanistas.

Cañadú dijo...

David: té pongas como te pongas los granainos que tanto admiras siempre han sido "la tierra del chavico", incapaces de producir arriesgando. ¿Sabes desde cuando Sierra Nevada ha prosperado?: desde que la dirige un motrileño.
Sabias que Banús quería hacer el famoso puerto en la cala de Calahonda y la Diputación de Grana le denegó los permisos; así que se fue a Málaga y ....

P.D. El blog que has incorporado no es mío pero el tipo que en él escribe es mi compadre.
Saludos desde el norte; nos vemos el 15 de agosto D.m.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

¿Desde el norte? Ay, Canadú qué ya sé quién vuesencia... Un grandísimo abrazo. De veras.