Visitas

lunes, 19 de septiembre de 2011

Al lío

Medio mes de parón obligado en una Alacena que entre tanto ha cumplido cuatro años y a pesar de los antojos de lo laboral y lo personal, seguirá adelante con la puntualidad que le es habitual. En esos empeños andaremos, al punto que perfilamos un proyecto ambicioso y con la ilusión de que sea provechoso para Granada y su universo cofrade y miramos con renovadas esperanzas a un futuro que ahora más que nunca, debe ser nuevo y mejor. Y claro está, nos referimos al de toda la sociedad española. Porque sólo con el ánimo y la predisposición serán posibles los cambios que merecemos y anhelamos.

Entre tanto, muere el padre de una corriente artística fresca y renovadora como fue el Arte Pop. A la ciudad le salen los cuernos que las administraciones andaluza y nacional le habían puesto mucho tiempo atrás pero ningún granadino quiso creerse, y para muestra, las innumerables promesas que se quedarán en tierra de barbecho y nos relataba ayer el Diario Ideal. Y en lo cofrade, la orfandad que a muchos nos vendrá a la cabeza sin las colaboraciones siempre inolvidables de Álvaro Barea en revistas y publicaciones que antaño fueron referentes y hoy no son más que recopilación de ñoñerías.

En el mes de Ella, que no necesita de nombres que la adjetiven, se renuevan las piedras afirmadas de la tradición de esta ciudad. La misma que sin Espacio Escénico, autovías, anillos de circunvalación, aeropuerto internacional, infraestructuras deportivas para una Olimpiada de Invierno universitaria y sin metro, tren de alta velocidad o atisbos de progreso, deberá sacar lo mejor de sí misma para seguir fascinando a cuantos la visiten a golpe de historia y de buen trato, porque ni siquiera el Parque de las Ciencias y su cuarta prolongación espacial y de contenidos será la bandera de un futuro incierto para Granada.

Llueve sobre mojado en España. Los socialistas cargan contra Zapatero. Han decidido salvarse dejando que el peor presidente de la historia de España y uno de los más incompetentes de la Europa Occidental de los últimos tiempos se lleve a casa las calabazas mayores que se recuerden. Olvidan que la firma socialista es la verdaderamente culpable, y que un hombre, por mucha presidencia gubernamental que ostente, no es el único causante de tantos males.

Pero mientras la prima de riesgo insulta con sus números, se siguen destruyendo puestos de trabajo, la bolsa se desinfla como si fuera de plástico y se fractura en la boca de nuestros parlamentarios más si cabe esta España, el gran problema al que hacer frente no es otro que el lingüístico en Cataluña y el de esas fiestas que arengan al combate en el País Vasco. Hay que estar muy enfermos si con dos de cada diez españoles en la pobreza, las preocupaciones de los parlamentarios de las provincias del norte son esas.

Nos esperan tiempos donde cada uno ha de asumir su propia responsabilidad. Hay algo a tener en cuenta: si todos y cada uno de nosotros no nos empeñamos en hacer y dejar algo por el resto, bien envuelto en alientos culturales, avances sociales o propósitos laborales, la sociedad está condenada a estancarse. Y no sería de extrañar que los que llevan años haciendo algo por los demás se hartaran de una vez. A eso los animo. Tenemos una ciudad, un país, un colectivo de habitantes demasiado habituado a pedir y recibir sin hacer nada en contraprestación. No es hora de quedarse en casa esperando el limosneo. Ni de pedir bajo el amparo del término “derecho”. Hoy mejor que mañana, necesitamos de ciudadanos que en la más extraña de las tareas y la más (aparentemente) extraña de las actuaciones, haga algo sin que sea por sí mismo. Y lo aplico a lo cofrade, a la vida de esta ciudad, a la aportación para con el conjunto nacional… A la vida. Yo tomé hace tiempo nota. Así que cojan sus apuntes.

8 comentarios:

Santi dijo...

Granada tiene una industria muy importante, pero que no se cuida: el turismo.
Siempre se han salvado los muebles, como en el retso del país, cuando las cosas iban mal porque en otros sitios estaban peor: guerra de los Balcanes a inicios de los '90, ahora la primavera árabe. No siempre van a darse esas coincidencias que aporten ingresos y puestos de trabajo directos e indirectos.
No hacemos como otras capitales anadaluzas donde PP y PSOE, y restos de grupos, caminan de la mano para pedir más siempre que sea bueno para la ciudad: infraestructuras, organismos de la admón. del Estado...
Baste ver cómo organizan viajes a Andalucía "touroperadores" extranjeros para comprender la situación de Granada: centro de operaciones en Málaga (donde se dejan "los cuartos") y en bus a la Alhambra y poco más. Un compañero alemán estaba encantado con la ciudad y la Alhambra y quería volver a Málaga (!).
Propuestas hay muchas y enumeradas: aeropuerto, autovía hacia la costa, alta velocidad... pero también hay actuaciones de menor grado: ya que se limita el acceso a la Alhambra, que se "limite" aún más: quien pernocte en la ciudad, documento en mano, cola de entrada A; a partir de las 11:00, si quedan entradas, quien no pernocte. O algún descuento sobre quien pernocta en la ciudad sobre el resto. No sé, habrá que hacer algo.
Otra actuación: limpieza policial del centro y zonas turísticas; estoy harto de gitanas con el romero y perroflautas zarapatrosos. Alguien que va a la catedral no puede ser avasallado por el tropel de romaníes... o cuando baja y descansa en Plaza Nueva o sube para el Albayzin ir esquivando perros y mugrientes. No sé si por la via de una ley de vagos y maleantes, pero algo así habría que hacer.
Y así más, apostar por la calidad, evitar sablazos...

Otra cuestión, que apena más: la actividad económico industrial de la zona, salvando el PTS. Una lenta agonía y cierre... fíjate que hasta una empresa que se ha remozado como Alhambra con problemas para incrementar la producción... más otras que cierran y ni aparecen en Ideal. Porque no todos vamos a vivir con la pajarita y poniendo cervezas o menús.

Hay mucho por hacer y mucho por defender, pero la casta política no da para más... y meto a todos y salvo a ninguno.

Álvaro Abril dijo...

Me alegro enormemente que vuelvas a la carga,del que es para muchos, nuestro diario particular.
Un abrazo

J. Carlos Medina dijo...

Andaba, este que le escribe, recogiendo firmas para que reanudase sus actividades blogueras.

Es como ese cigarrito fumado despues de...almorzar. Si no se fuma, la comida no sienta tan bien.

Pues igual con su blog. Los días ya no son los mismos si no hay una alacena de por medio.

Un abrazo.

PD: ¡Ay Gregoria! ¡Cuanto te echo de menos!

Jesús Ortiz dijo...

Ya está bien, hombre, medio mes "zanganeando".
No nos hagas esto más, anda. Por esta vez te perdonamos, pero la próxima te secuestro y te meto en un bunker solamente con un portátil, un melón, harina, huevo y pan "rallao".
Avisado estás...

Anónimo dijo...

Es lo que tiene, David. Las publicaciones son maravillosas y referentes cuando nos hacen entrevistas o nos piden que escribamos. Ahora bien, cuando no lo hacemos o lo hacen gente que n admitimos, no son más que un puñado de ñoñerías. Respeto tu opinión, David, y tomo nota, pero sinceramente ni la comparto ni creo que sea objetiva y justa.
Ricardo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Yerras, Ricardo... Y lo sabemos los dos. Se trata de echar en falta lo sagaz, lo excelente, lo irónico, lo que verdaderamente aporta. A uno, con 120 artículos, que lo llamen una vez más no le quita el sueño. Que un boletín redondo se desinfle, sí.

Y los dos lo sabemos, Ricardo, hermano. ¡Los dos lo sabemos!

Anónimo dijo...

No yerro tanto, David. Tus razones tiene para pensar lo que piensas, como yo las mías para pensar lo que pienso. Ni antes era tan bueno, tan sagaz excelente e irónico, ni ahora tan ñoño.
Y te lo dice uno que, créeme, es su crítico número uno, por eso te puedo decir con conocimiento de causa y de todos sus contenidos que páginas "ñoñas" no tiene ahora más que otros números.
Que se desinfle y pierda frescura no te lo voy a negar. Es lo que pasa con este tipo de proyectos que se alargan tantos años, máxime cuando ya se ha escrito de todo en todos los sitios posibles. Como le ocurrió al programa de la pública andaluza (cuando aún estaba la vieja guardia, ojo), y le ocurrirá al blog, como ya vemos en algunos cercanos.
Es nuestra intención, la de sorprender y de ser creativos, pero cada vez es más difícil y nos quedamos en el intento. Ahora bien, de ahí a que se haya convertido "en un puñado de ñoñerías", así generalizando, pues como que no, y sigo creyendo que te cebas (en positivo y en negativo), dependiendo de la afinidad que tengas con esas personas en el momento, aplicable a cofrades, cofradías, y demás. Y lo sabemos los dos, David, hermano, ¡lo sabemos los dos!

De todas formas, creeme que no quiero desvirtuar esto, y menos buscar protagonismos en sitios ajenos a mi casa, por eso dejo de hablarlo aquí, y cuando quieras lo emplazamos con una cerveza.

Ricardo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Ves, esto ya es distinto... Será cerveza en mano cuando prosigamos... Una explicación mucho más acertada que decir simplemente que como no escribo, ya es malo. No te correspondía intelectualmente la pataleta.

Pero que de las críticas se aprende. Es la suerte de que para la madre de uno esté todo mal, que no me conformo con oír nada más que piropos acaramelados.

Pero eso sí, no dilatemos la tertulia, que hay que hablar de muchas cosas. Y te repito, no todo ha de gustar, pero cuando los comentarios no aplauden, tiempo habrá de plantearse si hay que cambiar algo o no. ¿Verdad?

Un abrazo, sabes que fuerte.