Visitas

miércoles, 17 de agosto de 2011

No hay moros en la costa


Hemos terminado definiendo esta expresión como una forma de alertar a alguien sobre un posible peligro, circunstancia adversa o simplemente de manera jocosa como aviso de algo que no ha de ser realmente grato. Si hay moros en la costa, un interlocutor quiere decir que tenga cuidado el que lo escucha sobre un hecho o circunstancia concreta. Y al contrario, que vaya sin cuidado y sin temor. Pero la frase hecha hunde en la propia historia de España sus raíces, y más concretamente en el virulento siglo XVI, cuando desde el Norte de África cuando no desde la actual Turquía, barcos musulmanes azotaron con vehemencia y rigor las costas españolas de Levante y del Este andaluz. 

En 1507 tenemos constancia de uno de los ataques más recios y duros lanzados desde la actual Marruecos contra Motril. Y si bien los mismos no decrecieron en el siglo XVII, la victoria de la alianza cristiana capitaneada por España y capitalizada por sus naves frente a los turcos en la Batalla Naval de Lepanto (7 de octubre de 1571) hizo que las razzias navales y las incursiones musulmanas en los territorios costeros españoles fueran decreciendo hasta que la férrea estructura defensiva que los reyes impulsaron por toda la línea de costa disipó el trasiego de ataques africanos. 

En efecto, el mejor ejemplo lo encontramos en la Costa del Reino de Granada, donde decenas de torres y atalayas fueron naciendo desde finales del siglo XV con el objeto de avistar las posibles embarcaciones enemigas y avisar a la población y a las gentes de guerra para hacer frente a las embestidas musulmanas. Y hasta el reinado de Carlos III, casi en la frontera con el siglo XIX, no hubo que descartar continuas invasiones que si bien producían daños mitigados, no es menos cierto que fueron en todo caso relevantes y dignos de tener en cuenta, al punto de que en el colectivo español perdura esta expresión que recuerda que Occidente y Oriente, nunca supo convivir ni pacificarse en una utópica e irrisoria "alianza entre sus civilizaciones".

1 comentario:

Sereghiël dijo...

¡Wow! es genial enterarse de estas cosas peculiares, te he puesto en mi lista de blogs a seguir :) muy buen lugar para quitarse la ignorancia de los hombros