Visitas

martes, 16 de agosto de 2011

Esto es Jauja

Jauja es una ciudad peruana de 108.000 habitantes que fue reinventada por los españoles como una de las primeras fundaciones hispanas en el Nuevo Mundo. Se convertía en la capital del Virreinato del Perú, en la Nueva España, adelantando así a Lima. La existencia de minas de plata cerca y los regueros de este metal visibles en la superficie de su tierra, fueron adornando una leyenda acerca de la ciudad que llegaba aumentada a España: era un paraíso climatológico, rico en metales preciosos y la bonanza de sus temperaturas ayudaban a que los enfermos respiratorios curaran con mayor prontitud. Los peruleros, como se les conocieron a los indianos que buscaron prosperidad en el otro lado del Mundo, arribaban a España contando las excelencias de aquella tierra que fueron cuajando en el colectivo poblacional al punto de hacer de aquella villa un Edén.

Lope de Rueda, un dramaturgo sin fisuras precursor del Siglo de Oro español nace en 1510 y muere en 1565. Fue un consumado actor y toda una celebridad en la España de la época. Inmortalizado por su creatividad, en una de sus obras (1547) dice de la Tierra de Jauja: "isla del oro en la que los árboles dan buñuelos, los ríos, leche; las fuentes, manteca y las montañas, queso". Eran argumentos más que necesarios para que en esta población nacida de manos incas y refundada por Francisco Pizarro en 1533, quedara en el colectivo español con un carácter legendario, idílico y paradisíaco. De ahí que por espacio de casi cinco siglos, digamos "esto es Jauja" para referirnos a algo excepcional, que se consigue con facilidad, sin necesidad de esfuerzo, o simplemente para referirnos a algo muy positivo y esplendoroso. 

Pero hay otra Jauja en España. Casi en el corazón de Andalucía, en la provincia de Córdoba; a 25 kilómetros de Lucena, con mil habitantes y a orillas del Río Genil. Deriva su nombre del término árabe y causó impacto en mi hermano Santi Bueno, que me sugiriera el cómo y por qué de esta villa cordobesa que rinde devoción a Santo Domingo de Guzmán y la Virgen del Rosario y nos ha inspirado a ambos, esta entrada. ¡ESTO ES JAUJA!

No hay comentarios: