Visitas

viernes, 1 de julio de 2011

Si nos queréis "irsus"

Tenemos todavía golpeando en nuestros tímpanos las palabras de Rosa Díez, porque en efecto no habrá días en el calendario para estar maldiciendo la más horrenda de las gestiones que en los últimos 40 años haya conocido ningún país occidental medianamente avanzado. Y me ha dado por pensar en las palabras que soltó a bocajarro Loles León el otro día en una entrevista, en las que seguía elogiando (perro fiel que no se atreve a morder la mano del amo) a Zapatero, el desaparecido, el cainita, el mentiroso, el embaucador… Y tan culpable como los que 7 años después siguen manteniendo la intención de voto hacia sus siglas. TAN CULPABLES igualmente. 

Hace unos días me tragué “Balada triste de trompeta”, que es una elegía al mal gusto, una de tantas películas abortadas (que no paridas) por el ruinoso, deficitario y falto de talento cine español. Y sin embargo, costeado por todos y que recibe puntual la limosna del crédito oficial. Algo que no deja de sorprenderme. Porque al parecer, es más importante hacer cine que no ayudar a un campo ruinoso que está recibiendo reveses insoportables gracias a la crisis de un pepino que ha mermado nuestra imagen como país exportador y que mantiene en silencio a todo un Gobierno incapaz de plantarse ante Alemania y mentarles a sus familiares. 

En este país de mantenidos gracias a la paga de papá Estado, al parecer comemos películas y no productos de la tierra. Al parecer es importante que todos nos tengamos que rascar el bolsillo con las “felices ideas” de cuatro guionistas (siervos y vasallos, miembros honoríficos del club de la ceja) que sólo saben hacer el mismo cine una y mil veces.  El primer estado moderno del mundo, el dueño y señor de los confines de la tierra durante siglos, el vomitorio eterno de artistas y Premios Nobel, no tiene más historia que la que sucediera entre 1936 y 1975. 

La película que cito es una muestra más. En el año 2010, filmar una bazofia tan descomunal, a costa de las financiaciones públicas, mientras miles de jóvenes con holgados estudios universitarios y prolífica formación académica se tiene que ir fuera porque aquí no hay manera de sobrevivir, debería conllevar una condena de inhabilitación vitalicia al gestor/político responsable de malgastar los fondos de todos con tan poco arbitrio y tanta rapidez. Franco de nuevo; las tropas nacionales asesinando de nuevo. La perturbada huella emocional de un pobre hombre a consecuencia de la muerte de su padre en el Valle de los Caídos. Las derechas y las izquierdas. La memoria histórica. Tus muertos. Los míos. ¡SOIS ESCORIA!

Tenemos cinco millones de parados y todavía hay algunos títeres de la rosa y el puño que se atreven a decir que es culpa de Aznar. Como quiera que lo de la crisis mundial ya no cuela, porque quedaron en evidencia negándola durante meses y ocultándola otros tantos, lo fácil parece ser, es escupir mentiras, sentar a los amigos del terrorismo en las instituciones, hacer oídos sordos a la ley (mientras fotos del Rey y banderas de España se van por el retrete), ponerle el culo al Sacro Imperio Germano y seguir observando cómo mueren españoles en Afganistán, una guerra que ya ha supuesto casi 11 veces más muertos que la de Irak. Pero los mismos que paren este esperpento de cine, o que cantan a sueldo gubernamental, son incapaces de gritar por humanidad. Porque su No a la Guerra, está demostrado, fue un No al Gobierno. A los Bardem, Víctor y Ana, Sabina, Ríos, Bosé, Concha Velasco o Loles León, quien muera se las trae al pairo; lo importante es que la sociedad tenga en cuenta que la derecha es muy mala y en aquella guerra, los republicanos fueron monjes del Trapa y religiosas descalzas en misión humanitaria, a manos de genocidas sanguinarios aliados (alemanes que sí comían pepinos, italianos, y la asesina España nacional).

Me he dicho una y mil veces que no merece la pena ver cine español. Y siempre termino regurgitando bilis ante las incongruencias, manipulaciones visuales y mentiras de películas deficitarias que para colmo, nos cuestan a todos dinero. El socialismo necesita ser desenmascarado. Sus cómplices también. Y espero que llegue un gestor con el tiro del pantalón muy ancho, acorde a los COJONES que ha de tener para mandar de una vez al paro a estos vampiros que nos están estrujando, mientras las universidades españolas siguen pariendo indignados que se lavan y no piden imposibles, la Iglesia triplica el número de asistencias a familias bajo el umbral de la pobreza, los que cobran para dar la cara la esconden (¡qué canalla y qué miedoso este presidente perdido y escondido en su madriguera) y el terrorismo disfrazado retoma la senda del protagonismo.  

5 comentarios:

Alfredito Hernández dijo...

Y EL QUE NO ME QUIERA, !!QUE SE AHORQUE¡¡

J. Carlos Medina dijo...

¿Quien ha dicho que la película es mala? Es una película pefecta.... Perfecta para meterse con el gobierno, claro.

Y con razón.

Anónimo dijo...

Reinterpretación de la historia... llegará un día en que Franco pierda (cinematográficamente) la guerra... en vez de morir en una cama mientras los socialistos éstos, los que antes del 75 ya trabajaban, al calor del Movimiento. Antonio Burgos, como buen demócrata, tuvo hace años un artículo muy bueno sobre los advenedizos éstos... fíjate los socialistos amparados por la SGAE, en cuanto hay dineros de por medio los hábiles que son para distraerlos; lo llevan en el ADN político... aunque luego, para embarrar y no perder, pues tu tienes dos trajes, el otro ha robado, pero si sumjáramos el total de lo robado al país, los del puño cerrao ganaban esta triste convocatoria, de goleada.

Y es que el más tonto tiene una ganadería llena cuernos, perdón, una hípica.

Santi.

Fernando dijo...

Lo peor es que como este tema de la Memoria Histórica, Guerra Civil, Franco y demás está más de moda que nunca (gracias a los socialistos y sus aliados radicales), el cine aprovecha para hacer caja con ello y se endolsan unos cuantos millones de euros (millones que hemos pagado nosotros para costear la realización de la película y la dichosa entradita al cine). Más que ideología, lo que aquí hay es una manera de aprovecharse de la gente por culpa del lavado de cerebro de los de la rosa y el puño para sacar pasta.

Conclusión: son más capitalistas que el mayor de los empresarios. La pandilla de falsos más grande que nuestra triste historia ha parido.

nahuel mendez dijo...

el socialismo no existe en españa y no va existir de verdad por un buen rato...falta que una luz vrille tan fuerte que los ojos de los pobres y ricos se iluminen y vean que la idea de estado-nacion no funciona, al final de eldia el estado usa la nacion para mantenerse y no al reves
a mi me gusto la politica por el morbo claro.
por cierto a mi me parece que españa la pasa algo similar que a nostros con menem en argentina un neoliberal con cara de amigo de los pueblos...y la tipa que esta ahora deja que desear por que el estado siempre deja que desear