Visitas

viernes, 22 de julio de 2011

Diccionario Histórico español

Siempre he creído que los que calumnian el sistema educativo español refiriéndose al mismo cono uno más de los instrumentos para falsificar la historia y para aleccionar a las masas, incurren en una grave afección de fantasía, ya que me parecería digno de prisión que un legislador crea que cercenando la información y la cultura de los jóvenes de hoy, tendrán serviles votantes en el mañana. Siempre, insisto, me he resistido a creer en esta conspiración maquiavélica y mefistofélica porque ni desde mi más aguerrida y comprobada animadversión a la izquierda patria, podría yo imaginar tan taimada y mezquina actitud de un político; pero estoy virando en mis opiniones a tenor de lo que leía en Ideal sobre la denuncia de ciudadanos granadinos al Diccionario Biográfico Español. 

Encabeza la protesta una persona cabal; un luchador de la vida, un filólogo intachable y un conversador que siempre aporta algo a su interlocutor. Un columnista con el que siempre discrepo, domingo a domingo, en silencio, pero que me alegra cada vez que oigo su timbre de voz cuando llama a casa. Porque Emilio García Wiedeman es mucho más que un notable profesor de nuestra cada vez menos talentosa Universidad, y por supuesto, alguien que no duda (como el que suscribe) en sostener sus argumentos pero siempre desde la lógica y la manifestación de su contrastada capacidad intelectual. 

Pensarán algunos que por tanto, estoy de acuerdo con las tesis que propugnan los granadinos que quieren llevar a los Tribunales a los redactores de un Diccionario que a juicio de ellos, elogia al franquismo y a sus protagonistas, y aunque a veces pudiera pensarse que mi simpatía es demostrada y demostrable hacia el Régimen del General, lo cierto es que un hijo de la democracia como yo no puede ni por asomo dejarse seducir por posturas dictatoriales, pero desde luego sí que estoy en disposición de ponerme en la otra acera ideológica de estos granadinos "demandantes" que con la demagógica herramienta del sufrimiento de los familiares represaliados quieren negar la mayor. 

Algunos estamos ya un poco hartos de tanta falacia; estamos repugnantemente cansados de que se utilice una y mil veces al sobrino nieto de un fusilado republicano para vencer y convencer en este siglo XXI. Y más que nada porque en una sociedad como la nuestra donde se lee cada vez menos y la intelectualidad ha quedado tan reservada como la carne en el siglo de oro, creerse, aunque sea de lejos, que estos que encabeza el juicioso y meritorio Emilio García andan preocupados por los familiares de los represaliados es cuando menos, de ciencia ficción. 

Precisamente lo que más le molesta al progresista de pro de este país, es que se vaya al garete 36 años de imperturbables esfuerzos por hacer de la República una sociedad idílica, un parnaso de la cultura y un Campo Elíseo de la democracia, cuando nadie ha dicho desde la izquierda (más o menos evidente) que fue una proclamación ilegal e ilegítima, con dos golpes de Estado a sus espaldas, contrariedades democráticas insostenibles, acciones violentas y asesinas evidentes y destrucciones que socavaron a una parte del pueblo que nadie que quiera hacer honor a la verdad puede negar. 

No, por supuesto que no justifica el negro periodo de 1931 a 1936 una Guerra; pero lo explica. Y no, tampoco hay que pensar que el republicano en armas, con el apoyo de decenas de países (que parece que sólo alemanes e italianos tiraron bombas) combatió leyendo poemas de Alberti y abrazando a los prisioneros. Checas, exterminios, Cabra, Paracuellos y miles más de episodios parecidos dejan a la misma altura a unos y a otros: los republicanos, fueron tan asesinos como los nacionales; pero nadie ha podido decirles que la Ley de Memoria Histórica es una pérdida económica, un instrumento propagandístico, un recurso electoral y una forma de remover la mierda. Sin más. Y cuando una concejal joven y con valores evidentes como Marta Olalla, desde el Ayuntamiento de Granada, se atreve a decirlo, se conmocionan hasta el arrobamiento místico de Santa Teresa la mayoría de los progres locales. 

Emilio es una persona grande. Que otros digan de su labor académica y de su prestigio intelectual. Estarán más preparados. Yo lo hago desde la orilla de la cercanía, y me bastan las esporádicas conversaciones que hemos tenido, mientras anestesia con esa voz norteña y viril, un tono pausado y reflexivo y una conversación sosegada y siempre plausible... Enriquecedora. Si don Antonio (su don Antonio) lo hubiera conocido, seguro que le aplicaba su personal definición, porque en efecto es, "en el buen sentido de la palabra, bueno". 

Pero si fuera perfecto, andaríamos dejando en andrajos colgantes su ropa. Y sacaríamos reliquias de sus prendas de vestir. De forma que tiene derecho a equivocarse, cómo no, y a encabezar una postura que me recuerda mucho a esos interlocutores que más de una vez he tenido y nunca quise creérmelos... Porque escogiendo qué poner en los libros, y más en los de texto, cree la izquierda que en efecto podrá hacer votantes del mañana que respondan a las incendiarias pláticas de don Alfonso Guerra, que asustaba al pensionista andaluz al grito de "viene la derecha" mientras por detrás, les endilgaban el bocadillo de chorizo, la promesa no escrita de un PER que los apesebrara de por vida y los metían a empellones en el bus del partido rumbo a un nuevo mitin cebollero y tendencioso. 

En efecto, se podrá decir mucho sobre la Guerra Civil. El problema es que siempre llegamos tarde. Estos granadinos, jugando  ser próceres y adalides de una sociedad que roza el 30 % de paro, olvidan que son casi 100 los muertos españoles en una Guerra que no tiene 75 años de historia he hizo más de 72 que acabó. Sino que sigue hoy día bramando a muerte en los pedregales afganos. Y sí que podemos evitarla, no sea que mañana, algunos tengan que elevar sus más encendidas críticas contra estos intelectuales de mi Granada, porque de alguna manera, son culpables (por olvido intencionado e interés cultivado) de los muertos españoles en la guerra de la izquierda socialista. 

Y todos tenemos Memoria Histórica...  

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Veo Hermano que el tema de la memoria historica viene a traer vueltas de nuevo:Artículo 1. Objeto de la Ley.
1.La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales
Podia haberlo resumido, y pido disculpas por no haberlo hecho. Dime Hermano a quièn excluye esta ley? ¿Porqué molesta tanto? Solo intenta cerrar heridas y no abrirlas. ¿Recoger votos basura....? Leerla bién por favor¡¡¡¡
Has referido en muchas de tus entradas a los 100 muertos de Afganistán. No soi quien para valorar si España tiene que estar allí o no. Lo que si sé es que 75 no fueron ni caidos en combate ni por atentados en aquel rocoso y lejano pais, cayeron en una colina de Turqia estrellados en un YAK-42 siendo presidente Aznar.
Y por último, los muertos despues de tantos años ya no tienen color, ni "rojo", ni "azul". No pertenecen a ideologias, solo pertenecen a sus familias, y si estas los reclamam para darles digna sepulturas, es de ley que lo puedan hacer y que se les ayude.
Un abrazo
Vicente Royo

Fernando dijo...

Me llamó la atención lo de Marta Olalla. Encima le exigen que pida disculpas, como si todos tuviéramos que estar de acuerdo con esa ley.

Una vez más, sale a la luz la demagogia progresista que no admite ningún tipo de crítica (y menos de parte de alguien como Olalla, de su propia acera, ¡qué perdida de la dignidad!).

Y si esa ley es tan plural, que me digan a mí cuándo han desenterrado fosas de víctimas asesinadas por los republicanos. ¿No hay un tal Santiago Carrillo pendiente de ser juzgado? Desde que se puso en vigor esa ley, no he visto nada más que homenajes a víctimas asesinadas por los nacionales, todo lleno de banderas republicanas, placas conmemorativas en tapias de cementerios y demás...

Anónimo dijo...

Veo Fernando que está algo desinformado. Si me permite decirle en los últimos años se han abierto en Burgos, Teruel y Toledo, fosas comunes de represaliados por el bando republicano despues del 18/7/36.
Seguro que habrà muchas más que sumar a las 2000 censadas en España.
Un saludo
Vicente Royo Collado

Anónimo dijo...

No localizo la fuente, disculpas a todos, pero los Historiadores que han escrito las boigrafías de personas destacadas de izquierdas, como Felipe González, son todas "progresistas" y, seguramente, tratan más "suavemente" la figura del biografiado.
Por seguir en el caso, desconozco el tratamiento que le han dado en este caso al GAL y la cúpula del Mº del Interior (Pte. es pendiente o presidente???) pero seguro que se ha limado... como los chanchullos de trinque que hubo, a manos llenas...

David,
Sobre los intereses de los partidos en controlar la educación y tener votos serviles, harto demostrado; mira a tu alrededor, como el plan de Segunda Oportunidad Educativa ("SOE") y demás, es como estaban los negros en Harlem hace décadas: formaciones para trabajos poco cualificados y dando un dinerillo con el que ir tirando y, llena la barriga, adiós problemas... y además encantados. Y no es Historia Ficción este tema, pues tal y como me lo comentó (aunque aquí mucho menos extenso) el jesuita Padre Bradley (en la UCA de San Salvador, que no son de derechas) y aquí repetimos el modelo para lo público: porque los hijos de los próceres van a lo privado, OPUS... y hasta LC o NC ("Kikos") después de rajas de la Iglesia. Y ésto es así... y los estudios comparativos demuestran cómo estamos... al vagon de Europa.

Hasta que PP y PSOE no se pongan de acuerdo con una reforma educativa fuera de las demagogias de unos y otros este país seguirá dónde está... al culo de Europa, lo que no quiere decir que haya buenísimos profesionales cotizadísimos, investigadores de primer nivel mundial en todas las áreas, etc. pero lo práctico, qué coño va a estudiar mi niño... francamente me preocupa, por la calidad de lo público, por la falta de calidad y descatolizado de algunos concertados religiosos...

Santi.