Visitas

domingo, 10 de julio de 2011

Amberes

Es la segunda ciudad belga con más de 470.000 habitantes gobernados desde una plaza mayor que repite el modelo de construcciones patentadas por los gremios, abundando en el gótico particular de la región y con la fuente de Brabo en su centro, un romano que salvó a la ciudad de la tiranía de un gigante que cortaba la mano a los capitanes de barco que atracaban en Amberes, castigado de igual manera por el soldado de Roma, por lo que si traducimos del flamenco el nombre de la población, esta significa “lanzar la mano”. Y tiene uno de sus primeros negocios en el diamante, por lo que Amberes es conocida como la “capital de esta piedra”. Aquí nació el aventurero español Rodrigo Calderón. 

Sede de una de las más importantes universidades belgas, en ella vivió el incomparable Rubens y produjo buena parte de su obra que ha quedado en la Catedral, que se convierte en la más grande de Bélgica, siendo declarada su torre Patrimonio Mundial en 1999 y que alcanza los 123 metros de altura, el techo de Bélgica. Fue iniciada en 1352, se concluyó en 1521, está inconclusa por faltarle una de sus torres y es el mejor modelo del gótico de Brabante, que se caracteriza por empezar la construcción por el coro. En el interior, “La Elevación” y “El Descendimiento de la cruz” de Rubens y “San Francisco de Asís” de Murillo. Las Iglesias de San Carlos Borromeo, San Andrés, San Pablo y la de Santiago culminan el tour sacro de la ciudad. En esta última comienza el Camino de Santiago flamenco, y en la calle, conchas que marcan el itinerario y otro de los testimonios españoles en Bélgica.

El Museo de Bellas Artes compite con la Casa de Rubens; iniciada en 1610 sirvió de hogar y taller durante los últimos 29 años al artista, que quiso copiar los modelos de Italia en su domicilio. Recuerda a los palacios genoveses, tiene una cúpula que imita la del Panteón romano y a la muerte del artista, se convirtió en la Academia de Equitación española. Y de nuevo, otra de las huellas de España.


Pero el gran edificio de Amberes es su Ayuntamiento, una muestra de eclecticismo donde convive el gótico regional con el renacimiento italiano. De 1561 a 1565 se levantó esta construcción genial que en 1999 fue declarada patrimonio mundial por UNESCO y que se estructura en torno a una arcada de piedra almohadillada, dos plantas con columnas dóricas y jónicas separadas por grandes ventanas con parteluces y una cuarta planta que forma una galería abierta. En el espacio central, la más rica ornamentación, con las alegorías de la Justicia, Prudencia y la Efigie de la Virgen María, así como los escudos de Brabante, los Austria españoles (una huella hispana más)… De él destacan las banderas de las armas de villas, regiones y partidos administrativos (no políticos) locales.

No hay comentarios: