Visitas

lunes, 20 de junio de 2011

Granada de primera

Cuando uno tiene 2.700 años de historia echado sobre las espaldas, 35 años no son nada. Cuando un genio como Diego Velázquez se sube a una de tus colinas y viendo tu catedral dice de ella que es “la octava maravilla”, o te visita el embajador de Venecia y el de Francia, y el de Alemania, un 1495 admite que “en Europa no se halla nada semejante, puesto que todo es tan magnífico, tan majestuoso, tan exquisitamente obrado que ni el que lo contempla puede cerciorarse que no está en el Paraíso como a mí me sería posible hacer una relación exacta de lo que vi”…

Cuando has sido por dos veces capital de un reino, y por otras dos veces de un Imperio (la última ocasión, con águilas bicéfalas, Toisón de Oro, cruces de Borgoña y toda Europa a los pies de esa España que durante un tiempo se dirigió desde aquí), y Luís de Góngora dice de ti:

“Ciudad, a pesar del tiempo,
tan populosa y tan grande
que de sus ruinas solas
se honraran otras ciudades”.

Y si Juan del Encina te dice “por todo el mundo nombrada”, o Cervantes advierte que es “buena patria”, o te escriben versos Víctor Hugo, Alejandro Dumas, el Duque de Rivas, Chateaubriand o Gautier… Cuando te pintan Manet, Fortuny, Doré, Madrazo, Sorolla, Dalí, Pradilla o Rusiñol…

Cuando te admiran Pardo Bazán, Juan Valera, Ortega y Gasset, Zorrilla, Machado, Juan Ramón Jiménez, Rubén Darío. Y tal vez te visitan Navagiero, Turner, Laborde, Irving, Dumas, los mejores arquitectos y entalladores del Renacimiento y los emperadores y reyes de la nación donde no podía ponerse el sol…

Cuando en tus calles nace el autor de El Lazarillo de Tormes, el vencedor ante los turcos en Lepanto, o la emperatriz de los franceses… Y un héroe de la Guerra de la Independencia, una docena de escultores de primera, una decena de pintores sobresalientes, el mayor genio del barroco (de apellido Cano) y dramaturgos, escritores y poetas que con decir de ellos uno, basta… (y se llamaba Federico).

Cuando aquí escribe sus poemas San Juan de la Cruz, y se hace fraile y santo Francisco de Borja. O se convierte en panteón imperial. O es la ciudad de los ojos de la reina más grande que hayan conocidos los tiempos. O 25 reyes la hayan hecho regia…

Cuando tiene una de las masas patrimoniales más formidables de Europa, y la mejor de las aguas públicas que se beben en el continente. O está a los pies del techo peninsular con la mejor estación de esquí de la nación. Y el monumento más visitado, y una de las cuatro mejores universidades y por sus calles ha entrado el primer renacimiento español, y la primera ocasión donde se utilizara la columna salomónica o se ejecutara la peana de carrete. Y cuando al fin, tenga tantos hitos, tantos récords, tantas marcas que citarlas aquí de corrillo es un esfuerzo titánico propio de eruditos…

Cuando 35 años no son nada porque miran sus piedras 2.700 años de historia. Cuando no pudieron los políticos de izquierdas que se ciscaron en un alcalde con los pantalones más firmes y más tiesos que se conocen, y que dijo sí a aquel infierno de la 3ª división. 

Cuando los empresarios de tres al cuarto, de los que bien estaría ahora congratularse de sus desdichas, pero no lo vamos a hacer, le montaron hasta dos equipos rivales para dividir, vencer y enterrar. 

Cuando no pudieron con los filipinos de siempre, los que, como con mi hermano Juan Morillas, veíamos el negro, hondo, imborrable e insondable pozo de las categorías amateurs más tristes. 

Cuando ayer me acordé de mi abuelo, de mi tío Enrique, de decenas de hermanos míos que tienen verde la sangre, rojiblanca el alma. Cuando repetí como una oración palabras y cantos, o la frase eterna de mi Luís Ramírez (“no lo voy a dejar morir jamás”) o supe de aquel chatarrero que prefería no comer para tener su número de socio. 

Cuando vi que sí, que no era un sueño, me dije: un equipo en primera, para una ciudad de primera. Y jamás, jamás me pude sentir más dichoso porque yo nací en una ciudad cuyo equipo ayer, nos hizo llorar a decenas de miles de hijos: GRANADA.

5 comentarios:

Derechatras dijo...

oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee,magnífica entrada.
Ahora a disfrutar en la mejor liga del mundo
"VAMOS GRANADA"

Pd:No te imaginas la que líe en un bareto de aqui,pa flipar.Ya queda menos pa vernos

Lemar dijo...

Hermano, todos los granainos estamos de enhorabuena, ya estamos de donde nunca debimos salir, aunque moleste (bien entendido eh) un poco el ver los 50.000 de ayer, donde estaban cuando jugabamos con el Maracena, con el Loja,etc.., y ahora los que estábamos no podemos estar, una pena, pero de todas formas, ¡GRANADA CAMPEÓN!,LO LOLO LO,LOLO LOLO LOLO LO.
PD:Hay por ahí un rumor de Quique Pina, que no me gusta ni un pelo, veremos a ver.

Luis Ramírez dijo...

Amén, Hermano.

Hay una frase que lo resume perfectamente: "Todo empezó con un 4-0 en Armilla".

Hemos sobrevivido al abandono de las instituciones, a engendros creados por la casta empresarial (salvo algunas honrosas excepciones) más miserable que existe, a las Directivas más incompetentes y sivergüenzas que se han visto jamás (Carlotos, Jimenas ...), a los periodistas deportivos locales más dañinos, nefastos y vendidos de España, y al cachondeo y deprecio de muchos de los aficionados que ahora se daban tortas por conseguir entradas para el Celta o el Elche.

Pero, al contrario de lo que esperaban todos los enterradores, lejos de matarnos, todo esto nos ha hecho mucho más fuertes. Una fortaleza DE PRIMERA.

Toda Granada debe felicitarse, pero como ha dicho nuestro Gran Capitán, Manolo Lucena (Olé tus huevos, Manolo): DEDICADO ESPECIALMENTE A TODOS LOS QUE NO DEJARON MORIR A ESTE CLUB.


GRANADA CF, NUNCA CAMINARÁS SOLO.

Ralph dijo...

El Tenerife y el Granada son equipos con caminos diferentes, uno al pozo y el otro a la élite, lo único que les une es que a los dos le ha bastado dos años para conseguirlo.

Enrique Henares dijo...

Mi más sincera enhorabuena, os lo merecéis.

Me ha dado una gran alegría el ascenso del Granada. Podéis comprobarlo echando un vistazo a la breve entrada que le he dedicado en mi blog.

Un fuerte abrazo desde Sevilla.