Visitas

jueves, 16 de junio de 2011

El mito de al-Andalus


Habrá quién pueda responder a los intereses despertados en ciertos sectores ideológicos de España por sostener pese a las decenas de datos históricos que avalan lo contrario que durante el dominio musulmán en la Península Ibérica, las culturas monoteístas que habitaban el solar patrio (y portugués, ojo) se dedicaron a una cohabitación pacífica, rica, próspera, amigable y amistosa. Y estoy convencido que un día entenderemos qué mueve a mentir a tan elevado número de personajes de siniestro pensar izquierdista, porque ese filoislamismo peligroso y desde luego embaucador, está más que demostrado y señalado como la falacia más grande que pueda decirse públicamente a estas alturas. Desconozco (y confieso que me encantaría muchísimo saber por qué) si esa repetición de mentiras tiene como objetivo desacreditar al catolicismo, que me da a mí que sí, vendiendo la imagen de una religión que ha retrocedido con el tiempo, pero que durante siglos fue la cúspide de la democracia y del entendimiento. 

Seguro que añaden las muchas y virulentas actuaciones cristianas frente al remanso pacifista que para ellos fue un Islam que nos venden como la expresión más próxima del cielo en la tierra, cuando la historia demuestra que a excepción de unos pocos de reinados, los casi 800 años de presencia musulmana en España no fue más que un episodio tras otro de batallas, iras, condenas a muerte, represiones y desde luego, lucha sin cuartel entre cristianos y musulmanes. 

La convivencia nula y los episodios en tierras de al-Andalus que nos hablan de la imposibilidad de existencia de un cristiano bajo gobierno islámico, se suceden. En Granada mueren miles de cristianos durante el reinado de los nazaríes (1238-1492). Algo queda rotundamente claro: los matrimonios interraciales fueron anecdóticos. En Toledo por ejemplo, durante las fechas de 712 a 1085, cuando es reconquistada la ciudad imperial para la cruz, sólo se dieron dos matrimonios entre cristianos y musulmanes. Todo ello viene también al hilo de la entrada de ayer, en la que aparte de los estudios científicos que vienen a demostrar la escasa influencia que los invasores islamistas dejaron en el campo de la genética, redunda en una idea: los seguidores de Mahoma, pudieron alcanzar el hito cultural más relevante de la época, pero estaban muy lejos, en las antípodas, de establecer una sociedad pacífica y de convivencia. NO HA EXISTIDO JAMÁS EN AL-ANDALUS TAL COSA.

796: represión musulmana contra las familias cristianas que quedan en Córdoba. Estas, tienen que tomar el camino del exilio y marchar hacia el norte peninsular.

815: Edicto de Abd al-Rahman II en el que hace prisioneros a todos los hombres de fe del cristianismo, a sus jefes y promulga una ley por la que todo aquel que ose blasfemar contra el Islam será condenado a muerte.

817: Revuelta cristiana en Córdoba. Los abusos de la sociedad islamista del tiempo de los Omeyas enciende a la población cristiana que se subleva ante el poder del emirato. El edicto del emir es claro: expulsar de Córdoba y del sultanato a todos los cristianos. 

900: Prohibición de construir iglesia/templo cristiano alguno en todo el emirato cordobés. 

912: El siempre aplaudido Abd-al-Rahm III por su excepcional cultura y esplendor como califa, propone que ningún judío ejerza funciones pública sin se dedique a la medicina, literatura…

976: Una de las últimas decisiones de Abd Allah como emir… en una de las ya habituales razzias protagonizadas por Almanzor, se queman las bibliotecas de Granada entre otras, por contener volúmenes de la cultura visigótica.

981: Hisham II ordena una limpieza étnica en Zamora. Almanzor lanza el ataque a la ciudad y la destruye.

985: Destrucción de Barcelona por las tropas califales y captura de cristianos que son vendidos como esclavos.

997: Incendio y saqueo de la ciudad de Santiago de Compostela con el robo de las campanas de la Catedral, al objeto de fundirlas y hacer con ellas el yalmud de la mezquita de Córdoba. Captura de cristianos que se venden como esclavos.

1011: Primer pogromo conocido de la Historia. Tiene lugar en la todavía Córdoba califal.

1013: Masacre de judíos a manos de musulmanes. La orden dada por el califa Hisham II obedece a una sospecha de este sobre una posible conspiración hebrea para alejarlo del trono. No era cierta.

1066: Badis, emir de Granada, ordena la detención y asesinato de todos los judíos que habitaran en la ciudad. Una conspiración de la aristocracia musulmana auspicia esta matanza. Celos hacia los Ibn Nagrella y otros judíos destacados en puestos del Gobierno están detrás de la muerte de miles de granadinos a manos musulmanas. De hecho, el nombre de Granada fue usado por vez primera por los judíos.

1085: Los judíos de al-Andalus huyen desde las tierras en manos musulmanas a zonas cristianas. El absoluto rigor islámico, las restricciones, prohibiciones y matanzas como la cordobesa y granadina están detrás de este exilio forzado.

1102: Persecuciones a cristianos en el Levante español. La ciudad de Valencia, que fue conquistada por El Cid en 1096, es asaltada en este año por los almorávides que acaban con el pueblo cristiano y expulsan a los que salen con vida. 

1125: Campaña del rey Alfonso I el Batallador, Rey de Aragón que llega hasta las provincias de Jaén y Granada. Los cristianos que aún residían en este territorio musulmán, se marchan con las tropas aragonesas ante la imposibilidad de ejercer su fe, pagar impuestos mucho más altos y estar amenazados por la fe islámica.

1147: Los cristianos que quedan en el reino de Sevilla son expulsados. Los almohades imponen abusivas medidas que obligan a exiliarse a los cristianos.

1148: Conquista de Lucena por parte de los almohades. Los nuevos amos musulmanes arrasan la ciudad y eliminan a toda la población judía que residía en la villa cordobesa.


1162: Granada vive una sublevación judía y mozárabe contra los almohades que llevaban 15 años en la Península, de manera restrictiva, coercitiva y fundamentalista. Se salda con el asesinato de los sublevados. En este alzamiento conviene decir que toman parte un buen número de musulmanes. No era la primera vez que los islamistas luchaban entre sí, no en balde, la desintegración del califato de Córdoba es producto de las guerras internas entre musulmanes.

1184: Los almohades dictan una ley por la que los cristianos y los judíos que vivan en territorio de al-Andalus, tendrán que llevar distintivos en la ropa y en el cuerpo que los reconozca. Haciendo uso de memoria, esta medida será la que apliquen los nazis siglos después.

1248: El Rey San Fernando, tercero de los de su nombre y soberano de Castilla y de León conquista Sevilla. En la rendición de la ciudad, pacta con los musulmanes que todo su pueblo abandonará Sevilla. Ni el rey ni sus tropas quieren que en la ciudad quede un solo musulmán. Progresivamente, la irán repoblando con cristianos viejos. 

No sé si les suena la fecha de 1478. Es el año en el que queda instaurado el Tribunal del Santo Oficio, la Inquisición. Tal vez sepan igualmente del decreto de expulsión de los judíos en 1492 y del de expulsión morisca en 1609. Y seguro conocen la distinción entre cristianos viejos y nuevos, el odio a apellidos que se suponían judaizantes o moriscos (Saavedra, segundo del pintor Velázquez, le ocasionó ciertos problemas a uno de los más grandes genios que ha dado el arte)­ y por supuesto, los múltiples expedientes que se mandaron realizar como comprobación de la limpieza de sangre necesaria para realizar ciertos oficios u ocupar puestos de gobierno y de la función pública en la España de 1500 en adelante.

Otro día hablaremos de las repoblaciones. Hay un dato concreto. En Motril, después de que los moriscos decidieran marcharse (un 80 % de la población) en 1507 no sin antes provocar una sublevación de proporciones considerables, la repoblación auspiciada por la Reina Juana de Castilla fue inmensa. Esta se repitió durante siglo y medio, mediante cristianos viejos de probada limpieza de sangre. Pamploneses, aragoneses, gallegos, leoneses y castellanos. Una amalgama de pueblos limpios de contacto musulmán. Como Motril, al sur del sur de la Península Ibérica, esto mismo se dio en toda España. 

España no gozó del mito de la convivencia, que un día explicaremos de dónde procede. Y España fue el país europeo más reacio a la interracialidad, más enfermizo con la cuestión de la pureza racial, y más ortodoxo a la hora de condenar trato carnal alguno entre pueblos de diferente credo e ideología. El fanatismo hispano, junto al errático servicio de la Inquisición, hicieron el resto. 

Siento que algunos crean que la sangre de Boabdil corre por sus venas. Y mucho más que piense que al-Andalus fue un remanso de paz. He podido poner decenas más de fechas con idénticos resultados. A lo mejor conviene también hacer un último apunte, pero en esta ocasión para que sea el lector el que investigue por su cuenta: ¿qué fue el Monte de los Mártires de Granada? ¿Cómo “vivieron” allí los cristianos? ¿Para qué se usaban los silos? ¿Cuántos miles de cristianos pudieron morir en esa colina granadina durante el gobierno de los nazaríes, mientras se construían las bella salas de la Alhambra?
El mapa de arriba (que he extraído del Blog "La historia con mapas") desmonta aún más si cabe la leyenda del mestizaje y la influencia de los norteafricanos en esta zona de España que corresponde con el antiguo Reino de Granada. Si se fijan, a la zona del este, al oriente de la Comunidad Autónoma andaluza, la que tuvo los 8 siglos de presencia musulmana, nos corresponde una inapreciable presencia genética norteafricana en nuestros ancestros. Esto viene una vez más a dejar claro que la España de la época moderna (1492-1789) fue obstinada con la "pureza sanguínea" y que en tiempos medievales (711-1492), el musulmán y el cristiano, o más bien estuvo obligado a convivir, o se atraían poco entre sí. De hecho, los romances fronterizos no son más que una comprobación mediante la poesía de que la dificultad de trato carnal entre pueblos aumentaba el interés de escribir dichas piezas poéticas y por parte del pueblo, de recitarlas. 


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy apropiada la imagen de los judíos tocando las trompetas alrededor de Jericó como les había indicado Dios. En esta analogía tus palabras y datos son la música que derrumba fronteras.

Sé que el espacio no es el adecuado y que, como siempre, entre fresquitos y en Casa de Hermandad o alrededores un debate del que participara Salva Fenoll sería impagable, didáctico y ayudaría a pasar una noche de calor muy agusto en vuestra compañía.

A ver si se produce...

Un abrazo, a los dos. Santi.

PS: Siempre se habla de la quema de libros por católicos como una gran pérdida... y, sinceramente, desconocía la previa de los musulmanes siglos antes por eliminar restos culturales visigodos.

PPS: la Santa Inquisición pudo tener abusos, pero ciertamente, forma parte de otra leyenda negra alimentada contra España y la Iglesia. No murieron "tantos" en manos de la Inquisición... y con menos virulencia que otras iniciativas "similares"; cabe destacar que la "inquisición calvinista" de Ginebra fue la más cruel de su tiempo... ah, pero como el Calvinismo forma parte, en mayor o menor medida, de la conciencia religiosa del norte de Europa... se pasa de puntillas sobr el tema.
Quizás la historia de la Inquisición hasta nuestros días merezca una entrada, junto con la de Reyes de España (continuación) y algunos Papas que quedan en el tintero... como ves, te pongo cargas... aunque tengas mucho más que hacer fuera del blog. te pago una conviá por tus desvelos y por ofrecer cultura y minutos para la reflexión gratis.

J. Carlos Medina dijo...

Me apunto a la conviá (a pagarla digo) para que el incentivo sea aun mayor.
Ciertamente interesante leer tanto a David como a Santi.

Un saludo a todos los alaceneros.