Visitas

lunes, 13 de junio de 2011

Carlos García de Elorrio

Carlos García, de no haber nacido en ese extraordinario norte de España que algunos (paisanos de nuestro hombre) se empeñan en manchar, de no haberlo hecho por aquellos lares digo, tal vez hubiera visto la luz en este sur hispánico que para tantos sigue siendo fiel al tópico de la juerga y la catetez, pero con todo, escucharía por las calles un sonoro: “tienes más huevos que el caballo de Espartero”. Y si además lo hubiera hecho en esta ciudad mágica (a mí y a más de tres millones de visitantes anuales nos lo parece) que me tiene como buen hijo sorbido el consciente y el inconsciente, oiría de carrerilla, en perfecto acento granadino, que es el “súmmum” de la idiosincrasia nuestra, “que tiene más cojones que las mujeres de Armilla”.

El sábado, o dejaba que los nacionalistas de izquierdas se quedaran con la alcaldía, o votaba en esta ocasión para que los nacionalistas de derechas ocuparan los sillones de la villa de Elorrio. El pueblo, que por lo que he podido ver tiene una fabulosa concentración patrimonial, ha sido uno de los grandes caladeros ideológicos de Bildu. Y Carlos García venía a sopesar si el alcalde de todos debía ejercer su función democrática salido desde el seno de la polémica formación política, habida cuenta de las muchas sospechas que sigue levantando. Y como los demás no vamos a caer en la treta de juzgar sin pruebas (y mucho menos de disparar a la nuca a nadie, ojo) digamos que nos parece un tanto raro que no hayamos oído ni una sola vez a ningún dirigente de Bildu condenar el terrorismo.

Cuando uno es testigo de cómo etarras recién salidos de prisión brindan su apoyo a este partido, cuando uno ve cómo miembros de la ilegalizada Batasuna (téngase en cuenta que además esta formación fue radicalmente condenada por Europa) también coquetean con Bildu, y para colmo, observa con la incredulidad y la vergüenza a flor de piel que los vecinos-votantes del partido al que nos referimos en Elorrio, increpan, amenazan, insultan y cometen intentos de agresión a un político que los tiene más grandes que los Picos de Europa, las sospechas siguen planeando de lo lindo.

A Carlos García, le honra tener honra. Un juego de palabras, sí, pero una realidad incontestable. Se planta en el Ayuntamiento, vota a favor del PNV en la investidura del regidor local y empieza a recordar a dos víctimas de la barbarie, de la sinrazón y de la crueldad: y cuando aún no ha terminado de pronunciar los nombres de Miguel Ángel Blanco y de Isaías Carrasco, silban, gritan, abuchean y coaccionan (porque no lo dejan terminar) a un concejal íntegro como él, los mismos que apoyan a la formación Bildu. Sé que algunos me dirán que este partido ha logrado la nada desdeñable cuantía de 355.000 votos, y que todos los que han ingresado su papeleta en una urna, no apoyan actitudes anti democráticas, punibles y desde luego, inhumanas como estas. Pero una vez más y en un muy poco tiempo, dirigentes y simpatizantes, ciudadanos vascos de la esfera de la izquierda nacionalista, nos han dado una imagen al resto de los españoles inequívoca.

Ayer mismo en la sección de “El bloc del cartero” de XL Semanal, leía sorprendido una misiva de un simpatizante de Bildu que desde Guipúzcoa decía que ser nacionalista vasco no significa ser del entorno de ETA. Nadie lo duda, pero lo que sí levanta sospechas (e iras) es que ayer mismo también (domingo 12 de junio de 2011 para más fechas), en una rueda de prensa un portavoz (y por ende representante autorizado) de Bildu se negara a condenar los sucesos vergonzosos, vomitivos, iracundos y deleznables que protagonizaron los ciudadanos de su misma ideología en la villa de Elorrio un día antes. Y para colmo, lo peor es que apelando a la memoria de aquellos que perdieron la vida a manos de ETA, los que votan y respaldan a Bildu, no sena capaces ni siquiera de, sino aprobar el mensaje (que sería lo humano, no ya lo cívico), guardar al menos silencio. Y al que contribuyó en la edición 1.233 de XL Semanal, no le enmiendo la plana diciéndole que tal vez los 355.000 votantes de Bildu sean del entorno de ETA, pero que lo que sí estamos viendo (y en muy poco tiempo, que es lo preocupante) es que se niegan a reprobar la violencia, los actos violentos y el pasado detestable de ETA. Y esa realidad es, cuando menos, imborrable.


 Ahora cabría decirle al señor Rubalcaba (lo de Zapatero ya no tiene nombre ni apellidos) que los mismos magistrados que colocó su partido, aquellos que representan el sector progresista del Tribunal Constitucional, dieron el visto bueno al partido que vengo refiriéndome. Luego si Esteban González Pons, desde el Partido Popular, señala al socialismo español, habría que aplaudirle, no tan fuerte como a Carlos García, un concejal de los que ya no quedan, pero casi. Porque ayer igualmente, Rubalcaba se lamentaba de que algunos pactos no hayan prosperado y dejen en manos de Bildu un ingente número de ayuntamientos vascos. Que es la manera más bochornosa de demostrar el cemento armado que tiene por cara el hasta ahora Ministro del Interior. Cuando no ha mucho le faltó tiempo para acatar y dejar bien claro que manifestaba su adhesión inquebrantable a la decisión del TC, pero no nos dijo que los magistrados más “modernitos” venían respaldados por las siglas de los socialistas obreros españoles.
Sigo diciendo que los jueces no deberían tener la impunidad que tienen. Ni ellos ni nadie, y un monárquico irredento como yo, se la retiraba hasta a Su Majestad. A fin de cuentas, esto es lo que Italia votaba ayer (a estas horas no sé qué sucedió en el país del arte) y lo que debíamos conseguir en España. Así, si una decisión tan trascendental como la de aceptar a Bildu como partido acabara mal (como algunos nos maliciamos, aunque con pesar), estaríamos convencidos que no ya sólo se habrían jugado la inhabilitación de por vida los señores jueces, sino que compartirían con algún cuatrero, algún hampón de tres al cuarto, un hermoso calabozo en alguna de las prisiones españolas.
  P.D. Dudo que leas esto, pero si lo haces, Carlos García, con frases como las que has dicho (“merece la pena jugarse la vida por lo que crees, pero nunca quitarla”…) y con ejemplos como las que nos has dado a todos, me encantaría conocerte, porque quedan pocas personas dignas de admirar en esta sociedad y tú eres una de ellas. De paso, seguro que Granada y su costa, te parecerán cuando menos, más democráticas que tu hermosísima pero violada tierra
Las fotografías las he sacado de las páginas de internet de Libertad Digital, El País, Intereconomía, Europa Press, y RTVE. En ellas, pueden ver que los pacíficos y antiviolentos seguidores de Bildu, no parecen tal... ahora bien, digo, NO PARECE...

13 comentarios:

José Miguel Moreno Sabio dijo...

Hola David: tras haber leído detenidamente tu entrada me surgen muchas preguntas acerca del arranque de la misma. Dices textualmente que "Carlos García, de no haber nacido en ese extraordinario norte de España....."
Yo te pregunto, ¿por qué es extraordinario el norte de España?, ¿qué tiene de que carezca el sur, levante o Galicia?, ¿sabes que los habitantes de una ciudad que antaño era meta del turismo nacional de élite, me refiero a San Sebastián, no pararon de menospreciar contínuamente a los visitantes hasta que lograron desviarlos hacia otros destinos?, etc.
Cuando yo era chaval recuerdo que la imagen del chicarrón del norte era el ejemplo a seguir que se ponía frente al de los "alegres y vaguetes" hombrecillos que habitábamos en el sur.
Pasado el tiempo esto ya no se suele decir y ¿sabes por qué?, pues simplemente porque muchos de aquellos chicarrones que habían sido puestos como ejemplo empezaron a salir por la tele arengando a las masas a favor de la liberación de su país, gritando en manifestaciones el célebre grito "gora ETA" y pidiendo al tiempo la amnistía y vuelta de los asesinos al hogar. Son los mismos que hemos visto tantas veces en los medios ofendiendo y amenazando impunemente a los jueces, aparte de a cualquier ciudadano que ose alzar una palabra contra sus valientes acciones apoyadas en la razón de las pistolas que los amparan.
Para mí, ese norte de España que alabas en la entradilla es simplemente una despreciable sociedad formada por cobardes, en el mejor de los casos, con la que no me siento en absoluto identificado como ciudadano del Estado español.

Anónimo dijo...

David,

Donde la jauría de ETA vuelve a pisar un ayuntamiento, fuera bandera de España y banderolas de las gestoras de presos etarras, la de "Euskal presoak etxerat"... "asociaciones" cuyos dirigentes más de una y dos veces han sido condenados por apoyo a ETA o por estar integrados en ETA.

El socialismo español la ha cagado a base de bien, porque lo que ha hecho no ha sido por la paz sino por votos. Es buscar una componenda a la nefasta gestión económica de la crisis, a los millones de parados... y, por desgracia, vuelve a ocupar telediarios el tema ETA y adláteres quitando minutos a paro.

Los "modernos" que apoyaban a esta jauría, que se ensucian la boca hablando de "democracia" y dejan y/o apoyan que participen estas criaturas en comicios electorales, como se puede ver en las fotos que subes y en cualquier telediario (Bildu=Herri Batasuna o como le pongan), son unos gilipollas que no han tenido que revisar los bajos del coche cada vez que lo dejaban aparcado en la calle, nunca han observado la cerradura de la cochera por si había indicios de que estuviera forzada, han comprado por catálogo discos sin problemas y las cartas no era un "episodio nacional" abrirlas, se han sentado de espaldas a la puerta o ventanales en un restaurante sin ningún desasoiego, etc.

No creo que los magistrados ni el Gobierno tenga conciencia, por lo que tengan una mala por lo que han hecho es difícil y dormirán tranquilamente.

El violento, el asesino, aunque disfrazado de concejal, lo único que entiende es la gestión policial y judicial. Han engañado a la sociedda vasca presentándose como víctimas de la democracia y allí todos, salvo PP, le han bailado el agua. Ahora, y nunca mejor dicho, el tiro les ha salido por la culata.

Un abrazo, Santi.

PS: Lo visto esta fin de semana demuestra que somos una república bananera y que, verdaderamente, África empieza en los Pirineos.

J. Carlos Medina dijo...

El contraste resulta sorprendente cuando vemos políticos que gobiernan a golpe de encuestas o por los designios de su asesor de imagen. Si ya hay que ser valiente para que, siendo cualquier alcalde o concejal de cualquier pueblo o ciudad de España, seas capaz de votar solo y exclusivamente bajo las órdenes de tu conciencia, a riesgo de que cualquier vecino te suelte, como mínimo un cargamento de improperios, hay que ser muy pero que muy valiente para hacer lo que ha hecho este concejal. Bravo por los concejales en peligro de extinción. Honestidad y valentía lo avalan como persona y como concejal. Yo también me pido uno para mi ciudad.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

José Miguel, he tenido la fortuna de conocer a extraordinarias personas nacidas en Bilbao, que viven en Baracaldo (¿se escribe así?, je) y revisar una y mil veces los encantos patrimoniales y naturales de aquel norte peninsular. Uno mira con denuedo la historia y comprueba cómo Guipúzcoa, Vizcaya o Álava han dado misioneros, conquistadores, hombres de letras, artistas y personas cabales tanto como en otros lares de España; y sigo creyendo con firmeza indisoluble que es una tierra buena. A pesar de los complejos de unos y los tópicos alimentados por otros. El problema quizás es que un día nos creímos todos, los del oriente sobre todo, que éramos andaluces y defendimos a capa y espada una región que en efecto, aunque nos pese, sigue siendo la que más retraso cultural (ahí están los informes como PISA o los datos sobre fracaso y absentismo escolar) aporta al total de la Nación. Y quizás sea hora de sacar pecho por la patria chica (y no por los reinos taifas) y pensar en global, en el todo que llamamos y a honra España, no sólo en blanquiverde que además es de pandereta, pero eso es otro debate.

Yo sí confío y con insistencia, en el Norte. De 1.728.984 vascos que podían ejercer su derecho a voto, 355.000 se lo dieron a Bildu, lo que quiere decir que lograron el 20 % de los votos, algo que nos debe hacer pensar que el otro 80 % de la población (y casi me atrevo a suponer que muchos de ese 20% también) apelan por el fin de la violencia.

Debemos combatir al que está fuera de la ley y de la condición humana; pero no meter a todos en el mismo saco. El País Vasco es demasiado bonito, y Carlos García, concejal del PP en Elorrio lo ha demostrado, como para meterlos a todos en el mismo saco.

Por cierto, ya mismo imagino, disfrutaremos de una tertulia veraniega por Motril. Hasta entonces, un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

TODO UN VALIENTE EN TIERRA DE COBARDES Y TRAIDORES.
Tierra de mis ancestros (antes de..... muy católica y fiel a la Corona de Castilla), que han mancillado y convertido en abominable, los NAZIS hijos de Arana. Queriendo desterrar a Cristo y a España. (Seminarios de anticristos y obispos separatistas y a favor del crimen y criminales del tiro en la nuca).

Anónimo dijo...

LOS SEIS "MAGISTRADOS DEL CONSTITUCIONAL, A LA CARCEL YA.

Anónimo dijo...

Hola Carlos tios como tu hace falta en España. Viva la madre que te pariò
un madrileño

Anónimo dijo...

Hola Carlos hombres como tu hacen falta en España. Viva la madre que te pariò
un madrileño
Jose Antonio

Anónimo dijo...

Este es un txikilicuatro, mentiroso y con ganas de ascender en el PP, vamos un trepas.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estimado anónimo:

A mí me parece un ciudadano cabal y con la suficiente valentía como para estar dándole aplausos de aquí a Elorrio y de Elorrio a aquí.

Anónimo dijo...

Claro "anónimo", lo mismo que Miguel Ángel Blanco o Alberto Jiménez Becerril, que lo que querían eran "trepar" a toda costa.

Eres un PAYASO con mayúsculas. Háztelo mirar.

Santi.

José Miguel Moreno Sabio dijo...

Hola David, conozco perfectamente todo lo bueno y grande que la sociedad vasca aportó a este país durante muchos siglos. Pero todo evoluciona y a veces, las menos afortunadamente, ciertas sociedades degeneran hacia la locura colectiva. Y me temo que este es el caso de la sociedad vasca actual.
Yo también he conocido y conozco excelsas personalidades surgidas de esa zona del norte de España. Pero ¿sabes una cosa?, prácticamente todas ellas están en el "exilio". Tuve un profesor en el RCSMM que fue uno de los grandes nombres de la composición española del siglo XX. Nació y vivió toda su niñez y parte de su adolescencia en el País Vasco. Su lengua materna era el euskera y adoraba su tierra natal, pero antes de fallecer pidió ser enterrado fuera del País Vasco. En efecto, sus restos reposan en un pueblo de Burgos muy cercano a la zona vizcaína de Balmaseda (Valmaseda en castellano).
Una muestra muy elocuente de los criterios por los que se rige esa sociedad enferma es el comentario "anónimo" que aparece más arriba.
¿Entiendes ahora mejor el sentido de mi primer comentario?

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Por supuesto sé que en todo caso has querido denunciar que la sociedad vascas tiene una mordaza perpetua. Y Carlos García es ejemplo de ello, y además lo ha dicho públicamente. Pero estoy convencido que esto no puede durar eternamente. Le hemos fastidiado el negocio de la sangre y confío en la llegada de un político conservador que los quite de las instituciones, al tiempo que elimina los privilegios (como la impunidad de un magistrado) para que algunos (los jueces del TC) se vayan a la cárcel de tirón. ¡Yo tengo mucha esperanza.

Un abrazo fuerte.

P.D. La historia del profesor, créeme, es conmovedora. ¡Y muy dura!