Visitas

lunes, 16 de mayo de 2011

El pintor de todos los tiempos


Un absoluto renovador y con toda probabilidad el más influyente y creativo de los artistas españoles. El de Fuendetodos empezó realizando piezas deudoras del barroco, para asentarse en los brazos del neoclasicismo y desde entonces, renovar los lenguajes hasta el momento conocidos. Goya no es el padre de algunos estilos y modos pictóricos… A veces, es todo un abuelo y un creador de patentes. Se adelantó a la pintura romántica en más de 30 años. Hizo lo propio con las fórmulas que mucho después aplicará Turner y utiliza una paleta suelta y fluida que está anunciando las primeras vanguardias, el impresionismo y cuando uno se pone delante de sus pinturas negras, adivina lo que en su día iba a ser conocido como surrealismo.

Goya es el pintor más demoledor de España. Quizás no tiene el mimado perfeccionismo de Velázquez ni utiliza los contrastes lumínicos con el aterrador empleo que procuró Ribera. Seguro que no cultivó los temas que han inmortalizado a Murillo y por supuesto, jamás gozó de la enorme popularidad que la propaganda política le auspició a Picasso. Hay una obra suya que define rotundamente a nuestro hombre: “La familia de Carlos IV”.

En aquel momento don Francisco es el pintor de cámara de Su Majestad Carlos IV. Los monarcas desean tener un cuadro de familia, para perpetuar las distintas casas como en su época hizo el primero de nuestros Borbones, Felipe V, encargándole a Van Loo la obra. El rey le hace ver el lienzo barroco a Goya, que toma la idea. “Quieren verse como los grandes monarcas de un Imperio que menos ellos, todos ven desmoronado. En efecto, Goya accede a realizar un conjunto pictórico aguerrido, moderno y satisfactorio para quienes lo pagan. Pero el embajador inglés, al conocer la obra, no puede más que gritar sorprendido que le ha parecido ver a la familia de un panadero tras haber ganado un sorteo. Sin otra, Goya ha pasado a retratar a los reyes y la familia real cargada con sus abalorios y sus galas. Ha escondido duras críticas en la obra: Fernando VII aún no tiene pareja y la futura “Princesa de Asturias” aparece vuelta de espaldas.

María Luisa de Parma, la reina, presume de la belleza de sus brazos. Impone en la corte la moda de la manga corta, para así lucir con plena potestad sus moldeadas y carnosas extremidades. Pero la edad le ha jugado una mala pasada y nadie quiere contradecir a la reina, nadie se atreve a explicarle que haría bien Su Majestad en cubrirse los brazos. Nadie, menos Goya, que los hace lucir con los estragos del paso de los años. No se corta tampoco en presentarla con una visible carencia de dientes (usaba dentadura) y en ubicarla en el centro de la escena, de suerte que el rey, el jefe de la casa y de la Nación, quede desplazado a conciencia del eje de mando de todo. La sibilina ridiculización de los personajes reales no tiene precio. Ellos quedan encantados, pero no descubren que Goya, no ha hecho más que apuntarles como los culpables de los males que están entonces aquejando a España.

Hay otra obra más sublime aún. Sin discusión alguna. Se trata de “La maja desnuda”. Es la más controvertida, moderna y tentadora pieza de la historia del arte. No es que el desnudo no hubiera sido ampliamente representado en el arte. Por supuesto. Pero nunca antes el desnudo era una cuestión placentera, un personaje anónimo que sin pudor alguno posa y se exhibe al espectador, no siendo una diosa (los cuadros de Venus) o una escena ejemplificante (como el tema de “Susana y los viejos”). Goya pinta a una mujer; y por vez primera en la historia del arte, reproduce a la perfección el vello púbico.

Hubo que esperar 73 años para que alguien se atreviera a hacer algo parecido. Eduard Manet pintaba su afamada “Olympia” que supuso un verdadero rechazo en el mundo artístico del París de 1863. Pero lo que hace Manet lo había firmado mucho antes Goya. El erotismo en el arte, con la delicadeza y la paleta imposible de don Francisco, a quien traigo a esta Alacena (toda vez que blogger nos deja publicar de una puñetera vez) y le rindo mi particular homenaje. El mejor, lo califico yo… No creo errar.

2 comentarios:

monaguillo dijo...

Y "aluego" la fantástica rima que dejó para la historia... jajajja

Abrazos varios.

Anónimo dijo...

Un genio,sin duda, pero yo me quedo con Velázquez.Mela.