Visitas

viernes, 6 de mayo de 2011

Coronaciones Canónicas


Coronan a la Virgen de la Aurora para aumento de la nómina de dolorosas e Imágenes letíficas que alcanzan ya cifras sorprendentes. A este ritmo, o mejor, al ritmo del Cardenal Amigo, el caché y el prestigio estará en la que quede sin conquistar por las vanidades de la Coronación (y en esta ciudad tenemos un grupito de cofrades que son perfecto exponente), convirtiéndose en el reducto galo del cómic de Goscinny y Uderzo. “¿No, la tuya no está Coronada? Entonces debe ser milagrosa de veras”… Tiempo al tiempo.

Cuando algo extraordinario se sucede de manera imparable termina irremisiblemente convirtiéndose en algo ordinario, entendido esto como común, pero también, con el peligro de poder aplicarle la acepción de vulgar, chabacano y cateto. Y las coronaciones canónicas en los últimos tiempos, al menos por las cátedras de los obispos del sur de España han tomado tales bríos que corremos todos el riesgo de haber participado del desprestigio de algo que creado hace más de cuatro siglos, los andaluces (los de verdad, es decir, los de allí, que aquí somos granadinos) terminemos por hacer acto esperpéntico.

Sevilla nos ha enseñado mucho, hasta cuando se equivoca. Es su particular modo de decirnos que las cosas no han de realizarse así. En el rito de coronación propugnado por Roma, y en el heredado a raíz de 1985 por los Ordinarios del Lugar, lo que ha de primarse como consecuencia del rango de la coronación canónica es la devoción y que el lugar donde recibe culto la Imagen, sea un constante espacio de tránsito de fieles. Lo siento, mil perdones. Lo siento querido amigo José Luís Ramírez, y Jaime Jiménez y muchos otros. De verdad, no tengo ninguna animadversión pero no puedo dejar de arrepentirme de lo que pienso porque creo que me avala realmente la verdad, la realidad: ¿Santa María de la Alhambra, San Cecilio o San Miguel Bajo son lugares de frecuentado tránsito devocional?

No me opongo a las coronaciones; sobre todo porque ha llegado un momento donde estas son mucho más interesantes desde la perspectiva de lo que pueden coadyuvar y ayudar a la devoción de la Imagen y al fortalecimiento espiritual de sus devotos y hermanos, que entenderse las mismas como un premio, un reconocimiento, a esa devoción que debía ya existir. Está claro que nos hemos metido en un embrollo: ¿alguien en su sano juicio coincide con la opinión de Fray Carlos acerca de coronaciones como Palma o Valle, tal vez Regla si me apuran? Pero yo sí tuve la oportunidad de vivir otra de la provincia y diócesis de Guadix (y no era la de Huéscar, luego blanco y en botella) que te daban ganas de coger al recientemente desaparecido obispo Don Juan García Santacruz y preguntarle a santo de qué había concedido dicha coronación.

En Granada que es la ciudad que le ocupa especialmente a este blog, Rosario supuso el último hito devocional incontestable. Cierto que ese tirón de fieles ha ido menguando alarmantemente, pero una Hermandad con casi 520 años de historia, ha pasado por avatares más trascendentales y duros que estos y podrá recomponerse. Por cierto que el cartel del cincuentenario de la coronación es simplemente delicioso. Mi felicitación a la Archicofradía y a Alan Dorian, el autor.

¿Se imaginan que las Olimpiadas fueran todos los años? El lógico interés suscitado por la cita olímpica no sería ni de lejos parecido. No despertaría la misma ilusión y posiblemente sería difícil batir marcas y tiempos que con cuatro años pueden ponerse en entredicho y derribarse. Aplicando la lógica común, que a veces no es todo lo común que nos gustaría, las coronaciones canónicas (adviertan que he apeado el empleo de mayúsculas con estas… Así de degradadas nos hemos empeñado en dejarlas) no pueden realizarse tan de seguido. Si para Mundiales, grandes eventos deportivos o la Cita Olímpica ha de esperarse cuatro años, yo sugeriría a la Prefectura o Congregación Romana que correspondiera que fijara una norma tal que así: “no podrá celebrarse la Coronación Canónica en una misma ciudad, hasta que no haya transcurrido al menos [X] años desde la última. ¿Cuatro tal vez? ¿A lo mejor 7? ¿Y por qué no 7 años?

Es este un número de simbolismo acusado y de muchísima referencia bíblica. Si recuerdan, siete fueron los años que hubo que esperar desde la Coronación de Angustias de la Alhambra, a la de Misericordia (ahora lo hemos dejado en 4 años) y da lugar, distancia y hasta si me apuran, oportunidades para que nos se trate del proyecto de una Junta de Gobierno ni de un conjunto aislado de hermanos, sino una respuesta realmente devocional. Apuesto por siete, fijado pues la siguiente en nuestra ciudad para 2018. Así, sin más. Y de siete en siete años, nos da lugar a que, restando ahora mismo a las 30 Imágenes Marianas de nuestra Semana Santa las tres que vamos a tener coronadas, queden 27. A un ritmo lógico, dentro de 300 años estarán todas con su correspondiente título. O tal vez entonces importe mucho menos que la Imagen goce del ostentoso oro de su corona.

Y denuncio esto porque estoy siendo testigo de una “titulitis” sin precedentes. He llegado a escuchar que un mayor número de ciriales ante las andas o paso de una Imagen Coronada es lo correcto; que la importancia y preeminencia de una Hermandad cuya Virgen esté coronada supera el orden lógico por antigüedad al que siempre se ha acudido; y al fin y a la postre, un desmedido e ilógico comportamiento de algunos hermanos oficiales de algunas hermandades con coronación en ristre: obligan a hacer referencia a su Dolorosa adjuntando el apellido CORONADA.

Verán, coronadas están todas. Así que yerran absolutamente. Yo mismo podría exigir y emplear el uso para la Virgen de las Penas, por ejemplo. Porque la dolorosa de San Matías está coronada, como lo estará la Aurora el domingo, Dios mediante. Sólo que la Aurora lo estará canónicamente, y las Penas, litúrgicamente. Ay, ¿ven como el empleo de dignidades de este tipo puede pasar factura? Azulejos, rótulos, medallas conmemorativas y otras zarandajas que habría de corregirse. Porque como bien dice Miguel Ángel Alcalá (que por cierto, vaya luz que te endilgaron en TG7. Y me quejo yo de los sillones de Canal 21) ¿qué tonto dice: voy a la Basílica de las Angustias Coronada? ¿O quizás alguien ha oído en una retransmisión… “ante ustedes el paso de palio de la ESPERANZA MACARENA CORONADA? Nadie se refiere a la Blanca Paloma con los títulos en la boca: “¡Viva la Virgen del Rocío Coronada! ¡Viva la Reina de las Marismas Coronada!”… Y la Patrona de los Mares de España, Nuestra Granadinísima Señora del Rosario, no necesitó nunca decirse Rosario Coronada. Todos apelamos a su historia y su importancia para dejar claro de quién hablamos. En definitiva, aquí en Granada, sabemos que nuestra mejor ciudadana es tan grande que tiene hasta estudios: UNA CARRERA. Pero jamás se nos ocurre decir: ¡Viva la Patrona Coronada! Es como de muy nuevo rico, mucha pompa para esconder las verdades de todo esto. Para terminar, dice Migue Alcalá: Eso de yonoséquévirgen CORONADA, es una marcha… Y es verdad. Suena tanta parafernalia de dos devotos mal contados, a título de marcha cornetera y de las malitas.

Hay que parar tanta gilipollez, que lo digo sin paños calientes, que han despertado las coronaciones. Afortunadamente menos en Granada que para nuestros hermanos sevillanos. Allí van a terminar coronando a la mujer de Torrijos, el “tío de la pipa”. Al tiempo. Y eso que es de IU, que si llega a ser del PP, romería incluida. A ver si Monseñor Asenjo se decanta por no contentar tanto a tantos, pero por hacer algo distinto y más reflexivo. No se trató nunca de llevar la progresía a los términos del ridículo, Eminencia. Y permita la osadía de enmendarle la plana a un Príncipe de la Iglesia.

Lo siento por mis amigos y hermanos del Huerto. Pero la Amargura reúne muy tímidamente los condicionantes más exigentes para coronarse y por supuesto, habrá que esperar, sin prisas. Claro, que en la Calle Santiago me pueden decir que si reúne pocos la Divina Comendadora, otras que van a recibir el signo devocional, qué. Pues sí, tienen razón en decírmelo. No podemos confundir filiación devocional con el poco edificante ejemplo que ofrecen los que corean los vítores que no sé por qué, me suenan al pregón de mercancías y baratijas de un mercadillo cualquiera. Yo diría que son las mismas, ojo. Les delata la vestimenta de chándal, los “pirsin” que pululan por las mejillas y cejas y su amplia cultura. Tan devotas son estas exaltadoras de la belleza de María de la Aurora, que seguro, se atrancan en el Padre Nuestro. Hay que ser serios, y a quién le duela, ya ha visto que no me escondo.

Por último, mis mejores deseos. Que no esté de acuerdo en los méritos de la Dolorosa Albaicinera como para recibir tal dignidad que la destaca sobre (o de eso se trata) otras Imágenes lacerantes de nuestra ciudad, no significa que espero lo mejor para el Pontifical, la bajada a la Catedral y el día regio donde han de disfrutar como pocos y espero, y lo digo de todo corazón, les reporte extraordinarios frutos espirituales. ¡QUE DE ESO SE TRATA, ¿EH?! Pero una hermandad que no llega a 60 nazarenos, coronándose, es curioso. Que reside en una Iglesia que tiene una misa semanal, es curioso. Que a la que tuve la oportunidad de ir hace 2 años, estábamos cuatro gatos, dado que el Albaicín presenta inconvenientes de accesibilidad insalvables, es curioso. Y todo esto, sirve para que se corone a una Virgen. Bueno, pues sea, pero yo cada vez entiendo esto peor. Al menos, la Virgen de la Palma se coronó en virtud de sus esfuerzos en caridad que quedaron en Sevilla (las hermandades de Granada, como bien señala Jaime Jiménez, ex hermano mayor de Favores, han aprendido que con 1.000 euros en Camerún, India o el Amazonas, pueden ponerle el nombre de su Virgen a un Hospital que sufraguen, si fuera menester) que buena falta hace, como en Granada también.

Yo sé que Consolación no ha de coronarse nunca. Así que no hablo resentido. Además, mi Madre y modelo de virtudes estéticos y fervientes, Cabeza, ya tuvo la suya en la que participé activamente. De forma que he vivido, hace ya la friolera de 11 años, tal acontecimiento. El mismo día que yo cumplía 20. No demando coronaciones para la Dolorosa de mi Hermandad ni creo que haya una Virgen en Granada que lo merezca más que otra, si es que encontramos alguna que realmente debiera recibir tal distinción. Por tanto no hablo con rencor, no hablo con desidia o con rabia porque otras Vírgenes tengan antes que otras tal merecimiento. No, no hay nada de eso en mi teoría y opinión. Sólo que esto me resulta irrisorio, y que no he visto crecimiento en las hermandades coronadas, ni he visto aumento de nazarenos, ni de camareras. No he visto ríos de devotos (en Motril sí, crece la cifra de peregrinos y de visitantes, fíjate tú) ni en el Campo, ni en los bosques de la Alhambra. Pero sí sé de los casi 520 años de Historia de una Archicofradía (el año que viene los cumplen), y que Angustias (sin necesidad del apellido Coronada, que a veces algunos sois bobos de solemnidad) no tiene contestación y es quien de verdad reina y comanda esta ciudad. Lo demás, os lo dejo a vosotros; es una bonita competición para ver quién es el más guapo de la reunión. Nadie me invita y no quiero participar, así que buena suerte.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

La coronación canónica se devaluó, en Granada, cuando dimos el sevillano paso de empezar por Ntra. Sra. de las Angustias de Sta. Mª de la Alhambra. Quedó manifiesto el interés popular del evento, sobre todo a la vuelta, entre la Titular coronada y la Banda del SôL. Luego, coronada Ella, no hay impedimentos para coronarlas todas...

Fray Carlos Cardenal Amigo Vallejó "se columpió" en este tema... y, si en el "referente cofrade" ocurre así... pues acaba, en cierto modo contaminándose todo el orbe capillita.

Por suerte queda otro "reducto", la "Rosa de Oro" que entrega por devoción y antigüedad en el culto a la Virgen Su Santidad y que, por ejemplo, tiene la Morenita Virgen de la Cabeza de Andújar. Algo que, gracias a Dios, no está devaluado; ¿qué lo he dicho?
Atentos cofrades... una, dos yyyy... tres! A Roma para ver quién es el primero!

Un abrazo, Santi.

Un cofrade más dijo...

Sí, sí, sí y sí. Totalmente de acuerdo en tus afirmaciones, fruto de tus creencias, que en ese sentido te aseguro que son iguales que las mías.
Nada que objetar.
Ojalá esta entrada la lea mucha gente para ver si así, al menos, da qué pensar.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Una pena,que esta hermandad que apenas llega a los 60 nazarenos como usted dice, sea la segunda de Granada con mas participacion en filas,por detras de Favores. Datos suyos,no mios.
Se lo digo como dato informativo. Espero verle en el cortejo disfrutando de lo que es un barrio y su Virgen,y sino lo cree asi,esta tarde nos vemos y me dice si esta coronacion es o no es real (que en lo que si estoy de acuerdo es que Alhambra tiene el tiron justo).

Esta tarde nos vemos.
Un saludo.
J.A.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Si no se trata del tirón estético de un día al año, o de un acontecimiento como el de una Coronación. Porque según esa regla, la Virgen de la Luz habría de haberse coronado muchísimo antes que Aurora. ¿Y el día a día en San Miguel Bajo o ahora en San José? ¿Cuántos hermanos suben a verla, a rezarle? ¿Cuántos cultos tiene la Hermandad, siempre que sea precepto, por ejemplo? ¿Cuánto tiempo abre San José, dos horas al día o quizás menos?

Eso es lo que hay que mirar. Además, créame, corren muy buenos tiempos; en otros, donde la calidad artística de la Imagen a coronar debía ser muy meritoria, hablaríamos de otras cosas.

Pero no se me malinterprete: parece que no quiero que se corone a la Aurora. Todo lo contrario, lo que busco es que la coronación canónica sea, a partir de ahora, algo realmente serio, eficaz, y verdadero. Algo que se conceda exclusivamente por devoción, real. No por la mucha gente que va a ver la Hermandad el día de salida. Eso no cuenta. Ni cuenta si esa gente grita mucho y corea muy bien el "guapa, guapa, guapa" pero con toda probabilidad, le cueste luego rezarte el Credo, por ejemplo.

Coronemos con sentido y con cabeza. Si le damos bombo a una obra social, que esta sea de verdad, que en el Tercer Mundo con tres euros comen gambas seis familias. Y por supuesto, pactemos tiempo, espacio e intervalos apropiados entre una coronación y otra, porque si no, estamos en un tiberio, un sindios.

Por cierto, a mí me gustaría que alcanzaran tales glorificaciones devocionales la Soledad de San Jerónimo o la de Mora; la Virgen de la Amargura, la Esperanza, la de los Reyes, la... pero se necesita devoción, ese es el último y primero, el alfa y el omega de los requisitos. DE VERDAD. En la Iglesia, a diario. Y obra social, y compromiso con la caridad, y poso cultural.

Por eso, por favor, no me tomen por enemigo porque si desgranáramos una a una las cosas que debe ser una Coronación y lo que no ha sido, nos perdemos.

A disfrutar mucho del cortejo, del barrio, de (se le ha olvidado contarme algo de la Virgen, de Ella, la Madre de Dios, la protagonista de todo esto, pero se perdona el despiste) las calles, de la cal de las paredes, del Pontifical de mañana, a aprehender las palabras que diga don Javier, a pensar que aquí no se ha acabado esto, que una Coronada tiene que dar ejemplo devocional y caritativo (no descuidemos esto último, que las reinas han de ser modélicas) y que la hermandad tiene que ir siendo cadas vez más grande bajo el aliento de Cristo y de su Madre.

Pero reconozcamos las verdades, que aquí nadie es enemigo de nadie.

J.A. Un saludo muy entrañable; disfrute. Pero sobre todo, rece y crezca como cristiano. De eso se trata.

José Miguel Moreno Sabio dijo...

Hola David. No soy dado a comentar asuntos de tipo religioso, pero esta entrada me plantea preguntas a las que no logro dar respuesta. ¿Cómo es posible que una persona, por más que sea arzobispo, pueda decidir coronar y de hecho se tome la atribución de poner una corona sobre la cabeza de una imagen de la Madre de Dios? ¿Corona a María o a una simple imagen, porque si la corona a Ella lo hace al tiempo a todas y cada una de sus representaciones plásticas? ¿Tiene cualquier imagen de la Madre de Dios, aparte de su posible valor artístico, alguna otra atribución? ¿Hay acaso imágenes milagrosas? ¿Podemos ser los hombres tan presuntuosos como para ser capaces de llevar a cabo este tipo de acciones? Disculpa si te atropello con tantas cuestiones, pero es que no logro entender nada de todo esto. Por supuesto que doy por sentado que entiendes que no pretendo hacer daño ni a tus creencias ni a tu sensibilidad religiosa. Un abrazo muy fuerte desde Cuenca.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

José Miguel, la reflexión es extraordinaria, sublime. ¿Y por qué? Porque a veces los creyentes hemos olvidado el verdadero sentido de la fe. Simplemente. Yo te cuento cómo nació en el siglo XVI el modismo de la coronación y qué vio la Iglesia en ella:

Un capuchino solía terminar sus aclamadas oratorias sacras imponiendo una corona sobre la Virgen más aplaudida y venerada de la población a la que había sido llamado como predicador. Aquella costumbre del Lacio, se fue extendiendo. Y a finales del siglo XVI, cobra carta de institucionalidad en cuanto Roma entiende que aquella Virgen cuyos devotos deseen verla distinguida en virtud a la devoción que despierta, colaboren con la Opera Pía de San Pedro; es decir: que den dinero para la fábrica de la Basílica Romana. Aquello tuvo un nacimiento, como ves, un tanto triste: se trataba de una operación mercantilista alejada de la práctica piadosa y espiritual, comparable al negocio de las reliquias, de las Indulgencias o de la Vigilia, desvirtuado en los siglos que nos movemos.

Pero la "Coronación" gozó de escasa repercusión fuera de los Estados Pontificios. Así, habría que esperar hasta el siglo XIX cuando se incluye esta como elemento de la liturgia católica, y las primeras Imágenes marianas españolas en coronarse serán la Virgen de Montserrat, Patrona de Cataluña, el 11 de Septiembre de 1881 y la
Virgen de Aranzazu, de Oñate, Patrona de Guipúzcoa, el 6 de Junio de 1886.

Hoy día, las coronaciones no priman solamente la devoción que consiguen arrastrar dichas imágenes. Se valora por ejemplo la obra social que ha promovido la hermandad que le rinde culto (si es por ese motivo, benditas sean) y poco a poco, las ansias de algunos cofrades, terminan por hacer de estas coronaciones, procesos alejados de la realidad: que la Madre de Dios fue distinguida por el Creador como Reina de toda la Creación, que así lo reconoce en 1950 el Papa Pío XII y que es la criatura más agraciada de cuantas hiciera Dios. Pero en efecto, termina convirtiéndose en una competición: a ver quién le reza a la "Virgen más" (devocionada, guapa, con el mejor manto, con...)y pone en duda la verdadera significación de este rito católico, que como acabo de contarte, nada menos que nació para SACAR DINERO.

¿Triste? Pues un poco, José Miguel, un poco...

Recibe el saludo más cordial y el abrazo más fuerte posible. Y queda menos para vernos en verano por Motril.

Anónimo dijo...

ER SAETAS DICE:

Buenas David. Suelo leer tus entradas aunque no comentarlas. No es que me reserve mi opinión sino que prefiero hacerlo con unos fresquitos de por medio, como bien sabes, jejeje.

Pero con ésta entrada si me voy a atrever a dar mi opinión, sobretodo porque últimamente nos vemos poco. En primer lugar creo que el tema que tratas es muy interesante. Estoy totalmente de acuerdo con tu exposición y creo que hoy día no se tienen en cuenta los verdaderos requisitos que una imágen debe cumplir para que sea coronada canónicamente. Por éste motivo cargo más por quien las concede que por quien las solicita.

Hoy dia en nuestra ciudad creo que no existe ninguna imágen que sea digna de ésta distinción, excepto nuestra amada Patrona, que si se pudiera coronar por segunda vez seguro que sería merecedora de ello. Ésto no quiere decir que no me alegre por las que han sido ya Coronadas o estan a punto de serlo. Creo que a todos nos gustaría y nos emocionaría que la dolorosa de nuestra hermandad fuera coronada. Pero ante el "vicio" de pedir esta la "virtud" de no dar. Y en los últimos años se dá.

Por éste motivo, me pregunto el porque para éste tipo de conmemoraciones tan importantes se es menos riguroso por parte de la Iglesia y para otras celebraciones, quizás de menos transcendencia, se ponen travas (a veces donde las hay y en ocasiones sin haberlas). ¿Será porque la misma iglesia no le da la importancia que tiene la Coronación Canónica de una imagen?; ¿será por que reciben algo a cambio?; ¿serán ambas cosas?; "¿Que será Será?"

Un fuerte abrazo David

Anónimo dijo...

Cuando empezó el fervor por la coronación de las Titulares Marianas de nuestra ciudad tuvimos la suerte de contar para el Boletín "Y al tercer día..." de la Hermandad de la Resurrección de una colaboración en forma de artículo titulado "Breves notas históricas , teológicas y jurídicas sobre coronaciones canónicas" por Juan Cristóbal Jurado Vela, veleño de pro, donde se indicaban los requerimientos y, si pasaran a competencia del Santo Padre y no del Obispo/Arzobispo del lugar, con rigor a los supuestos (antigüedad en el culto, valía artística; devoción extendida en la (ARCHI)DIÓCESIS...) estarían coronadas las que están, y ojo, que el "bajón devocional" del Rosario de Gloria es importante... por lo cual, en Granada, Virgen de las Angustias, la Patrona, y punto.

Como bien apunta David no se mide la devoción de un cortejo extenso un día al año, sino un día a día, una labbor caritativa reseñable, una labor apostólica significativa... digamos que si suplimos/omitimos algunos requerimientos para que puedan ser coronadas entre el fervor cofrade, al menos, la labor caritativa/apostólica que sea significativa (Vg.Palma de Sevilla) y no las mijillas que se caen del mantel...

Un abrazo, Santi.

Anónimo dijo...

Hola David,tus reflexiones en esta entrada acerca de las coronaciones son muy acertadas,y suscribo todo lo que has dicho.Muchas veces los cofrades se quedan solo en lo estetico y si mi hermandad tiene mas nazarenos o quien "la tiene mas larga"con perdon de la expresion,pero tristemente es asi.Yo soy hermano y costalero de Santa Maria de la Alhambra y recuerdo las palabras del anterior obispo Cañizares en unas de la charlas que nos dio al cuerpo de costaleros previas a la coronacion,que la coronacion nos sirviera para crecer como cristianos y aprender a amar a Cristo y a su Santisima Madre.Por lo demas un saludo y sigue con la calidad en este blog.

Anónimo dijo...

David,

¿Para cuando una entrada sobre el martirio de cristianos en países de mayoría musulmana "moderados"?

Sería interesante debatir algunas reflexiones sobre esta "religión de paz" que intentan "vender" en occidente (cristiano) y que en la praxis sólo genera odio y violencia, porque ya no es a Israel ni a occidentales "malvados" que los explotan, sino que van dirigidos a minorías, ya de por sí perseguidas y con menos derechos dentro de sus países, con el último objetivo de su eliminación, más o menos lo que los nazis hicieron en su día, por lo que, por regla de tres...

Un abrazo, Santi.

Fernando dijo...

David, leo tu blog y de alguna manera me ilumino porque últimamente soy todo preguntas, preguntas y más preguntas, no solo sobre cuestiones históricas, datos y demás, sino también trascendentales, profundas, personales...en fin, cosas serias.

Ayer estuve en el traslado de la Aurora a la Catedral. Disfruté un montón. Disfruté un montón porque se me cae la baba cuando veo por las calles un Paso de Palio o de Misterio o de Cristo. Hasta ahí todo bien. Pero entre tanto gentío y tantos gritos de "Aurooooraaaaa!! Guapaaaa!!" me llegué a preguntar: ¿qué hago yo aquí? Con lo que a mí me gusta la seriedad, el recogimiento, esas situaciones en las que la fe parece más auténtica, tú me entiendes. Veía a toda esa gente que lloraba y gritaba a su imagen y me preguntaba si realmente eran conscientes de lo que hoy iba a ocurrir, si sabían de qué se trata una Coronación o incluso si se acordarían de su Virgen de la Aurora durante el resto del año o si eran capaces de rezar alguna oración, como bien has dicho. Porque si es así, todo esto me parece muy triste y un sinsentido. Me da la sensación de que este tipo de eventos se plantean o se entienden solo como una excusa para sacar un paso a la calle y lucirse. Al menos a veces parece que es así.

Ya te digo, disfruté bastante, pero me planteé este tipo de interrogantes. Reflexiones que le vienen a uno...

Un abrazo, David, y como siempre, excelente blog.

PD: Como las Coronaciones de hoy en día tengan también como objetivo sacarle pasta a los hermanos, yo ya no sé qué pensar de todo esto...

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estoy sorprendido por cuantos visitáis una Alacena ramplona como la mía. De veras, gracias... Me ha agradado saber de ti, "Er Saetas". A ver si nos ponemos de acuerdo con una cervecita. Que se apunte "Moreno Zaidín". Pero tu reflexión es muy acertada. A todos nos gustaría tener nuestra devoción mariana coronada. Yo, desde hace 11 años, la tengo. Así que ni pido para nadie ni me lamento de la que lo consigue, ¡OJO!, pero no disimulo un cierto malestar por ello. Se ha devaluado todo esto, como bien recuerda Santi, el más fecundo de este blog y el que suele acertar casi siempre. Las migajas de la devoción y la caridad valen cuatro kilos de oro en forma de corona. Pues feo asunto ese. Y Fernando, en efecto, estoy contigo que con un paso de palio es fácil disfrutar. Pero con una "devoción" impuesta por la catetez y las arengas queda empañada. A mí, sinceramente, esas muestras devocionales me repulsan. Soy, como tú, más recogido.

Ah, querido hermano de la Alhambra: gracias. Es importante en un asunto como este tener la opinión de alguien que vivió aquella coronación.

Lo dicho, el debate está servido. Y generar opinión es bueno. Se llega casi siempre a un punto de partida positivo.

EL ESPERANZO dijo...

Davidico, tienes la puñetera costumbre de generar debate, de hacernos pensar y dialogar, incluso de fomentar la discusión con temas tan arriesgados como interesantes....Gracias, otra vez, porque entre tanta mediocridad y corrección política, tu blog es aire fresco.
Muchas veces te he comentado que no estoy de acuerdo con algunas de tus valientes opiniones y, en este caso.... tampoco.
Mira, hace tiempo yo era como tú. Un poco radical en mis planteamientos cofrades. Reaccionaba contra el cofrade de boquillas, contra las posturas cómodas, contra la falta de pureza y de verdadero sentido en las manifestaciones cofrades. Oye, y estaba siempre cabreao... Pero, mira, qué quieres que te diga... he cambiado. Supongo que como ya peino algunas canas y tengo chiquillos (varios) pues mi perspectiva ha cambiado bastante.Y ahora pienso que entre el blanco y el negro (también lo cofrade) siempre hay un gris y, qué carajo, que la vida son cuatro días y que tenemos que ser menos estrictos porque si no, no disfrutaríamos nunca de las cosas pequeñas, de las devociones sencillas y humildes (con 60 ó 70 nazarenos) y del valor cofrade de quien hace las cosas con la mejor voluntad posible y con el ánimo de crecer y no de quedarse en su casa viendo la champions.Como nos la cojamos siempre con el papel de fumar de la doctrina y las formas y.... nunca haríamos nada.
No sé si me explico....
Podemos hacer mil debates sobre si las coronaciones en Granada están o no justificadas, si tienen o no sentido pero.... Verás, David, Antoñín vio coronada a su Misericordia antes de morir.... Y eso, amigo mío, NO TIENE PRECIO.
Un grandísimo abrazo.

Alberto dijo...

Hola, yo también visito muy a menudo y tu blog y tengo que darte la razón sobre esta artículo.
Es verdad que el tema de las Coronaciones Canónicas se ha devaluado mucho.
Pero es que los cofrades queremos todo esto de las Coronaciones nada más que para decir: "La mía está coronada y la tuya no". Una pena, es cierto.

En Jaén, donde sólo está coronada la Virgen de la Capilla (con todos los honores y el peso de la historia detrás), quieres coronar a la Virgen de los Dolores de la Hdad. de El Abuelo, imagen olvidada por el público en general y por la misma Hermandad, pero claro, la cofradía de mayor devoción en la capital no puede tener a su imagen mariana sin coronar...
O también la Virgen de los Dolores, de la Hdad. del Santo Entierro, supuestamente la dolorosa de mayor devoción en la ciudad (con permiso de la "granadina" Amargura), que las pasan canutas (y perdón por la expresión) para conseguir costaleros para sacarla cada Viernes Santo.
Si consiguen dicha Coronación, yo personalmente dejaré de creer definitivamente en este galardón.

Am, y muchas gracias por hablar tan y tan bien de la banda de música de mi ciudad, que cada año disfruta (y lo sé de buena tinta) mucho tras la Virgen de la Victoria.
Un saludo desde Torredonjimeno.

Anónimo dijo...

Sí claro, sin duda la vida de la hermandad de Maria Santisima de las Angustias Coronada de la Alhambra es mas rica que la de Misericordia o la de la Aurora, por Dios lo que hay que leer...

Lo que ayer se hizo de una vez es justicia, justicia porque es una imagen que debería haber sido coronada hace muchos años. Y al que no le guste que coja papel y pluma y escriba a Roma que son los que mandan en todo este "tinglao".

Anónimo dijo...

Pues te equivocas, estimado forero. Desde el año 1981 (creo recordar, si no sería el 1982) las coronaciones canónicas no son (mayoritariamente) Pontificias (Patrona, Virgen de las Angustias; Copatrona, Virgen del Rosario) sino Diocesanas, con lo cual el escrito no tiene que ir a Roma, sino que se queda en la ciudad, con lo que se ahorra en sellos...

Que se manifieste un hecho totalmente constatado, la devaluación de este acto litúrgico, no quiere decir que se pongan palos a las ruedas para que no se coronen Imagenes Marianas.

Pero tampoco me valen los argumentos sentimentaloides que cita El Esperanzo, porque hay tantas cosas que no tienen precio... sin mediar coronación ni grandes actos.
Que empezamos a coronar cada 4 años a todas, luego imponemos rosas de oro a todas, reliquias... creo que es bueno este espacio para la visión crítica aunque en el fuero interno de cada uno tenga esas situaciones que no tienen precio o un anhelo íntimo de coronación a la Dolora de sus amores...

Un abrazo, Santi.

Anónimo dijo...

¿Coronacion de 2ª? (parte 2)
[...]
Confío en que no sea vd. de los que sistemáticamente se van a Sevilla en Jueves Santo a ver su Semana Santa, a salir debajo de un paso porque la devoción allí es más intensa al ser el azahar más tempranero, o simplemente para en un inusitado afán altruista, levantar el país con la adquisición de 40 litros de diésel, repartidos en los 500 km de trayecto. Creo que al menos un año pudo usted comprobar de primera mano que una recogida de la hermandad de la Aurora no se circunscribe a los "aurora guapas" , y creo que además que comentó lo grata que le fue la experiencia. Puede ser que tras esa experiencia, la vida le haya llevado por otros caminos y le hayan alejado del día a día de una hermandad que sin duda ha ido a más y que se ha enfrentando a problemas muy grandes con relativa solvencia. Puede ser también que llevado por un sentimiento estoicista haya optado en estos años por la ortodoxia en vez de por el disfrute de una ocasión como esta, y de sus largas vísperas. No lo sé.

Suscribo punto por punto la reflexión de Esperanzo, y a Dios gracias me encuentro en su mismo punto de "relativización" de lo cofrade. Quizás porque comparto aproximadamente las mismas hojas del calendario que él, y en este mundo cofrade he aprendido que a fin de cuentas, estamos todos en el mismo barco y que ansío que el paso que delante tenga me "catequice" de la cabeza a los pies con esa chicotá medida, con esa marcha que se hizo para esa esquina en la que veo a María, con esa abuelita llorando que me remueve por dentro, de la misma manera que me sacudía cuando empecé (benditos años) a ver pasos en la calle con ojos de niño. Y de igual manera el cuerpo me pide lamentarme sinceramente si un gloria o una crestería se cae tras una levantá, pensando "¡que p * * * *da!" y no "que mal prioste", porque si somos cristianos y un poquito hermanos (muchas veces, sólo "primos"), tenemos que interiorizar la Sagrada Empatía que el Divino Maestro nos enseño: "Amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a tí mismo"

Siento estar divagando, pero no me dotó Dios del verbo que vd. posee y que sinceramente admiro, así que iré concluyendo.

Señor Rodríguez, cualquiera que cuestione la importancia de lo que en Granada pasó el fin de semana y lo que supuso para la Iglesia en general, para la devoción y el culto a la Santísima Virgen (en general, y no pongo advocación ni apellido), y para la ciudad, sencillamente prefiere ponerse una venda en los ojos a abrirlos y tomar perspectiva. No fue una simple salida extraordinaria, una jugada ensayada o un caramelo para cangrejeros, fue una demostración de arropo con pocos precedentes cercanos, que deseo, bien lo sabe Dios, para María Santísima de la Amargura también.

Quedamos pues en que ha sido una coronación de segunda división, (y que la champions nos queda lejos por desgracia, enterrada en la noche de los tiempos pretéritos)donde parafraseando a Fernando Egea, juega también el Granada.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estimado anónimo:

La última vez que pisé Sevilla fue en 1999. Fueron muchos los años y muchas las jornadas que viví allí, y desde 2000, y por espacio de 12 años seguidos, ni una sola que falto a mi Granada. No critico a quien lo haga, aunque todos sabemos que el Jueves Santo es el que menos cofrades tiene en las aceras la ciudad nuestra. Me parece un ejercicio interesante acudir a otras partes y observar cómo y de qué manera se hacen las cosas. En el viaje, como señalaba Gericault, por ejemplo, está el aprendizaje. Y los que viajaron entre 1965 y 1980 tuvieron bendita culpa de muchos cambios a mejor en la estética cofrade granadina, luego no seré yo quien estigmatice jamás la diáspora cofrade granadina a otras tierras, solo que llegado un punto, yo preferí permanecer en Granada y ver mis hermandades.

Dicho esto, no puedo compartir con usted las aseveraciones acerca de la trascendencia devocional que supuso el pasado fin de semana al pueblo creyente de nuestra ciudad. La religiosidad popular tiene un peligrosísimo lenguaje que puede llegar a confundir el verdadero sentido de la veneración con tintes de un folclorismo que se recree únicamente en lo cultural. Le guste o no, las coronaciones canónicas en estos lares, y señalo a toda la región andaluza, ha terminado por caer en los brazos de la iconodulia, en una exagerada latría que no responde en nada al verdadero sentido conmocional de la figura de María.

Hace unos años pude escuchar a Monseñor Giovanni Lanzafame pronunciándose en una homilía en estos términos. El emérito de Catania se preguntaba sobre el pensamiento de la Virgen en algunas actitudes estéticas de los cofrades.

Hoy día conseguimos explotar una bis con calado popular y amparamos en ella nuestra devoción. Cada vez que se repite sin cese alguno el grito popular de los albaicineros, me resulta impuesto. Nunca entenderé que en una reunión de amigos, vaya del brazo de mi pareja diciéndoles, uno a uno, que la mía es guapa. Esperaré en todo caso que se acerce alguno a decirme que he tenido suerte. Algo parecido le vengo yo a exponer.

Sobre las coronaciones, no nos engañemos. Hemos descafeinado nuestra fe. Cada vez es más difícil que los cofrades acudamos a lo que verdaderamente importa: la misa. Sale a la calle un palio, un coro de arengadores y una parafernalia estudiadamente preparada para la fascinación de algunos, y confundimos fe, tirón devocional y méritos para lograr una Coronación, con auténtica veneración mariana.

Me he resistido siempre a pensar que tienen razón los muchos que piensan que la única que verdaderamente lleva el timón de los devotos en Granada, es la Virgen de las Angustias. Pero lloré de emoción a las seis de la mañana del domingo 26 de septiembre de 2010, cuando la Señora de Granada demostró que no ne necesita a nadie que le coree para dejar bien claro su gobierno de amor.

Lo mejor, es que lo demuestra cada día de cada mes de cada año de sus 450 que lleva en la otrora ermita, ahora Basílica.

Y las veces que me he acercado a San José en estos últimos meses, no lo he visto. No lo he visto cuando he subido a San Miguel y no lo veré porque donde haya un coro pegando voces y arengas y una marcha, estarán los devotos que amparan el derecho a llamarse Reina. Y eso no es ni lógico ni por supuesto, es lo que verdaderamente deberíamos tener en cuenta.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Parte II:

Estoy pensando ya en la Amargura. Tendrá quizás los mismos méritos que sus predecesoras, pero hace años, a petición de su hermandad publiqué en El Campanario una datación y filiación artística que la relacionaba con 1715. Le atribuí esa fecha y puede que no vaya desencaminado. A lo mejor, hablamos de 300 años cumpliendo en el instante de recibir el oro de una corona.

Lo que estoy seguro, es que coronaremos una dolorosa con un empaque artístico difícil de igualar y en un palio que cobije las pretensiones culturales más cuidadas de la ciudad. Eso seguro.

Y tal vez con el mismo número de devotos. Pero no rayarán en lo exagerado. Sólo les pido que la obra social, sea como Dios manda.

Yo ya he dicho que no soy partidario de coronar con tanta ligereza. Que pondría cada siete años en una misma ciudad esta. Que revisaba la verdadera devoción. Que cuidaba la calidad de las Imágenes a coronar. Que tendría muy claro que ese día, los cofrades de Granada estamos bajo la mirada atenta de muchos llegados desde otras ciudades.

Y me alegro sobremanera por los hermanos de la Aurora. Pero no puedo dejar de pensar que las coronaciones canónicas, han de ser otra cosa. No hay más intento de crítica en mis palabras y por supuesto, no pretendo deslucir lo que para muchos, seguro, fue una jornada inolvidable.

Gracias por todo.

Anónimo dijo...

SE ve que por la extension de la 1ª parte no ha entrado. lo parto en dos. disculpe.

parte 1.1:

"Estimado David

Comparar hoy día cualquier coronación canónica con la de, por ejemplo, la Virgen de las Angustias es hablar por no quedarse callado. A nadie se le escapa que hoy día no hay devoción comparable a la citada y que si nos remitimos a los logros y aquilatada devoción de la Patrona, en efecto, no coronaríamos a ninguna imagen mariana en la ciudad. Hasta aquí de acuerdo.

Busco también el acuerdo de su parte en que la Iglesia Católica en Granada no pasa por sus mejores momentos. Ni en devociones a las imágenes, ni en vocaciones sacerdotales ni en la simple asistencia a las eucaristías dominicales. Entiendo que la iglesia haya reducido los requisitos para la solicitud de la coronación católica y entiendo también que en este punto se haya flexibilizado supuesto que no es momento de poner las cosas difíciles a los que conformamos las nóminas de hermanos y que, en muchos aspectos, estamos sosteniendo a la iglesia con nuestro compromiso, nuestra colaboración y con el mantenimiento de esta rica tradición; mejorable todo en cualquier caso. De cualquier forma, ¿de verdad debía perderse Granada lo que ha vivido este fin de semana porque en una ciudad como Granada se nos acabaron las oportunidades de coronar a una Virgen con miles de devotos y colas en los cultos? ¿No debió tampoco el Príncipe de Asturias haberse casado con una plebeya? (dsiculpeme el giro humorístico, quizás no demasiado acertado)

Muchas veces no se trata tanto de hacer reflexiones en torno a un hecho general como el que aquí se expone, sino de lo oportuno del momento de exponerlo y este preciso momento se me antoja, definitivamente, inoportuno. No lo hubiera sido tampoco en 2000 o 2007, pero al parecer ha tenido que ser este año del Señor de 2011 el momento preciso de la iluminación por su parte.

Según la ley científica no se puede hacer una ley o una teoría con una única muestra. Parece a simple vista un poco intencionado el hecho de tomar como muestra a las "niñas de los piercings" para demostrar que la devoción a la Santísima Virgen es artificial o antinatural. O el hecho de haber ido a una misa en la que había tres gatos ... esa misa se haría porque la iglesia estaba abierta, si estuviera cerrada, no habría misa. Esa iglesia esta abierta y lo va a seguir estando cuando se acabe de arreglar, por lo que ya sabemos, y como nos entendemos, no seguiré por ahí. Porque además hacer ostentación de lo que una hermandad se gasta en según que conceptos (incluída caridad) me parece caer de cabeza en el primer pecado capital y muy feo. Tan sólo decirle que el Ordinario de Granada tiene pleno conocimiento y bendijo los logros de la hermandad en este campo.

Sacar a colación que la hermandad puso en la calle 60 nazarenos (aunque tengo entendido que este año iban 85 y 20 y tantos diputados) teniendo 180 camareras (gusten más o gusten menos), es parcializar igualmente la información con intención. Y todo esto me lleva apuntar en la dirección del hilo conductor de su exposición, en cuanto a lo que la hermandad de la Aurora en concreto se refiere.

Anónimo dijo...

parte 1.2

Un "handicap" al que esta hermandad se ha enfrentado desde hace años, como si de un yugo o cruz perenne se tratara, es al prejuicio más sistemático y si me apura más injusto. No solicito para la misma en esta ocasión que se acepte o se comprenda todo por el hecho de coronar a la imagen titular, sino compartir el gozo común que supone una celebración católica y ciudadana de primer nivel, y así la tildo, porque despues del día 7 y 8 de mayo, se me antojaría inexacto o más bien injusto tildarla de otra manera.

Me quedo con voces autorizadas de esta Semana Santa en torno al asunto que nos ocupa: Escuchar del pregonero de la Coronación, repetir, desde el conocimiento del injusto y ancestral prejuicio del que hablo "La hermandad de la Aurora merece el respeto de todas y cada una de las hermandades", conociendo ya él de primera mano del esfuerzo y del tesón de esta hermandad. Escuchar del magnífico pregonero de la Semana Santa de este año en una entrevista en TG7, y siendo fiel a su fino y certero humor que, "Con la Hermandad de la Aurora pasa como con el Granada CF, que aunque seamos del Real Madrid o el Barcelona, al final todos somos del Granada CF" o ver al "cofrade integral" (para mí, un ejemplo a seguir) Cecilio Cabello, en su bulla, disfrutando grandemente de Ella todo el camino y compartiendo con los hermanos sus sensaciones y su cariño.

(sigue en parte 2, ya publicada)

Anónimo dijo...

Sobre la oportunidad del tema tengo la certeza que el autor del blog, desde al menos el 2004, ha debatido sobre la misma, a colación de comentar la publicación indicada más arriba. Por tanto, son -al menos- 7 años tratando este tema con argumentos más o menos en la misma línea.

Está claro que "Roma locuta est, causa finita est". Si el Sr. Arzobispo ha dado su visto bueno al proceso, obra caritativa, etc. y ha coronado a la Dolorosa no somos quién para enmendarle la plana a este sucesor de los Apóstoles... pero sí para hacer un análisis crítico de lo que vivimos, que no es más ni menos que una "sevillanización" de esta piadosa costumbre que la ha "devaluado"... y que sustenta "devociones por un día", es decir, que para "arreglar" la caida devocional y asistencia a Misa (a según qué Parroquias) coronar cada X años no soluciona nada, más cuando ciertas actividades y comportamientos de los cofrades alejan más que acercan a la Iglesia...

Y efectivamente, los años te hacen ser más reflexivo, más comprensivo... y vivir más lo tuyo, lo nuestro... y cuando se corone Amargura pues allí estaremos, se disfrutará del momento pero con la misma idea.

Santi.

Anónimo dijo...

Colgué la primera parte del mensaje ¿Coronacion de 2ª? (parte 2)y ¿se ha borrado?. creo que el servidor del blog estaba mal; confío que se debiera a eso. luego lo volveré a subir si no le importa.

Anónimo dijo...

Una coronación de 2ª (parte 1.1)

Estimado David: Comparar hoy día cualquier coronación canónica con la de, por ejemplo, la Virgen de las Angustias es hablar por no quedarse callado. A nadie se le escapa que hoy día no hay devoción comparable a la citada y que si nos remitimos a los logros y aquilatada devoción de la Patrona, en efecto, no coronaríamos a ninguna imagen mariana en la ciudad. Hasta aquí de acuerdo.

Busco también el acuerdo de su parte en que la Iglesia Católica en Granada no pasa por sus mejores momentos. Ni en devociones a las imágenes, ni en vocaciones sacerdotales ni en la simple asistencia a las eucaristías dominicales. Entiendo que la iglesia haya reducido los requisitos para la solicitud de la coronación católica y entiendo también que en este punto se haya flexibilizado supuesto que no es momento de poner las cosas difíciles a los que conformamos las nóminas de hermanos y que, en muchos aspectos, estamos sosteniendo a la iglesia con nuestro compromiso, nuestra colaboración y con el mantenimiento de esta rica tradición; mejorable todo en cualquier caso. De cualquier forma, ¿de verdad debía perderse Granada lo que ha vivido este fin de semana porque en una ciudad como Granada se nos acabaron las oportunidades de coronar a una Virgen con miles de devotos y colas en los cultos? ¿No debió tampoco el Príncipe de Asturias haberse casado con una plebeya? (dsiculpeme el giro humorístico, quizás no demasiado acertado)

Muchas veces no se trata tanto de hacer reflexiones en torno a un hecho general como el que aquí se expone, sino de lo oportuno del momento de exponerlo y este preciso momento se me antoja, definitivamente, inoportuno. No lo hubiera sido tampoco en 2000 o 2007, pero al parecer ha tenido que ser este año del Señor de 2011 el momento preciso de la iluminación por su parte.

Según la ley científica no se puede hacer una ley o una teoría con una única muestra. Parece a simple vista un poco intencionado el hecho de tomar como muestra a las "niñas de los piercings" para demostrar que la devoción a la Santísima Virgen es artificial o antinatural. O el hecho de haber ido a una misa en la que había tres gatos ... esa misa se haría porque la iglesia estaba abierta, si estuviera cerrada, no habría misa. Esa iglesia esta abierta y lo va a seguir estando cuando se acabe de arreglar, por lo que ya sabemos, y como nos entendemos, no seguiré por ahí. Porque además hacer ostentación de lo que una hermandad se gasta en según que conceptos (incluída caridad) me parece caer de cabeza en el primer pecado capital y muy feo. Tan sólo decirle que el Ordinario de Granada tiene pleno conocimiento y bendijo los logros de la hermandad en este campo.

Anónimo dijo...

¿Una coronación de 2ª? (parte 1.2)

Sacar a colación que la hermandad puso en la calle 60 nazarenos (aunque tengo entendido que este año iban 85 y 20 y tantos diputados) teniendo 180 camareras (gusten más o gusten menos), es parcializar igualmente la información con intención. Y todo esto me lleva apuntar en la dirección del hilo conductor de su exposición, en cuanto a lo que la hermandad de la Aurora en concreto se refiere.

Un "handicap" al que esta hermandad se ha enfrentado desde hace años, como si de un yugo o cruz perenne se tratara, es al prejuicio más sistemático y si me apura más injusto. No solicito para la misma en esta ocasión que se acepte o se comprenda todo por el hecho de coronar a la imagen titular, sino compartir el gozo común que supone una celebración católica y ciudadana de primer nivel, y así la tildo, porque despues del día 7 y 8 de mayo, se me antojaría inexacto o más bien injusto tildarla de otra manera.

Me quedo con voces autorizadas de esta Semana Santa en torno al asunto que nos ocupa: Escuchar del pregonero de la Coronación, repetir, desde el conocimiento del injusto y ancestral prejuicio del que hablo "La hermandad de la Aurora merece el respeto de todas y cada una de las hermandades", conociendo ya él de primera mano del esfuerzo y del tesón de esta hermandad. Escuchar del magnífico pregonero de la Semana Santa de este año en una entrevista en TG7, y siendo fiel a su fino y certero humor que, "Con la Hermandad de la Aurora pasa como con el Granada CF, que aunque seamos del Real Madrid o el Barcelona, al final todos somos del Granada CF" o ver al "cofrade integral" (para mí, un ejemplo a seguir) Cecilio Cabello, en su bulla, disfrutando grandemente de Ella todo el camino y compartiendo con los hermanos sus sensaciones y su cariño.

Confío en que no sea vd. de los que sistemáticamente se van a Sevilla en Jueves Santo a ver su Semana Santa, a salir debajo de un paso porque la devoción allí es más intensa al ser el azahar más tempranero, o simplemente para en un inusitado afán altruísta, levantar el país con la adquisición de 40 litros de diésel, repartidos en los 500 km de trayecto. Creo que al menos un año pudo usted comprobar de primera mano que una recogida de la hermandad de la Aurora no se circunscribe a los "aurora guapas" , y creo que además que comentó lo grata que le fue la experiencia. Puede ser que tras esa experiencia, la vida le haya llevado por otros caminos y le hayan alejado del día a día de una hermandad que sin duda ha ido a más y que se ha enfrentando a problemas muy grandes con relativa solvencia. Puede ser también que llevado por un sentimiento estoicista haya optado en estos años por la ortodoxia en vez de por el disfrute de una ocasión como esta, y de sus largas vísperas. No lo sé.

Anónimo dijo...

¿Una coronación de 2ª? (parte 2 y última)
Suscribo punto por punto la reflexión de Esperanzo, y a Dios gracias me encuentro en su mismo punto de "relativización" de lo cofrade. Quizás porque comparto aproximadamente las mismas hojas del calendario que él, y en este mundo cofrade he aprendido que a fin de cuentas, estamos todos en el mismo barco y que ansío que el paso que delante tenga me "catequice" de la cabeza a los pies con esa chicotá medida, con esa marcha que se hizo para esa esquina en la que veo a María, con esa abuelita llorando que me remueve por dentro, de la misma manera que me sacudía cuando empecé (benditos años) a ver pasos en la calle con ojos de niño. Y de igual manera el cuerpo me pide lamentarme sinceramente si un gloria o una crestería se cae tras una levantá, pensando "¡que p * * * *da!" y no "que mal prioste", porque si somos cristianos y un poquito hermanos (muchas veces, sólo "primos"), tenemos que interiorizar la Sagrada Empatía que el Divino Maestro nos enseño: "Amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a tí mismo"

Siento estar divagando, pero no me dotó Dios del verbo que vd. posee y que sinceramente admiro, así que iré concluyendo.

Señor Rodríguez, cualquiera que cuestione la importancia de lo que en Granada pasó el fin de semana y lo que supuso para la Iglesia en general, para la devoción y el culto a la Santísima Virgen (en general, y no pongo advocación ni apellido), y para la ciudad, sencillamente prefiere ponerse una venda en los ojos a abrirlos y tomar perspectiva. No fue una simple salida extraordinaria, una jugada ensayada o un caramelo para cangrejeros, fue una demostración de arropo con pocos precedentes cercanos, que deseo, bien lo sabe Dios, para María Santísima de la Amargura también.

Quedamos pues en que ha sido una coronación de segunda división, (y que la champions nos queda lejos por desgracia, enterrada en la noche de los tiempos pretéritos)donde parafraseando a Fernando Egea, juega también el Granada."
Gracias por publicar todo seguido; de otra forma carece de sentido la exposición.