Visitas

martes, 3 de mayo de 2011

Cadenas

No soy yo dado a las cadenas que suelen mandarte por correo electrónico; suelen aprovecharse de lo poco que cuesta darle a reenviar, y por supuesto, en ese hondo pozo del español donde la superstición sigue tan presente como cuando la denunciaba Goya. El caso es que jamás me ha dado por enviar una sola cadena de esas que si presionas después F 7 seguido de cuatro toques livianos de la letra Ç de tu teclado, te sale en la pantalla el nombre del que te quiere, o si envías la foto del dios Kakapum, el mismo Dalai Lama te bendice desde el Tíbet con una fortaleza espiritual tan grande que si lo hubiera sabido el Presidente de Argentina, no estaría (como así me han hecho saber cuatrocientos desocupados que me mandaron la misma cadena) en la ruina.

Pero esta cadena sí me ha funcionado... Se ha cumplido con exactitud... Me decía que enviara la foto de Zapatero a los conocidos que yo deseara adjuntando a la imagen este texto: Zapatero te ama. ¡Iba a descubrir qué piensan de mí y conocer íntimamente a las personas a las que se las hubiere enviado!

Y en efecto. Hoy mismo llevo ya recibidas las respuestas de 40 amigos. Los primeros han revelado sin pudor lo que piensan sobre mí: SE HAN CISCADO EN MIS DIFUNTOS. Los 23 restantes con su contestación, como me predijo la cadena, han terminado por serme más conocidos personalmente: ya sé que tienen un lenguaje soez, puesto que en ninguna de las respuestas se ha obviado algún recuerdo para mi madre, y por supuesto, no han dejado de comentar no sé qué cuestión de un cuerno roto o astillado de mi padre.

Al fin, sé que la opinión ha estado muy dividida... No todos han pensado de manera idéntica. Esa división de opiniones me ha hecho recapacitar. El correo acerca de Zapatero ha levantado desiguales sentimientos, más o menos, mitad por mitad: la mitad me ha deseado que reviente, y la otra mitad que explote. En lo que sí han coincidido todos es en que si sucede cualquiera de ambas opciones (reventar o explotar) lo haga en compañía de Zapatero.

¡Qué! ¿Te convences de que funcionan las cadenas?

2 comentarios:

Lemar dijo...

Hermano, yo no he recibido dicho, mensaje, no se si se ha olvidado usted de mí, o es que no quería recibir mi improperios, espero que lo segundo,porque la cosa iba a ser gorda, si recibo dicho mensaje, vamos.
Ale un abrazo.

Jesús Ortiz dijo...

Yo tampoco lo he recibido. Menos mal