Visitas

viernes, 15 de abril de 2011

Soñando


Me propuse clarificar, aportar y sumar de alguna manera en los más de cuarenta días que ha tenido esta Alacena de cuaresma (porque le vino antes de tiempo, gracias a unos innombrables de una tierra cuyos hijos, no son todos de fiar) sobre las cosas que tanto nos llegan, importan y significan a los de aquí, a los que entráis y hacéis posible este espacio abierto de mis ideas y las vuestras, y estoy contento. Porque nos hemos tirado 57 días hablando en clave cofrade, con 47 entradas específicamente de nuestros asuntos, y con un titánico esfuerzo de documentación y un asesoramiento que agradeceré siempre y que ha tenido al Reverendo Padre don Valeriano Miguel Plaza Expósito en la causa.

¿De qué no habremos tratado y a cuántos lápices no le habremos sacado la punta de las mejoras? Una carrera con el tiempo y los tiempos para hablar de insignias, colocación de enseres, orden histórico y litúrgico del mismo, el cómo y el cómo no de los acólitos, de la figura costalera, para dignificar el género del pregón, para ensalzar y buscar la manera de potenciar al nazareno, datos concretos de nuestros cortejos, actualidad, espectaculares propuestas de arte efímero, la calidad de nuestras imaginería, la importancia de la innovación o las figuras preeminentes del diseño en Granada.

Hemos tratado las publicaciones, la puesta y el decoro de nuestras Cofradías, la liturgia y la fe como centro sin el que no puede moverse nada de esto y hemos colado trozos y fragmentos de pregones y se los hemos brindado a las hijas de nuestros hermanos. Que era de ley. Y hasta hemos tenido tiempo para generar opinión, suscitar el debate y contrastar opiniones o confrontar pareceres. Con la inestimable ayuda de Salva Fenoll, Juan Morillas, Santi Delgado, Curro Gámez, Manuel Dorador, Miguel Alcalá, Pepe Juncal, Carlos Medina o Santi Delgado… Y muy buenos anónimos y otros que han entrado a su casa por vez primera y espero que se queden.

Hemos disfrutado de una cuaresma compleja, abigarrada y plena de actos y para mí, al menos para mí, de fe. Y hemos procurado en todo caso, que 2011 sea mejor que lo fue 2010 pero siempre, porque será peor que 2012. Y le hemos llamado en nuestros acentos, de tú, a Dios y a María. Casi nada.

Hemos visitado a veces en número de 700 diariamente esta Alacena. Y me embarga pensar que alguna de esas visitas, se ha hecho desde la intelectualidad y la posición preeminente del que sabe qué decir y por qué. No sé si hemos cumplido los objetivos primordiales que una bitácora con voluntad de servicio público habría de tener, pero en ello se ha ido nuestro resuello y nuestros ánimos. Si alguien no quedó contento, he de disculparme yo. Si a alguien le sirvió tanto texto y tanta ilustración, el objetivo se ha cumplido con creces.

Y al fin, esta Alacena, de morado riguroso de cuaresma y de empeños cofrades durante casi dos meses, mira atrás y se alegra porque somos más, queremos ser mejores y no perderemos jamás esos sueños, esas ganas y esos anhelos.

Y yo os doy las gracias porque cuando abrí los postigos de la Alacena, no pensaría que cupiéramos tantos; tan diversos, tan heterogéneos, pero con tanta pasión sin freno por algo que llevamos tatuado en lo más adentro de cada uno y que ha servido, en definitiva, para unirnos hasta en la disparidad de cirterios…

A dos días, a sólo dos días, todo ha merecido, y más que merecido, la pena. Hasta entonces, mucho todavía en el tintero, y sin embargo nos quedamos sin días para hacerlo realidad. Un placer siempre, regresar al abrazo de amistad de mis hermanos, posiblemente de los pocos que me queden, Paco y Juan. Ha merecido la pena, tantas horas de lidia con una cera y un jarro nuevo de lata de pez rubia. Sois, al día, motivos para no mandar todo y tanto al garete.

Hubiera querido traeros la riqueza que atesora el Palmar de Troya. Me sigue pareciendo extraño que esta pseudo Iglesia tenga el patrimonio que para sí quisieran tantas hermandades andaluzas. Y de muestra, tres impresionantes fotos, de mantos, pero especialmente, de esa custodia gigante que les traigo ahora.

Y hoy es Viernes de Dolores. Por lo que no puedo dejar de acordarme de ti, que me llevaste tantas veces por los mundos de mi infancia a la fiesta de aquel día. Y porque siempre será la jornada en la que mi cabeza empezaba a construir un universo mágico donde siempre tuviste tú cabida. A quién le pese, no puedo decir más: no me ocupa hoy día nada más que EL QUE DIO LA VIDA POR NOSOTROS. Y yo, seguiré besándote el pie, Señor de San Agustín.

6 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Querido amigo y hermano:
No siento en nada decirte que esta Alacena ni es tuya ni es lo que era, al menos para mí. Al descubrirla por primera vez se me antojó un sitio interesante donde poder adquirir conocimientos nuevos, conocer de tus pareceres e inquietudes, saber de tus sentimientos, dichas y desdichas y un largo etcétera propio de quien la rige y dirige. Pero con el paso del tiempo y tras visitarla cotidianamente, como cotidianamente se come y se respira, siento que esta Alacena se ha convertido en algo más que un blog. Creo, y permítanme los lectores y el autor la osadía, que aquellos que asiduamente pasamos por aquí hemos convertido esta Alacena en parte nuestra, que ya no es solo de su autor. La hemos visto crecer día a día y que por tanto el aprecio y afecto con el que destilamos nuestra lectura nos hace, en parte, dueños de la misma. Como las grandes obras maestras de los grandes maestros un día se les escapan de entre las manos para convertirse en patrimonio de la humanidad. Este blog, y así lo siento y me reitero en ello, ha traspasado las fronteras de esa obra maestra que ya se expone públicamente para el deleite de todos y por tanto ya es de todos. Incluso es más que una obra digna de ser custodiada, publicitada y expuesta. Además se ha convertido en el nexo de unión de muchos que sin conocernos tenemos como eje principal a la figura de DON DAVID RODRIGUEZ JIMENEZ-MURIEL (con todas sus mayúsculas) y nos da la oportunidad de compartir opiniones, unas veces dispares y las más totalmente pares. Si a todo esto le añadimos el especial sentido cofrade que le das por estas fechas cuaresmales, todavía mas si cabe se aúnan las inquietudes todos aquellos que te seguimos y nos seguimos unos a otros a través de tu Alacena. Nuestra Alacena. Para mí, que vivo a gran distancia del centro neurálgico de donde se gesta cada entrada y de donde se fotografía con tu magistral palabra cada una de las mismas, siento que me acerca a tu entorno y a tu gente que en cierto modo y en gran medida también se ha convertido en mi entorno y en mi gente. Sabes que mi hermandad, la de toda la vida, no tiene casa de hermandad y siempre me he lamentado por ello. Este lugar viene a suplir en cierto modo esa carestía. Podríamos decir sin lugar a dudas, que La Alacena de las Ideas ha pasado a ser la casa común de muchos de nosotros. Dicho lo cual, simple y borbollonadamente gracias.

Lemar dijo...

Pues eso es hermano esto se acaba, y ha pasado volando cada año, más rapido, y no le da a uno tiempo de hacer todo lo que anteriormente a la cuaresma había uno planeado.
Pero esperemos vivir muchas más, y que detrás de una venga otra, muchas gracias por todos y cada uno de los momentos que hemos compartido y gracias por todo.
Lo que si te puedo asegurar, que yo también cada viernes de Dolores, le seguiré besando el pie; y le doy gracias a que o a quien, no lo se, pero este viernes de Dolores me acerco hacia El, sin tenerlo premeditado, y espero que sea así los años sucesivos.
Un abrazo hermano y fuerte y parriba que esto ya está aquí.

Anónimo dijo...

Usted pequeñajo lo que no entiendo es como puede ir de historiador del arte y contar las miliquinientas historias de nuestras imagenes, lo cual es genial. Lo que no entiendo es como puede chuparle tanto el culo a la gente como alvaro abril y poner fotos del triunfo cuando todos sabemos que es una talla mala y una policromia mas que deficitaria y que denota ya la muerte de la gloriosa escuela granadina, y mas cuando usted esta todo el rato criticando imagenes mucho mejores que poca verguenza

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Otro cobarde que ni se entera de qué va esta entrada y por qué sale en ella la Virgen del Triunfo.

Sus problemas con Álvaro Abril ha de resoverlos, anónimo cobarde, con él. Ya me estoy haciendo la radiografía completa de usted: un comparsa, un clá, un lamepelotas (literal y figurado) de algún vestidor enemigo de Álvaro. Pero la lástima es que yo tengo por amigo también a Paco Garví y no pierdo la ocasión de alabar sus proezas, que son muchas. Lo digo por si las moscas.

Sobre mi crítica a Imágenes mucho mejores es como si yo digo ahora de usted que debe retractarse por algo que no ha dicho. Amigo mío (porque conocernos nos conocemos, pero su cobardía es supina, claro) ha de demostrar donde ha estado mi crítica, y en todo caso, hacia quién, al tiempo que deberá enmendarme la plana alguien con más capacidad cultural y, cuando menos, con el aval académico y universitario que tengo yo, sino, gavinas de cochero y rabietas de maricona... Así de claro.

Y al fin, aprenda usted como ha de dirigirse en público. Tengo los arrestos más grandes que los suyos como para publicar este comentario y encima, contestarle de largo. Es una pena la cantidad de cobardes, rabiosos, que aprovechan lo más mínimo para ensuciar el nombre de quién con 21 años, está haciendo logros que usted no hará en su vida.

Pero también le digo: sepa por qué el Viernes de Dolores salió esta foto publicada. Tal vez el jueves, tres amigos, tres hermanos, dedicamos un día entero a alguna labor que tuvo próxima a dicha Imagen. Señáleme dónde critico sin razón y sin argumentos cientifistas alguna obra sacra y dónde ensalzo a Triunfo y dedíquese a (si tiene empeños de arte) mejorar y progresar con las velocidades y ritmos de Álvaro Abril.

¡Cobarde!

Derechatras dijo...

Compadre,que comentaristas mas buenos tiene usted.Buenos y valientes o mejor dicho buena,porque hay que ser un poco maricon,para primero insultar por su estatura(mejor no le diga a esa,porque no ha crecido usted,vallamos a que se los quiera coger)y luego desprestigiando su carrera estudiantil,no somos nadie...

Anónimo dijo...

¡Coño!

¡Uno que se ha dado cuenta que Miguel Zúñiga no es Alonso Cano!
Deberían hablar con el Rector para que le den el Doctorado Honoris Causa.
Pues menos mal que no se ha enterado que el Señor tiene tres policromías del mismo autor y no lo ha clavado... aunque está mejor que con el look "motrileño".

Otro tema: Sr. Pequeñajo no es insulto; le trata de usted. Si fuera pequeñajo de los cojon...s pues hombre, otro gallo cantaría.

Ya fuera de coñas, a ver qué imagenes mejores contemporáneas se refiere y con qué devoción diaria, por saber... pero me da que das en el clavo que es más por la obra de Alvarito que por otra cosa...

Hay gente pa' tó...

Santi.