Visitas

domingo, 10 de abril de 2011

Hace falta más imaginación en el arte cofrade


Hace mucho tiempo que dijimos que el arte relacionado con la producción cofrade estaba adocenado, era servil, repetitivo, nada fresco, nada original, nada innovador. Hace mucho tiempo que denunciamos que de la imaginería al bordado y de la orfebrería a la talla, las artes plásticas al servicio de pasos, enseres y hasta Imágenes Bendecidas, actuaban como meras fotocopiadoras sin fuelle para hacer algo que no fuera un bucle reiterativo y huero. Y la verdad, casi en ninguna ocasión nos ha cuajado una aportación nueva, que en efecto estuviese a la altura y nos destrozara los lenguajes mínimamente coherentes que entiende todo el mundo. Y las pruebas no hacen más que asegurarnos que las innovaciones no son precisamente la respuesta, como el crucificado de la Parroquia del Sagrado Corazón de Torrevieja, bendecido no ha mucho y que ilustra el inicio de esta entrada.

Juan de Ávalos es un renovador, un escultor sin necesidad de presentación, un autor llamado a hacer cosas grandes que además, como creyente, pudo haber llevado a cabo proyectos novedosos, frescos y distintos, que estoy convencido, de haberse materializado y sostenido, nos habrían dado un nuevo sentido de la estética procesional. O a lo mejor los cofrades huyen de las renovaciones y por supuesto, de la más mínima noción de intelectualidad cofrade. No me extraña, al punto de ver las críticas totalmente erradas sobre la producción imaginera de Antonio Barbero Gor, y por supuesto, los aplausos que sin embargo lanzan a obras mediocres sino malas que en las últimas tres décadas ha colado la escuela sevillana en nuestra ciudad. Arriba tienen un proyecto intelectual, nuevo, renovador y por encima de todo, actual: la Soledad que proyecta para Málaga Juan de Ávalo en 1975… Abajo, dos fotografías que nos dicen de qué manera pretendió encumbrar el concepto de la Soledad en el contexto de un paso procesional. Juzguen ustedes:


Al fin, les traigo un curioso simpecado que bordado por el prestigioso Francisco Carrera Iglesias, pertenece a la Hermandad Castrense del Rocío. El diseño no es curioso, es cuando menos impactante. está claro que innova, y de qué manera. En la foto de abajo, tienen ustedes el resultado. Como en el caso del paso del Nazareno de Carmona, del palio de los Ángeles de la Hermandad de los Negritos de Sevilla (a pesar de sus décadas de antigüedad) y en todo lo que se salga de la órbita de lo clásico, más que mascado y por supuesto, visto hasta la saciedad, no va a gustar.

Me espero de todo desde hoy mismo con el nuevo traje de la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Despojado de Granada. No sólo es innovador, distinto y original… Es muy grande y alejado de lo mismo de siempre… Ya me contarán.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El Simpecado de la Hermandad del Rocío Castrense de Tablada no es obra de Sucesores de Caro, sino de Francisco Carrera Iglesias. Por lo demás enhorabuena por el artículo, muy interesante.

Anónimo dijo...

David,

Pues con lo recogido en Webs de información cofrade es "rompedor" con su antigua línea, pero vamos, no veo yo criticable nada...

Un abrazo, y aprovecha parea describirlo (inspiración, estilo, etc). Santi.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Muchas gracias por corregir el lapsus sobre la autoría del simpecado. Queda rectificado.

Santi, me voy de mudá y demás avíos... A ver si la descripción la podemos hacer en directo, que ando de tiempo como de cortijos...

Jesús Ortiz dijo...

Fantástico artículo. El paso que expones es increíble, de una plasticidad única. Te invito a una segunda parte con más diseños curiosos e innovadores

David R.Jiménez-Muriel dijo...

A ver si saco el tiempo... Que se me acumulan ideas y se me acaba la cuaresma. Le parezco a Enrique Pastor, concejal de juventud y tiempo libre: ¡qué follón!

Jesús Ortiz dijo...

Según describes, entonces estás en tu salsa. Así que disfrútalo...