Visitas

sábado, 9 de abril de 2011

Crisis cofrade (menos en Málaga)


Los nuevos encargos y la conservación del patrimonio ya existente terminan por definir no ya sólo una estética que sin lugar a dudas arroja verdadera conmoción espiritual y factores de arrobamiento entre los espectadores, sino que se convierten en auténticos motores económicos de nuestra sociedad y en generadores de puestos de trabajo (miles, ojo, miles) y en definitiva, grandes soportes de oficios ancestrales en vías de extinción de no ser por los obradores cofrades. Las críticas dirigidas a la irrefrenable cuantía económica destinada al capítulo de estrenos de nuestras hermandades deberían ser tamizadas bajo la perspectiva del dinamismo turístico y de la formación de empleo y creación de puestos de trabajo. Pero a nadie se le escapa que vivimos una época difícil y este año, los grandes proyectos cofrades quedarán en los cajones y archivos de las secretarías a la espera de años de mayor bonanza. O en casi todos los sitios, a tenor de lo que el bueno de Jorge Moreno González, prioste eterno de Favores y costalero de la Hermandad de San Agustín, nos hace llegar. Y como él ha titulado, hago yo también… ¿Crisis? Sí, pero no en Málaga. Mi enhorabuena a una sociedad cofrade tan próspera como la malagueña, capaz de haber creado una de los contenedores culturales y patrimoniales más grandes, innovadores y ricos de España.
1.- Diadema de Nuestra Señora de los Dolores de la Expiración.

2.- Toca de sobremanto de la Virgen del Dulce Nombre.

3.-Manto procesional de la Virgen de Lágrimas y Favores.

4.- Trono procesional de la Puente Cedrón.

5.- Restauración y acabado del Manto de Dolores de San Pedro.

6.- Manto de la Virgen de la Soledad de Mena.


Por cierto, hoy pregona su Semana Santa, Antonio Banderas... Es cofrade contrastado, tiene oficio y tablas de escenificación, se siente casi inigualablemente malagueño y para colmo, se sabe de sus mecenazgos patrimoniales y la repercusión social que su pregón va a tener, por encima de la calidad de este o que se adecue al gusto de la ortodoxia pregonero-cofrade. Si a eso suman que en Málaga está ahora mismo el techo de calidad del bordado cultista en el Mundo (con referencias tales como Salvador Oliver, Juan Rosén o Joaquín Salcedo), el nivel de algunos de sus diseñadores (que para mí encabeza Eloy Téllez) o la prosperidad de sus hermandades, el resultado es una mezcla de envidia sana y de orgullo por unos ciudadanos que han alcanzado lo que hoy (mínimamente) les traigo. Enhorabuena, Málaga de los cofrades.

1 comentario:

Eloy Tellez dijo...

Gracias por tu referencia. Unabrazo