Visitas

viernes, 11 de febrero de 2011

Preliminares 2011 (7º día)


Sesión para los de Pastrana con un coro que en puesta en escena se lleva de calle el aplauso general. “La madrugá”, grillos coristas que tienen que defender nada menos que el 1er Premio del año pasado. Muy buena presentación de las de “contar tipos e intenciones” con un primer tango piropesco para Cádiz y un segundo que si bien no es original, sí como es defendido. El asunto taurino para cuestionar a Cataluña o a los que allí opinan negativamente sobre los andaluces. La duquesa de Alba y los atletas (dopados) se llevan el protagonismo en unos cuplés quizás de lo más flojo de un repertorio más que bueno. El popurrí simplemente es para recuperarlo, porque musicalmente hablando va a retar de tú a tú al más pintado de los coristas.

Los achuchaos” ya lo avisaban en el mismísimo nombre. La chirigota, corta, achuchada, con un tipo que creíamos que iba a dar juego: perritos falderos en una oficina detrás del jefe. El primer pasodoble sin sentido. No termino de ver tanta pena en una chirigota; un padre sospecha que su hija podría estar siendo maltratada. El segundo falto de letra, para los políticos. Todo un clásico los cuplés: la suegra sin ambages, y un amigo bebedor que mejoran la actuación, con un estribillo pegadizo que les hace remontar. En el popurrí, algunas cuartetas levantan al Falla que los despide generosamente.

Gran comparsa la de Chiclana. El año pasado avisaron, y vienen este con mejor repertorio. Tipo que este año ha tenido sus adeptos: como Juan Carlos, son reyes del infierno “Los soberanos”. La presentación muy buena, donde regalan una música muy trabajada. El primer pasodoble para el hombre, que encarna el verdadero mal del mundo. Y el segundo trágico en exceso, muy en la línea denunciada por Juan Carlos y su chirigota de ayer. Cuplés enchampelados que creo, no habíamos escuchado todavía. La ley antitabaco de por medio y un comedido esfuerzo por divertir pese al grupo al que se adscriben. El estribillo es muy cadencioso, muy de liróforo. Y en el popurrí, las últimas cuartetas, donde destaco la de: “al fuego, fuego”… terminan por hacerme creer que esta comparsa puede no sólo repetir el puesto del pasado año, sino tener una aceptación más que positiva de la afición.

Cuarteto. No. Trío. Ya me he perdido. Literal y semánticamente; mucha suerte a “”El regreso del Carli”. Ojo, que lo he escuchado ¿eh?. Mucha corona de por medio y no le pillo el chiste al juego de palabras con las cadenas de supermercados. Definitivamente, esta modalidad no me engancha, aunque la respete.

Y la agrupación esperada. La chirigota del Canijo de Carmona. 23:01 de la noche y llega “Ricas y maduras”; ¡y quién se iba a imaginar que hablábamos de frutas! Originalidad, una puesta en escena de espectáculo y una presentación llena de dobles sentidos, palabras que se dicen y no y mucha sátira y guasa mientras van contando una a una las frutas que componen la chirigota. En efecto, como dicen, “no ponernos peros”. El que sí que es la pera es el Canijo. Yo no soy partidario de pasodobles acomparsados, aunque reconozca la contundencia y estructura de la letra, un canto a favor de la homosexualidad. El final me parece ridículo, una muestra más de la diferencia entre genios (Aragón verbi gatria) que saben decir lo mismo sin esa manera tan soez con la que ha terminado. Al término, el Canijo le dedica unas palabras a María la Yerbabuena. Crítica exacerbada y sin duda intencionadamente demagogo para las máquinas de guerra, en concreto incidiendo en el espectáculo aéreo que acoge la Playa de la Victoria con la Patrulla Águila. Isabel Pantoja a escena en el primer cuplé divertido de verdad jugando con rimas que lanzan dardos a la coplera. Estribillo, (ojito, ¿eh?) pegadizo y que lo van a cantar hasta en Nueva York. Y en el estilo de repetir las últimas sílabas de los versos, cuplé para mujeres más que dignas de ver que salen por la tele como Pilar Rubio. Terminan diciéndole fea a la alcaldesa y aplaudidos a condición por el Falla. Sin duda, el Canijo, lleva el peso (en todos los sentidos) de la chirigota y defiende el tipo. Manolito Santander, “La niña de mis ojos”, Los carapapa, la música de “Los Santos”. Cuarteta de escándalo. Recurren como siempre al físico del Canijo. Hay que ser muy bueno para sacar tanto partido al tema de la fruta, como en la cuarteta del interior del frigorífico. Pero el final catastrófico… Ya lo dijo el “cabesa”: . Muy buena chirigota, pero sin sentido el carácter rabioso y combativo (señores, esto es una chirigota, no el Ejército Zapatista de Liberación Nacional) de los pasodobles. Llegará como siempre, a los últimos pases.

23:43 y se retoma el concurso: Comparsa barbateña “·El buscador”. Seamos benevolentes; presentación poco afinada. Los pasodobles necesitan obligatoriamente que alguien les aconseje que canten sin distinción de voces. Los contraltos desafinan, mientras en conjunto queda todo armonizado. El primer pasodoble para un niño saharaui. Segundo pasodoble para una mujer maltratada que no es otra que la tierra de Barbate. Muy bien escrito, sí señor. Cuplé primero para un hombre en la calle buscando disfraz para el grupo; la mujer le dice que busque trabajo. Segundo para un buscador de internet que termina satíricamente. Estribillo aceptable, mucho mejor cantado. Al tiempo del popurrí, sorprendidos porque de repente cantan por derecho; rítmica la cuarteta de “hoy será”… Se arregla la actuación en esta última parte.

Gaditanos por el mundo” arranca como un cuarteto; presentación que cuenta el tipo: chirigoteros gaditanos nostálgicos con recoda piropeando a la Tacita. Pasodoble para la participación de la mujer en el carnaval, y para la que no es piconera, que es una gaditana de bandera. Bien, pasable. El segundo muy bien entendido: los españoles orgullosos de serlo cuando la Selección ganó la final del Mundial. Visita a Venecia en el primer cuplé con un pésimo resultado humorístico. El estribillo hay que trabajarlo un poco. Segundo de los cuplés, en el que un marido descubre una infidelidad. Falta la traza humorístico. Comienzo del popurrí por Sabina; varios lugares del mundo sirven para sus esfuerzos cómicos. Pero poco resultado China, Inglaterra o Italia (aunque les agradezca el uso de la música de “Atunes en el Paraíso” de Ruibal). Fin recalcando la condición emigrante gaditana para buscarse la vida, aunque con el sueño de volver para “quedarse hasta que muera”.

Transición lentísima para escuchar la penúltima actuación, la de los comparsistas “El sevillano”. Todo claro ya: el tren que iba desde Andalucía a Cataluña y se llenaba de andaluces emigrantes en busca de trabajo. Muy buenas voces y una presentación donde el emigrante a punto de subirse al tren va despidiéndose de la Tacita. Currada la idea, letra y la música. Me gustan mucho los tenores en los pasodobles; primero para el nacido en la Calle Botica, otro emigrante en Madrid: José Luís Figuereo, “El barrio”. Pasodoble de altura. Empiezo a atarme el babero con estos comparsistas. Y lo uso en el segundo pasodoble, dedicado a la figura de aquellos padres de otros tiempos que trabajaron a destajo con hambre y épocas más difíciles que las de esta crisis. ¡Soberbio! Música de cuplés animada y muy rítmica. Primero para dudas existenciales… Paranoias bien construidas y poco bromistas. Segundo para las siglas que pueblan nuestra sociedad. No te hacen reír, pero sí casan muy bien. Estribillo genial, genial y genial. Y el popurrí mejor cantando, más conseguidas las letras y sin abandonar ese toque reivindicativo pero con mucha agilidad musical y fluidez. Yo los llevaba lejos en este concurso… ¡Y tanto!

Tras la pista” cierra el concurso; chirigota que se arranca por “Los duros antiguos” encarnando unos detectives. Floja de letra en la presentación que alude al tipo. Pasodoble que es un calvario de penas: todas las dificultades que supone sacar una chirigota aunque les recompense. Hay una voz en medio, que no termino de casar. Voluntariosos son encarnándose en el tipo. Y otra vez estoy rumiando el segundo pasodoble de “Los antesdeayesterdey”… Un mendigo que lo tuvo todo y le faltó el cariño de los suyos. Desde luego, las chirigotas hasta ahora son más tristes que Álex Ubago con diarrea en el entierro de su canario .Cuplé para Belén Esteban; al parecer la gracia está en que su marido le ha puesto los cuernos. El estribillo creo que está sacado de una antología de Lope de Vega. Segundo para lo mal que está la cosa. Algo más acertado, pero no creo que se cante en el banco de la Alameda. Y remate del tomate, a las 01:30 tras un popurrí más corto que las mangas de un chaleco que empezaba con una canción de M-Clan. Lo mejor la cuarteta del "pintor de brocha gorda". La del "restaurante chino me deja perplejo.

Pues otro día más fotografías de Diario de Cádiz.

No hay comentarios: