Visitas

martes, 8 de febrero de 2011

Preliminares 2011 (4º día)

Me llegaba la voz de casa, de siempre, como un abrazo mágico que salía de Juan Manzorro y me supe entonces de nuevo en la tradición, en el mes de febrero. Porque el Carnaval se vive por estos lares con el sueño de la radio. Y llegué a la tercera agrupación, que las dos primeras me las robó un Aniversario. Ea, las cosas… De primeras, la comparsa femenina de Sevilla “La niña”, una actuación de menos a más que empezó nada bien y se fue asentando en cada parte de la actuación desde el segundo pasodoble, el que nos trajo a Falla al Falla. Cuplés correctos que tenían entre medias un precioso estribillo que abrió boca a un popurrí trabajado, dinámico y con una letra bien hecha. Pues un paso importante para la participación de la mujer en este concurso.

¡Qué cuesta cogerle el punto al acento y a las formas de estos cántabros, pero qué segundo cuplé de antología! “La saga de los Martínez con un tipo arriesgado, hablan del flamenco, hacen alusión a la procedencia natal de la alcaldesa y agradecen el trato recibido el año pasado (este, los despide a gritos de “chirigota” y con el patio de butacas en pie). Popurrí con alusión a “Boludos” de Luís Rivero (2010). A Teófila le dicen: “la tita”. Y con mucho trabajo en la asimilación gaditana de términos, espacios y costumbres. Simpática la chirigota de Santoña y con el mérito de traer el pellizco de lo carnavalesco desde una tierra tan distinta. Si María la Hierbabuena les coreó, con lo poco que se prodiga, yo también lo hago.

Y el pellizco que desde la mañana te tenía preso, el obsesionado deseo de que llegara, siendo las 23:09, la comparsa. La COMPARSA, y ya está. Lo siento. Cantando desde la mañana una antología de letras inmortales, silbando por las esquinas la música infinita y bendiciendo el momento de tener “la sangre azul”. Y a las 23:09 de esa noche única, con un tipo espectacular, que ya presagiaba Ana Candón desde las tablas del Falla, con un teatro que esperaba, porque el día los esperaba a ellos, “LOS PRÍNCIPES”, de Juan Carlos Aragón Becerra. Y la foto de arriba, para una comparsa incomprendida que hubiera firmado hasta el más pintado, los artistas de 2009, año maldito para el autor (y para muchos más).

Empezaban “Los príncipes”; la presentación tiene la carga indudable de contradicción, de rabia, de sobranza, de definición perfecta de un tipo que rompe y rasga al más pintado. Primer pasodoble que no sé si está dedicado a su prole o nos lo podemos aplicar todos. Pues sí, por más que le disparen a la sien, Juan Carlos canta la provocación y la rebeldía, la definida perfección de una letra bien gestada. El segundo pasodoble de estos dioses del infierno, estos príncipes oscuros, recuerda el lío del año pasado con la chirigota del Taca. Increíble asunción de la letra; cuplé a la no presencia en el final. Preguntaba cuál es el sitio de su grupo. ¡Juan Carlos, pisha, el alma de todo el que le gusta el Carnaval! El segundo cuplé me deja listo; cambio de registro, de tono. En los foros un tal Yona con 14 años quiere ser comparsista y es absolutamente prolífico en estos medios. Y dicen los dirigidos por Juan Fernández que es el presidente del jurado Miguel Villanueva. El estribillo me recuerda al de “Los condenaos”. Como siempre, el autor trae un popurrí que hay que ir deglutiendo poco a poco, cargado de esa poesía verdadera y sentida que conforme oyes vas descubriendo. Este año hay variedad de voces, cuartetas con cambios rítmicos muy notorios, partes a capela con otras que contrastan con años anteriores, trabajos guturales que sí que mantienen el espíritu de Araka la Kana y en definitiva, una mejora en las voces sin las filigranas que con “Las noches de bohemia” se hicieron protagonistas… En esta comparsa Juan Carlos se ha retratado, se ha vestido de demonio porque se lo han dicho muchas veces y viene a denunciar a tantos, que el que no se dé por aludido, es porque puede ser un auténtico tonto. Porque Aragón como dice, “trabaja en el taller de las palabras”. No deja indiferente y hay que ir escuchándolo en los siguientes pases para que nos caiga una de esas letras suyas (que la primera ya la hago mía, ojo) demoledoras.

Chirigota flojita. Revestidos de trabajadores de IKEA (bueno, de IKAI), “Los que se hacen el sueco” tienen una presentación discreta. El Falla se ha vaciado, y aguantan el tipo bien. El estribillo es divertido, soez el primer cuplé dedicado a la vista de la Reina al vestuario de la Selección Española en semifinales del pasado mundial; persisten estos chirigoteros en los pasodobles asilvestrados estos que no me convencen. El popurrí empieza con la música de la película Cabaret de Bob Fosse. Conforme pasaban cuartetas, se gustaron ellos mismos. Y se notó una corriente de inspiración que mejoró el asunto. Suerte les deseo, pero no auguro nada interesante.

Comparsa de Ripoll “Esto me suena” (vuelve a salir después de 15 años sin cantar) La presentación, fuerte, con voces claras y precisas. Pasodoble a Cádiz, con sus nostalgias propias y los deseos que recupere su esplendor. Engancha, y da paso a unas voces muy afinadas que crecen en el segundo pasodoble. Me gusta la música (mejoría a mi juicio y gusto, sobre el año pasado) y hay que reconocer un letra muy intimista y, a pesar de su componente “penoso”, bonita. Niños robados sin que de ellos sepan sus madres, sus abuelas. Cuplés y estribillo sin la fuerza expresiva de los pasodobles y atino en el popurrí, al menos musicalmente hablando.

Se estrenaban “Los tirabuzones (con pares y nones), carteros que con un ambiente mortecino agarran el toro por los cuernos y cantan sin muchos paladeos pero con trabajo en la apuesta. La letra del segundo pasodoble, absolutamente crítico, es propio, como suelo sostener, de comparsa. El concurso puesto en cuestión y no lo veo en una chirigota, lo siento. El tema de la ley anti tabaco en el primer cuplé y un estribillo borde de solemnidad. Cómo no, España en el Mundial de fútbol en el segundo cuplé, sin pena ni gloria. Pero parece que este es el día de grupos que mejoran en el popurrí. Hace tiempo, las agrupaciones le temían a escribir ocho minutos con sentido. Estos, han mejorado, progresando de más a menos. Cuarteta repasando letras y músicas del año pasado y el anterior: “Los enteraos” y “Los que no se enteran” de Selu, y “Los parapapá” del Tijeritas y “Las noches de bohemia” de Juan Carlos. Bien, aceptable. Y por Dios, me perdonen los Gitanos del Puerto, que por hoy, la cosa ha estado bien.

Fotografías del Diario de Cádiz

1 comentario:

Francisco Abuín - Christi Passio dijo...

Hermano, la comparsa jerezana de Ripoll, cantó el año pasado.. buscalos.. Los Bulería... por lo demás, buena crónica, como siempre... y auqnue ya canto de Juancarlos los dos pasodobles, la presentación y pedacitos del popurrí, sigo diciendo que le falta algo a la comparsa, y ya se lo que es....