Visitas

jueves, 27 de enero de 2011

Y nada más que la verdad


El 28 de noviembre de 1936 los socialistas escogen Paracuellos del Jarama (Madrid) como una tumba colectiva de afines a la ideología conservadora en España. Murieron 4,250 nacionales, entre ellos, el genial escritor y humorista Pedro Muñoz Seca, autor entre otras obras de "La venganza de don Mendo".

El 29 de octubre de 1936 los republicanos fusilan en Aravaca (Madrid), al escritor de la Generación del 98 Ramiro de Maeztu. Sus últimas palabras fueron: “Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero ¡Para que vuestros hijos sean mejores que vosotros!”

José Ortega y Gasset identificó a los republicanos de izquierdas con "la violencia, la arbitrariedad partidista y el radicalismo", teniendo que exiliarse ante las amenazas que recibía de los republicanos que le destituyeron de su cátedra universitaria. Que nadie olvide que tan ilustre filósofo fue un contumaz defensor de la República. Hacia 1933, pronuncia, refiriéndose al gobierno republicano, su famosa frase: “No. No era esto”.

Pío Baroja, que precisamente no era sospechoso de conservador ni afín al Ejército Nacional, escribió: “La gente de la República española forma un equipo de aficionados torpes. No pasan de ahí”, y “En España el político rojo es de una estupidez que asombra”.

Miguel de Unamuno, quien jugándose la vida se había posicionado contra el franquismo en la persona de Millán Astray, escribió: “La República no era la que soñábamos; no era la del desdichado Frente Popular y la sumisión al más desatinado marxismo y al más necio pseudolaicismo…” y “Tan salvajes son los hunos como los hotros” En ese momento, fue destituido como rector vitalicio de la Universidad de Salamanca por Manuel Azaña, presidente de la República.

El médico, humanista y escritor don Gregorio Marañón, quien había ayudado al advenimiento de la República, huyó de Madrid aterrado ante las matanzas que hacían los republicanos, denunciando de palabra y por escrito a los sucesivos gobiernos del Frente Popular.

La primera mujer que fue alcaldesa en España, Petra Montoro Romero y sus hermanas Natalia y Marta, fueron fusiladas por los republicanos el 29 de noviembre de 1936 en Sorihuela del Guadalimar (Jaén).

El 7 de noviembre de 1938 la aviación republicana bombardeó Cabra (Córdoba) sin que existiera allí objetivo militar alguno, matando a 107 personas causando más de 200 heridos. En Guernica, los alemanes aliados de Franco habían bombardeado el 26 de abril de 1937 provocando 120 muertos. ¿Por qué no hubo una pintura por parte de Picasso como la que se dedicó a la población vasca? Con esto, se desarma los intereses de la Memoria Histórica que pretende equiparar unos muertos con otros. Los republicanos jamás lo hicieron cuando estuvieron en el Gobierno. ¿No suena a rédito electoral en el siglo XXI? Pues he aquí la prueba.

Rodríguez Zapatero escribió en 2002 el prólogo del libro “De nuevo socialismo” del que sería su ministro Jordi Sevilla. En el mismo, dice: "En política no sirve la lógica...Entonces todo es posible y aceptable dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas." Nada más que decir.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad..... En una guerra lo primero que muere es la verdad.

ZP solo es ejemplo del mal ejemplo. Y el hecho de que en mi empresa solo se les suba el sueldo a aquellos que tienen representación sindical, que no es mi caso ni el de tantos otros, me reafirma en mi condición de izquierdas basándome en que mis jefes llevan 3 años sin subirme el sueldo y ellos llevan tres años viviendo de puta madre pasando sus comilonas como gastos de empresa y que por tanto si no existiese una oposición racional de izquierdas existiría una derecha bastante irracional, y viceversa por supuesto.

¿La verdad sabes cuál es? La única verdad que existe es que no existe una única verdad.

Perdona que no me identifique pero no me gustaría ser identificado por uno de mis jefes. Saludos de parte de peshitta.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Conocidísimo anónimo... Es triste lo que cuentas pero premonitorio eso de que la radicalización de una parte de la ideología patria conlleva la radicalización inmediata de la contraria. Llevamos muchos años los conservadores pagando por la ideología conservadora radical, y no es nuestra culpa. Por eso cada vez más se oirán voces que asusten. Una revancha encubierta.

Un abrazo.