Visitas

lunes, 27 de diciembre de 2010

Nacida para Reina


Hace algo más de una semana recibí en mi casa (me sigue ruborizando el detalle) la última apuesta literaria de Fermín Urbiola, que recuerda el cincuentenario del matrimonio entre el Rey belga y una española. El libro, de la editorial Espasa, si seduce y subyuga es por la profunda labor de investigación, contrastación de fuentes y argumentos históricos que lo ponen de relieve. “Nacida para reina” es algo más que la biografía de la que sigue siendo figura trascendental de la corona belga. Porque recuerda la labor en la sombra de una mujer paradójica, por cuanto respondía al patrón de la fémina de alcurnia de la época, con unos sólidos ideales y unas férreas creencias, al tiempo que demuestra el lado más personal de alguien que supo vivir la actualidad. Fabiola de Mora, Su Majestad Fabiola, tiene mucho que decir en el panorama social de la nación que es tan suya como España.

Propone Fermín Urbiola un viaje retrospectivo desde el palacete de la Calle Zurbano al de Leaken. Desde un hogar aúlico donde viven los Mora y Aragón hasta que la II República los destina al exilio, a la labor actual de una “Reina Madre” que, para el autor (y creo que es la definición más reflexiva de todas) constituye la encarnación de la unidad de un Estado proclive a los separatismos. No en balde y desde hace unos años, Fabiola es objeto de amenazas de muerte que desafía con unas curiosas apariciones públicas.

En 2008 Urbiola paría su primer libro, “La sonrisa que cautivó a España”, obra que será próximo destino de lectura, toda vez que la narración concisa, dinámica y argumentada del libro que nos ocupa me haya descubierto una suerte de autor literario personal y plausible. Este primer libro es una semblanza de la Reina Sofía. Quizás ha llegado el momento de poner en valor las labores mucho menos reconocidas de consortes como doña Sofía y Fabiola, cada una en su contexto, en su época y en el marco que las rodeó. Porque si la figura sin discusiones de don Juan Carlos pasará a la historia como el Jefe de Estado contemporáneo de mejor predicamento y uno de los más rotundos monarcas de la larga tradición hispana, y por supuesto Balduino rescató al país propio de problemáticas sociales insalvables sin su labor, las regias esposas de ambos hacen bueno el presupuesto que “tras un gran hombre…” Y quizás desempeñando una labor mucho más trascendental de lo que creemos.

En España, Fabiola es una compatriota que como Eugenia de Montijo, alcanzaría un privilegiado lugar. En mis patrias chicas, ellas en la provincia de Granada, Fabiola y Balduino son unos ciudadanos más que escogieron la candidez y climatología propicia del pueblo de Motril, ligado a Bélgica por sus reyes. Y la lectura de “Nacida para Reina. Fabiola, una española en la corte de los belgas” revela una personalidad arrolladora y una labor de arbitraje político y social que ha de ser valorado con vehemencia, algo que Fermín Urbiola consigue en 260 páginas.

En estos tiempos de perversión histórica, obras como estas ayudan a crear un perfil clarividente y exacto de la realidad belga y española de estos últimos cincuenta años. Además es un homenaje sincero. Un trabajo que compagina entrevistas a aristócratas y a la sencillez del personal de servicio. Un documento gráfico testimonial y válido como pocos (33 ilustrativas fotografías lo acompañan) y una obra que llena un vacío; me atrevería a decir que el necesario reconocimiento desde España a una reina española que nunca estuvo distante de su país, aunque desempeñara todos sus propios en el que la acogió como soberana.

En estos diez días escasos la lectura me ha atrapado. Sigo agradecido por el gesto del autor que me ha hecho llegar la obra. No procuro devolver el favor de manera servil, porque lo que les traigo en esta entrada no es más que la verdadera opinión acerca de un libro, que para todo amante de la realidad histórica (no digamos de la condición monárquica), se me hace necesario. Me resta las más cálidas felicitaciones a su autor, y el deseo de encontrar otra redacción próxima. Por el momento, “La sonrisa que cautivó a España” será mi próxima adquisición.

No hay comentarios: