Visitas

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Inmaculada Concepción

Si hay una aportación netamente española a la Iglesia Católica, es sin duda la de la devoción a la Inmaculada, entendiendo que María se convertía en una figura sobredimensionada sobre el resto, que despierta el miedo de los padres de la Iglesia, una jerarquía que no tolerará que pueda llegar a equipararse el amor de Jesús al de su Madre. Sin embargo, aunque teológicamente no les falte razón, lo cierto es que en España, y no digamos en el Sur, la idolatría y la adoración a la Virgen, no es ni herético ni concurre en error, sino un día a día que de prohibirse, daría lugar a una nueva religión, un catolicismo a lo andaluz que no iba a favorecer a la Santa Madre Iglesia.

Este año se cumplen los 250 que hace que la advocación Inmaculada, se convirtiera en Patrona de España. Para muchos, siento comunicarles que ni Guadalupe ni Pilar lo son. Y si hay una ciudad que tiene que decir en esto, es Granada. Fue un granadino y en la ciudad de Granada, donde por vez primera se dice que la Virgen fue preservada de pecado y por tanto, concebida sin mancha. Se puede datar hacia el año 384 (1470 años antes de que esto se convierta en Dogma y se apruebe por parte de Roma) y son algunos de sus sermones que nos han llegado y de los que habló y tuvo en cuenta San Agustín o San Ildefonso.

Granada sigue en su cuenta personal concepcionista, y funda la primera hermandad dedicada a esta devoción y advocación (en 1491; las que se fundaron antes, como una zamorana, hace siglos que no existen, mientras que esta sí), al tiempo que levanta el primer templo del mundo dedicado a la Inmaculada (Iglesia de nueva construcción, dedicación de anteriores ya erigidas y a las que se les cambiara el nombre, también quedan). El primer monumento del mundo dedicado a la Inmaculada (1618) también es granadino, y por falta de fuentes (aunque con mucha celebración en los libros de la época que así la consideraron) hay que considerar que la Primera procesión del mundo con una Inmaculada, se celebró en la Granada de 1640. Muchos, demasiados hitos.

Para colmo, según grabados de época que parece que no nos dejan muchas salidas para el error, cuando entre 1760 y 1761 se refrenda el patronato de España de la Virgen Inmaculada, este recae en concreto sobre la talla barroca que conserva el Monasterio de la Concepción de Granada, donde reside la Hermandad homónima más antigua del Mundo. Esto sí hay que ponerlo en entredicho, pero después de lo afirmado, sobra lo demás.

Granada, junto a Sevilla, son las ciudades más concepcionistas del mundo. Sin duda. Son las verdaderas culpables de que esta creencia hubiese calado y terminara siendo reconocida como verdad irrefutable y dogma de fe. Ambas tienen un privilegio que hoy rememoramos y más con una efemérides tan redonda y tan especial, el cuarto de milenio que hace, los 250 años que hace, que la Inmaculada Concepción es Patrona de España.

P.D. Todas las Inmaculadas que traigo, encabezadas por la más deliciosa y única del mundo, son obra del genio Alonso Cano

4 comentarios:

José Miguel Moreno Sabio dijo...

David, tus entradas me encantan porque derrochan a gritos sensibilidad artística. Enhorabuena.
¿Conoces la talla de la Inmaculada de Pedro de Mena que se custodia en la iglesia de Alhendín? Si es así, estarás de acuerdo conmigo en que también es bellísima, si no la conoces date una vueltecilla por la iglesia y quedarás gratamente sorprendido.
Un abrazo desde Cuenca.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Un enorme placer saber de ti, José Miguel;¡claro! ¡Y tanto que la conozco! Además, es una obra con una curiosidad especial: es justo la que hace en la mitad meridiana, perfecta y fija de su carrera artística. Acaba de irse a Málaga y está en la mitad de su vida.

La Inmaculada tiene un poema barroco que narra su llegada y cómo es conducida a hombros hasta Alhendín, muy curioso. Merece la pena.

Hay en las Inmaculadas de Mena un sabor especial, pero sin duda, laten mucho de su maestro el racionero. Yo al menos, si a Granada le desaparecieran todos sus tesoros artísticos, todos los bienes patrimoniales que posee y quedara tan solo la Inmaculada de la Sacristía catedralicia, habría que seguir anunciando la ciudad turísticamente, porque merecería la pena el viaje solo por verla.

¡O tan alta estima tengo de esta joyita de menos de medio metro!

Un gran abrazo desde Granada.

Anónimo dijo...

David,

Más que aportación netamente española, pues los padres orientales en los primeros siglos contribuyeron o, mejor dicho, comenzaron a articular desde un punto de vista teológico este Dogma, podemos decir que desde España es donde más enfásis se le puso a la tarea de que se definiera el Dogma por parte del Sucesor de Pedro.

Por ejemplo, San Gregorio de Elvira (2ª mitad s IV) es posterior a otros autores que escribieron sobre este tema.

Pero más que recelo por la cuestión de su Inmaculada Concepción, el recelo lo despierta la cuestión salvífica de Cristo en los Misterios de su Encarnación-Redención y cómo compaginarlo con la preservación de pecado en María.

También te has dejado en la pluma a uno, aunque valenciano de origen -hijo de fervorosos mozárabes-: San Pedro Pascual (mercedario, Obispo de Jaén y mártir en la Granada musulmana, decapitado 6 de diciembre del 1300) escribió numerosas obras sobre la fe. A este sabio doctor mercedario le cabe el honor de haber defendido públicamente en París y en su escrito "Vida de Lázaro", la Inmaculada Concepción de la Virgen María (de entre los teólogos de occidente, el que escribió de forma más próxima a la definición dogmática de Pio IX).
por cierto, este año irá en un relieve sustentado por dos ángeles en uno de los guardabrisas del paso de Ntro. Señor de la Resurrección.

Un abrazo, Santi.

PD: me gusta la vuelta a temas más generales en tu alacena...

David R.Jiménez-Muriel dijo...

¡Santi, qué gusto leerte, carajo!

Lo de los temas generales... Digamos que tras casi 600 entradas, la imaginación a veces no está de parte de uno.

Un gran abrazo.