Visitas

viernes, 10 de diciembre de 2010

INFORME PISA 2009

El Informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) que se realiza para 34 países de la OCDE nos vuelve a sacar los colores, dejándonos en el puesto 26 de 34. Si los números han mejorado respecto a 2006, el peor de los 4 años en los que se llevó a cabo, lo cierto es que situarnos dónde andamos, no deja de evidenciar que el sistema educativo español es susceptible de ser mejorado. Pero más que enfrascarme en datos estadísticos y en revelaciones propias de tan farragoso asunto, lo que sí me ha sorprendido es el tratamiento de la noticia, de esta misma noticia, según los medios de comunicación.

Si he criticado días atrás a Intereconomía por usar su espacio televisivo con una clara dirección ideológica, esto mismo ocurre en los servicios informativos de cadenas que (no voy a descubrir nada nuevo) pagan su tributo, parias del siglo XXI, al Gobierno socialista. El caso viene dado por cómo La Sexta y TVE dieron a conocer el domingo pasado la información sobre el Informe PISA a sus telespectadores.

Hace un tiempo que, siempre que puedo, suelo tragarme al día tres telediarios. Empiezo con el de La Sexta, y a las tres de la tarde, observo el de TVE. Primero porque de todos es sabido que la cadena de Pozuelo de Alarcón tiende de manera clara y evidente a mostrar su ideología propicia al Gobierno actual. Pero es que TVE no es sospechosa de atacar al mismo gabinete de Rodríguez Zapatero aunque los más crédulos, piensen que en efecto, es absolutamente independiente por ser un ente público. Dicho esto, las diferencias entre una y otra, tal y como ofrecieron el tratamiento a la misma noticia, fue esclarecedor. Mientras La Sexta hablaba de una magnífica mejora y rehusaba a dar dato alguno que diera a sus telespectadores una idea cercana a la realidad, TVE explicó de manera somera que a pesar de la mejora, nuestros escolares estaban en una situación evidentemente comprometida, respecto al resto de alumnos de otros países participantes. Antena 3 dio, con todo lujo de detalles, las calificaciones por regiones y los puntos flacos y más destacables del alumnado patrio. Me hicieron falta tres telediarios para saber qué de verdad encerraba el estudio de marras. O como conclusión, me sobraron dos.

Digo esto porque algunos buenos amigos han venido a decirme que hice bien en poner el punto en la i sobre Intereconomía y la manera de abordar la crisis de los controladores aéreos, pero que no echara en el olvido que esta técnica nada imparcial llevaban muchos años haciéndola la mayoría de las televisiones de este país, que es de dominio público, barren más hacia las posturas progresistas, en alguna que otra ocasión como en el caso de La Sexta, de manera flagrante. Y en efecto, he aquí que la cadena del dial 6, no pierde oportunidad para enmascarar lo que interesa (recuerdo cuestiones sobre paro, así, a bote pronto) y aplaudir lo que no merece tanto énfasis, de modo que el puyazo postrero a Intereconomía, hoy va con gallarda vara, a una televisión que se le ve demasiado el plumero, La Sexta.

1 comentario:

J. Carlos Medina dijo...

Amigo mío:
Siento decirte que no hay cadena imparcial, que no hay ninguna, absolutamente ninguna que de una forma u otra no haga de sus noticiarios y programas un claro sectarismo político.

A las cadenas más inteligentes se les nota poco, a las mas viscerales se les nota mas pero de una forma u otra lo que tengo claro es que somos presos del cuarto poder con la diferencia que en democracia somos los presos los que nos encarcelamos en una penitenciaría o en otra pero reos al fin y al cabo.

Eso sí, cuando criticamos, de vez en cuando, muy de vez en cuando, a los medios que nos son afines lo único que estamos haciendo es dándonos un permiso de fin de semana para volver a auto encarcelarnos al cabo de unas horas.
Creo que lo que deberíamos hacer es pernoctar cada noche en una cárcel distinta.