Visitas

viernes, 5 de noviembre de 2010

Hispania, la leyenda

La moda de la historia pervertida, ha llegado a las pantallas. A juzgar por los éxitos de audiencia de Antena 3, auguro mayores series con libertad plena para tergiversar las cosas. Fuimos testigos con La princesa de Éboli, donde el más grande de los reyes de la historia de España (que comparte honores con su padre el Emperador Carlos) por no pecar de presuntuoso y decir, que uno de los más grandes de todos los tiempos, el bueno de Felipe II, poco menos que quedaba a los pies de los caballos, mientras Anda de Mendoza, la princesa tuerta, que vendió a su país y conspiró contra España y la corona, era retratada con un dechado de virtudes que los que conocemos algo de historia y nos apasiona y la investigamos, seguimos sin que la camisa nos llegue al cuello.

Ahora Antena 3 viene a postular sobre la Hispania aún no romanizada, hace 2.160 años, o lo que es lo mismo, la lucha entre el pueblo celta de los lusitanos (actualmente el centro de Portugal y Extremadura) y los romanos. Pero antes de meternos en honduras, habría que precisar que cualquier ataque intencionado contra la cultura clásica de los hijos del Lazio merece palos. No podemos dejar de insistir que, durante al menos ochocientos años, la cultura más avanzada de toda la Tierra sin duda que fue la que patentiza y extiende Roma. Como no podemos dejar de negar que Occidente es lo que es gracias a Roma y al cristianismo, y si me apuran, buena parte de lo que es el cristianismo, se lo debe a Roma. Si a eso suman que jurídica, social, médica, legislativa, artística y agrícolamente España se ha basado en la cultura romana, o que el 70% de nuestra lengua se la debemos a Rómulo y Remo y sus descendientes, pintarnos a los lusitanos como un pueblo noble y pobrecito frente a la cruel Roma, es un dislate, una risotada de estúpido, un producto de orates sin parangón. Frente a los baños, las letras, la oratoria, los teatros, los acueductos o las calzadas, ponemos a pueblos prerromanos que estaban a años luz de la Roma senatorial.

De los muchos errores de la serie Hispania, el que primero me llamó la atención fue el de los nombres de los lusitanos según los guionistas: Paulo, Héctor, Helena, Darío… ¡No he visto mayor incompetencia en mi vida! Son nombres griegos, latinos, imposibles para un celta de la Lusitana que como sabemos, (los que pongo a continuación son certeros y existieron) se llamaban Alucio o Astolpas, en el caso de los hombres, o Canine y Amia para mujeres.

Es curioso como sitúan en Kolenda (la actual Calanda, en Aragón) la acción, cuando Viriato lo más cerca que pasa de allí es por la actual Talavera de la Reina. Sus luchas más logradas las alcanza en lo que es hoy la región andaluza, de modo que el asesor histórico, ha sido poco oído por los productores de la serie. Y muy raro el tratamiento que le dan a los muertos... ¿Quemados? La foto de arriba demuestra cómo enterraban los lusos o celtiberos.


Me pareció inaudito que en el primer capítulo hablaran de espadas damasquinadas, que no se conocerán en la Península hasta la llegada del mundo musulmán, unos 900 años después. Un error tan garrafal como el de los estribos de los caballos, que me dejaron igualmente perplejo. Los soldados de Roma no lo usaron jamás, puesto que llega a Europa sobre el siglo V, cuando estaba a punto de caer el Imperio en Occidente, por lo que esos estribos de la serie, se adelantan a su tiempo nada menos que 600 años. Otro fallo incomprensible.

Lo de la lengua, créanme, ya sí que es sorprendente. ¿Cómo hablaban la misma? ¿Cómo tomaban un prisionero galo los lusitanos y se entendían con él? Algo tan ilógico como los anuncios continuos de la serie en la propia cadena emisora, que nos repetían que íbamos a ser testigos de la “historia de un pueblo que se alzó contra un imperio”. Por Dios bendito, cualquiera con el bachillerato (me refiero al de verdad, sin LOGSE, ESO y demás patrañas) sabe que Roma no fue Imperio hasta el -27, es decir, 127 años después del periodo que narra la serie. El imperio lo constituye el inmortal Cayo Julio, halagado como César.

De esta suerte de tropelías históricas, quizás me quede con la de llamarse los lusitanos a sí mismos, hispanos, cuando nada más lejos de la realidad, ese término lo empleaban los romanos para referirse al territorio de la Península Ibérica que los fenicios así denominaron, y los griegos Iberia. Pero precisamente lo de Iberia nos sirve, pues los habitantes de la Península en estos tiempos, se denominaban iber a sí mismos. Y algunas ciudades como Granada nacieron de esta terminología (Ilber).

Más risa me vino a producir el enfado de Helena (la supuesta novia de Viriato, que en aquellos tiempos estaba ya casado) al ver cómo trataban al prisionero romano. La piedad no era algo muy propio de los lusitanos, que entre otras cosas, realizaban sacrificios humanos ; mandaba igualmente la tradición cortar la mano derecha del prisionero, y dedicársela al dios Caricocecus. Pero la serie, lo que pretende, está claro, es retratar a malos y a buenos. Y Roma, a pesar de la crueldad de alguno de sus pretores, siempre será la culta; lo siento, es así.

“Hispania, la leyenda” tiene muchos más fallos. Que ordeñen a las cabras, que era su animal sagrado reservado a Ares, o esa pésima recreación de los poblados (pocas ciudades) lusitanos, o celtiberos, para el caso. Pero eso sí, toda una colección de tres, cuatro desnudos, totales, parciales o insinuados, por capítulo hacen que la serie deje a Belén Esteban con menos audiencia que Iñaki Gabilondo retransmitiendo una final del carnaval de Inchaurrondo. No es difícil ver a Ana de Armas, Natalie Pozas o Manuela Vallés enseñando seno. Parece más bien un eterno concurso de “Miss túnica mojada lusitana” (pero en la edición del -150) Y eso es lo que está enganchando, no me quejo, qué narices. Pero que se narre una Hispania prerromana modélica, cuando las guerras, el clientelismo y el bandidaje celtibérico no deja de ser una realidad, al tiempo que Roma nos trajo la cultura, así, a grandes rasgos, para no entrar en más detalles, me apena; cuando termine, habrá que reconducir a los espectadores y decirles que todo parecido histórico con la realidad, es fantasía e ilusión.

P.D. Las fotos son:

1.- Una de las protagonistas

2.-Primera división romana de Hispania

3.-División romana de Hispania en tiempos de Viriato.

4.-Una tumba celtibera propia de los lusitanos.

5.-Espada lusitana.

6.-Una estela grabada en lengua celtibera.

7.-Mapa lingüístico de Hispania en tiempos de Viriato.

8.- El dios celta Caricocecus.

9.- Un detalle de la serie, generoso en desnudos.

10 comentarios:

Frayle dijo...

Bueno, miralo por el lado positivo: al menos si han acertado en que los iberos utilizaban las falcatas, sin damasquinados, pero las utilizaban.

Anónimo dijo...

Yo me quedo con lo que comentas, las chavalas... pero aquímiseñora, me dice que de Hispanias a los libros, que a ver otra serie... y donde manda patrón, no manda marinero. Eso sí, creo que se debe al concurso Miss Túnica Mojada que mencionas.

Un abrazo, Santi.

J. Carlos Medina dijo...

No he visto ningún capítulo todavía, pero que me acabas de enganchar a la serie. Más que nada por si veo al Cid con la espada laser del Jedi dándose de ostias con un moro camino de Marina D’or para pasar unas vacaciones, que visto lo visto no sería de extrañar.

Y ahora hablando solo un poco más en serio, creo que la ministra de incultura debería intervenir con una normativa en la que si una productora hace una serie o película de carácter histórico tendría que tener como mínimo la aprobación de los entendidos en la materia o por el contrario que en la cabecera de los créditos iniciales pusiese aquello de "todo parecido con la realidad es pura coincidencia", o mas concrétamente y por el caso que nos ocupa, deberían igualmente poner en la cabecera "va de España pero es un cuento chino". Sobre todo para no seguir emparedado entra las falsedades televisivas y la incompetencia de la LOGSE.

monaguillo dijo...

¿Cuando puñetas te vas a colocar de asesor histórico para este tipo de mierdas televisivas?. Falta haría amigo.

Dejando aparte lo buenísima que está Ana de Armas, la serie es un verdadero truño.

No entiendo por qué no han utilizado lso nombres que propones, con el juego que pueden dar en los diálogos: "Buenos días Alucio, ¿te lavaste anoche el --------?". 8 letras con 4 vocales distintas. jjajajaja

Eres una máquina. ¿Como una pena tan grande cabe en pañuelo tan chico?.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Santi, tiene que haber una legión de adolescentes supra hormonados enganchadísimos a la historia. Se están ganando los lusitanos más amigos gracias a Ana de Armas que lo que han tenido en 2.000 años.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Monaguillo de mis entretelas, uno hace años que adoptó la triste condición de no asesorarse ni a sí mismo. Si esto no le interesa a "nainde"; ahora, habla de precios de botellas de alcohol en un bachillerato de hoy día, o de lateral derecho del primer clasificado en la Liga Uzbeka, que seguro lo conoce hasta el currela más torpe. C'est la vie, hermano, c`est la vie...

EL ESPERANZO dijo...

Nada que ver con el águila roja donde un maestro de primaria se convierte en ninja protector de la hambrienta población de la Villa en los tiempos de Felipe II, quien, dicho sea de paso, parece ser que le puso los cuernos a "aquimiseñora" con una aristócrata francesa de la que brotaron en su día dos retoños; a saber, el propio ninja y el comisario de la Villa, que es más malo que un dolor y que no sabe que el ninja es su hermano y anda persiguiéndole pa darle martirio en una catacumbas donde practica su afición favorita: torturar a as criaturas. Ah, se me olvidaba, hay también una marquesa maciza que se baña en leche de burra.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Manuel, es que cuando vi el primero de los capítulos me dije que para chorradas campestres, ya estaba "La guerra de las galaxias"... Pero si la marquesa maciza se deja ver, tomo nota.

EL ESPERANZO dijo...

jejeje de todas maneras, pa lo que tú propones ya está el National Geographic y el Canal Historia, ambos muy garbosos jejejejje.

Anónimo dijo...

señores/as q es una serie. es normal q los actores usen estribos, mas q nada porq montar a caballo sin estribos es muy dificil y peligroso para gente no acostumbrada, si se fijan en cualquier serie usan estribos da igual la epoca.
lo de los nombres es cierto.
ahora vamos con el otro tema. lo de poner a roma de mala y a los lusitanos de buenos. es una historia vista desde el punto de vista hispano. ellos no saben de progreso solo saben de su vida y sus tierras y solo saben q los romanos vienen a un lugar q es suyo a dominarlos. es normal q intenten defender lo q es suyo, o ustedes se quedarian quietos si china ahora mismo nos invadiera?. yo desde luego no. tampoco pueden poner una serie donde los sacrificios humanos aparezcan cada dos por tres es una serie adapatada a todo el publico. comprendanlo solo es una serie no la vida y la historia real