Visitas

martes, 26 de octubre de 2010

Destrucciones francesas en la Alhambra y el Albaicín

Empezamos el recorrido de pérdidas con doce edificaciones que las repartimos entre Alhambra y Albaicín. Si los franceses son cruentos con el patrimonio sacro, el atractivo ya entonces del que gozaban los palacios nazaríes será el argumento empleado para el intento de destrucción que de haberse perpetrado, pasaría a la historia como el atentado artístico más grave de los tiempos.

Barrio del Albaicín: un total de 6 edificios arruinados, donde especialmente dura sería la furia anticlerical y la pérdida de las comunidades religiosas que de ahora en adelante no recuperarían su lugar ni su labor. Este es el listado.

*Convento de la Victoria: destinado a cuartel, los franceses protagonizan la destrucción de la Capilla del Titular, San Francisco de Paula y expulsan a la comunidad que más nunca regresaría. El progresivo abandono a causa de la invasión gala, arruina definitivamente la edificación, que es echada a bajo en 1870.

*Convento de Agustinos Recoletos: el cenobio, convertido en cantera, fue usado para levantar la empalizada de San Miguel Alto. Igualmente desmontaron las armaduras de bóvedas y capillas para usarlas como leña. Saqueado el huerto y expulsada la comunidad, el deterioro no se hizo esperar y hubo que derruir el conjunto en 1839.

*Oratorio del Santo Cristo de la Fuente: la irreligiosidad francesa propició que esta pequeña ermita consagrada en Plaza Larga a un Cristo pétreo que fuera adorno de fuente pública desapareciera víctima de las reformas urbanas que propugnaron.

*Iglesia de San Miguel Alto: en febrero de 1810 los invasores derribaron el templo, que se sustituye por una fortaleza para baterías de artillería. El 17 de septiembre de 1812, al marcharse, detonaron todo y arruinaron espacio, entorno y enclave.

*Convento de San Antonio y San Diego: Expolio de piezas patrimoniales, desmonte del compás de acceso a la Iglesia y de los pilares de ladrillo del claustro de dos pisos. Tras ello y con la exclaustración, en 1835 se derriba la zona conventual y en 1863, la Iglesia.


*Capilla del Cristo de las Azucenas: con objeto de aportar fluidez al entramado de calles formado por el adarve de la Sultana, el Arco de las Monjas y la placeta donde estaba la construcción, los franceses derribaron la Capilla.

Alhambra: 6 destrucciones... Minado todo el conjunto la noche del 16 de septiembre de 1812, horas antes de la salida de los invasores de nuestra ciudad, soldados del Cuerpo de Inválidos del Ejército Español se dieron cuenta de las intenciones de los franceses y pudieron abortar el que iba a ser un polvorín que destruyera todo el conjunto de la Alhambra...


*Palacio de los Abencerrajes: destruido por la detonación de la madrugada del 17 de septiembre de 1812, jornada en la que los franceses salen de Granada.


*Convento de San Francisco: convertido en espacio militar, fue exclaustrado y perdió la galería adosada al campanario y la sacristía. Con la incursión francesa empezó un deterioro del que lo salvó Mariano Contreras en 1899 y Torres Balbás en 1923.

*Casa de las Viudas: empleada para la fabricación de estameñas, fue derruida por los franceses.

*Ermita de la Alhambra: derruida con el fin de usar sus materiales para fortificar la Alhambra ante escaramuzas de las tropas españolas.

*Castillo de Santa Elena: lo usaron los franceses como trincheras, instalando en las partes no derruidas baterías y cañones que desvirtuaron los restos patrimoniales.

*Puerta anexa a la Torre de los Picos: los soldados galos la perforaron para detonar minas y echaron abajo parte de su estructura como medida de fortificación.

2 comentarios:

Lemar dijo...

Total unos cabrones los gabachos, pero lo que me da vergüenza, es mis antepasados que no ofrecieran resistencia ninguna, solo el cuerpo de invalidos como dices, pues vaya apaño, y vaya españoles.
Aunque ahora, también nos están invadiendo, de otra forma y otros pueblos, y tampoco ofrecemos resistencia, vease, moros, rumanos, chinos, negros, payos ponis, etc...

Francis Porcel dijo...

Creo que antes de intentar destruirla, siguiendo el procedimiento estandar de actuacion en una retirada, los franceses intentaron recuperarla, pues estaba abandonada a su suerte. Arreglaron techos y jardines, fuentes etc. Ofrecer resistencia está muy bien, destruir muy mal, aprender y corregir, lo ideal, no?
Los gabachos traian la ilustración, el pensamiento moderno, ganas de sanear la España anticuada y cateta de la época. Creo que esto no gustaba a la iglesia ni a los poderes de antaño, asi que nada, fuera fanceses, y estos, como hacen en todos lados, se retiran destruyendo las defensas para que no puedan ser usadas por los enemigos. y mientras, nuestra querida joya construida por moros, esperando a ver sus yesos tirados por el suelo o sus tejas en los tejados de la gente de por alli.