Visitas

domingo, 26 de septiembre de 2010

Nuestra Señora de las Angustias, Patrona de Granada


Será de las pocas veces en las que este que escribe se quede sin palabras, que le cueste de veras decir y transmitir; que no encuentre cómo plasmar en una Alacena de todos las imágenes de un domingo más grande si acaso que los de años precedentes. Porque no por sabido, no por esperado, deja de sorprender cuantos a las seis de la mañana, aún de noche, con una temperatura baja y sueño amasado, Granada, la tradicional, la que gusta de sus cosas, la que sostiene típicos y tópicos, mi Granada (que no la única, pero sí la que más amo), ha colapsado durante dos horas y media calles, plazas y recovecos de su centro histórico.

Ha llegado la Granada de siempre, y la Granada visitante a una Carrera que por primera vez en su domingo más grande, lleva por nombre el nombre de la Mejor Ciudadana. Ha pisado mi Granada la senda de cera de unos ciriales, que por primera vez daban luz y anunciaba, litúrgicos y espigados, la presencia de la Mejor Ciudadana. Ha colmado mi Granada una Catedral que desde hacía nueve años, no se vestía, en el domingo más grande, de la solemnidad que sólo se le reserva a la Mejor Ciudadana.


Dice bien el bueno de mi hermano Alfredo: “Fíjate si es Grande, que lo que Ella no pueda”… Pudo y quiso, y se hizo su voluntad, y todo porque reserva excelencias a los que se visten por los pies, a los que huyen de la mentira, a los que desprecian la falsedad, a los que jamás olvidan y pueden luego acostarse con la conciencia tranquila, a sabiendas que “sus medidas” siempre fueron “las medidas”. No todos pueden decir lo mismo.

No sé bien qué decirte Angustias, porque me has vuelto a coger por sorpresa, me has vuelto a enseñar que no hay devoción comparable a la tuya, y me has dejado claro, una vez más, que eres Tú la que comanda Granada, y la Archidiócesis, y todo lo que te propongas, porque Tu Voluntad a veces es amarga, pero merece la pena aceptarla. Y el domingo más hermoso, más grande y más granadino de todos, eres bandera perfecta de la ciudad y de los que son y hacen mi Granada, no digo la única, pero sí la que más amo…

1 comentario:

Alfredito dijo...

eso es sain compadre eso es así.
Mu finamente dicxo lo que un servidor lleva tiempo diciendo

Para que por otros lares faldeen de milagrosas, para mi, como esta ninguna. Pues me devolvio la amistad

un abrazo hermanico