Visitas

lunes, 20 de septiembre de 2010

A lo soliquintrón

Cada español, quiera o no, aporta para los gastos de los sindicatos alrededor de 20 euros anuales. Las decenas de millones de euros anuales que reciben entre UGT y CC.OO. nos resulta helador. Para colmo, Fernández Toxo “cruza” el Báltico en camarote exterior de lujo, por 3.200 euros, mientras dice defender los intereses de los cinco millones de parados (sin maquillar las cifras). Con sinceridad, la barbaridad de liberados y el coste desorbitado para su poca productividad, ponen en entredicho su eficacia. O su existencia. Máxime cuando el señor Toxo canta con el puño en alto una “Internacional” tan trasnochada que ni él cree en ella, a la vista de sus muy capitalistas vacaciones.

Y ha muerto Labordeta; y que en paz descanse, faltaría más. Pero el esperpento de político, alineado y poco fiable, es de todas su mejor recordatorio. Lo malo es que en este país cuando alguien fallece, se convierte de repente en poco menos que Siervo de Dios.

Que hablando de Siervos y Beatos, el sábado subía Madre Purísima a los altares, habiéndolo hecho antes Fray Leopoldo. Sobre la beatificación en Granada del buen frailuco, dicen los más pesimistas, que 65.ooo personas estuvieron en el Solemne Acto. La fama de este supera fronteras. Por el otro lado, a Madre Purísima acompañaron antes de ayer 45.000 devotos (20.000 menos) y con la figura de la Macarena como reclamo universal. Ahora bien, el tiempo que empleó la televisión pública en contar una y otra beatificación (Andalucía Directo, servicios informativos…) ha sido más generosa con Sevilla que con Granada. Luego, nos querrán vender que es la tele de todos. No, de eso nada.

Y al fin el espinoso tema de la Guardia Civil, que cobra menos trabajando más, que la Policía Nacional, por ejemplo. Tengan en cuenta, mis muy estimados miembros del Instituto Benemérito, que la desmilitarización de su cuerpo les llevaría a su desaparición. No tiene sentido tener dos policías civiles. Ya existe uno. Si alguno de ustedes lo ha pensado, créame, es la vergüenza del Cuerpo. La Guardia Civil lleva 166 años siendo lo que es. Seguro que ninguno de los guardias que aboga por la desmilitarización de los del Duque de Ahumada, tiene tanto en su servicio. Por tanto, ser miembro de la Guardia Civil requiere unos sacrificios que ustedes conocían en el instante de entrar en el Histórico y Glorioso Cuerpo que representan. Si ya nuestra Guardia Civil da estas muestras, en efecto termino por comprender que España se va a la mismísima mierda.

1 comentario:

J. Carlos Medina dijo...

Permíteme que yo si homenajee a Labordeta porque, más allá de que sea un esperpento, alineado y un político poco fiable, fue un tipo fiel a él mismo. Ojalá las pajines y el resto de garrapatas, que no todos, se sirven del aparato del estado y de la democracia para hacer de la política un modus vivendi propio de quien hace de la política el modo más corto de enriquecimiento. Las llegas perennes que tienen muchos políticos en la boca producto del lameculeo persistente con tal de adjudicarse una poltrona por encima y por debajo de su repelente dignidad hacen que Labordeta sea un gran político comparado con los mercaderes de ideas que a diario, o de vez en cuando, aparecen por el congreso a fin de justificar las prebendas que tienen por nómina. Escuece que el difunto fuese de izquierdas pero no perdamos la perspectiva de lo que fue. Fue alguien que no se rigió por los clichés con los que se visten los políticos y nunca obedeció más que a su conciencia.

Dicho esto y como homenaje vaya, con el permiso de Labordeta, mi opinión sobre el resto de lo aquí comentado por ti: A la mierda el burgués de Toxo por vendido y traidor de la lucha sindicalista.

A la mierda canal sur por su parcialidad y favoritismo hacia la capital de algunos andaluces, que no la mía.

Y a la mierda todos aquellos que han hecho de la benemérita un cuerpo humillado, y que si, que ganan una mierda, que solo les falta que traigan la mobilette de su casa para patrullar. Si la benemérita se ha revelado es porque no se les da el merecido reconocimiento a su labor. Si les exigimos respeto hemos de mostrarles respeto. No vaya a ser que encima de putas tengan que hacer la cama. Ellos no son los malos de esta película, no miremos para el sitio equivocado.

Perdóname el ímpetu hermano, pero es que me he puesto a dieta.