Visitas

jueves, 23 de septiembre de 2010

Correbous

Ya podéis descansar... Los intereses políticos no van con vosotros. Esto era una persecución españolista, y se ha visto claro. Ayer miércoles, ayer 22 de septiembre, ayer, y ya está, los catalanes han enseñado sin querer un plumero que se les había visto cuánto ha. Nos han demostrado que los toros les sudaba el mismísimo forro de los vaqueros. El dolor y cuantos argumentos más propios de San Francisco de Asís que de un politicucho de provincias que lo único que sabe es llorar y comportarse dictatorialmente, se ha perdido. Parece que lo importante es borrar todo lo que huele a español de esa región y ya está.

Y lo habéis conseguido y os lleváis el Premio Hipócrita del Año. Resulta que si el toro no muere, ya sí se le puede incendiar los cuernos, atar, vejar y cuantas otras cosas habéis aplicado (sin las mismas razones ni argumentos) a la Fiesta Nacional. Porque el problema, ya sí que podemos todos decirlo, es que es la "Fiesta Nacional", no otro. Es que se trata de España, no de otra cosa...

Me dais asco. Por joder a los que rotulan en español; por casi prohibir la enseñanza del español; por relegar la cultura que es vuestra y nuestra; por discriminar a lo español... Por ser fascistas, que es lo que sois, haciendo lo mismo que os hicieron durante la dictadura. Tenéis vuestros correbous o como coño se digan... Ojalá los aprovechéis... Y el resto del país despertemos y os paguemos con la misma moneda.

4 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Eso es lo que tiene el cenagoso y nauseabundo mundo de la política que se ha instalado en Cataluña. Van de víctimas diciendo que en Canarias se prohibieron los toros y no pasó nada cuando la realidad es que en esta comunidad jamás se prohibieron las corridas de toros. No solo eso sino que están reguladas las peleas de gallos.
Van de moralistas cuando aprueban la abolición de una fiesta arraigada incluso allí basándose en argumentos puramente cínicos y electoralistas. Por ese mismo sentido putero de la política se venden al mejor postor revistiendo su moralidad de una dignidad manchada de la más absoluta y repugnante demagogia muy propia toda ella de quien tira la piedra y esconde la mano cantando aquello de “lio, lio que yo no he sio”. Ninguno tenía en su programa electoral la abolición de la Fiesta Nacional y han traicionado a los votantes que de otra forma no les hubiesen votado si en su ideario estuviese la abolición, con puñalada trapera incluida, de las corridas de toros.
El tema de fondo, de forma, de superficie y hasta amorfo es el objetivo del independentismo. Este, el independentismo, como sentimiento que emana de las personas sin entrar a valorar los motivos, es totalmente lícito, aunque para mi equivocado. El intento de la tan ansiada independencia puede ser hasta loable para aquellos que persiguen un sueño y pretenden conseguirlo. Lo que me repugna, me hastía, me desmoraliza, me revela y me enerva es que se haga con artimañas sucias, rastreras, indecentes, más inmorales que sus pretendidos argumentos anti taurinos, hipócritas, chabacanos, barriobajeros y sobre todo por encima de todo carente de escrúpulos.
Yo exijo, deseo, anhelo y pido la independencia para Cataluña. ¡A LAPUTA CALLE! ¡QUE “JARTURA”, POR DIOS!
Y ahora ya te dejo que voy a comerme un flan DHUL que es de mi tierra, de Graná. Pero no crean que lo hago por revanchismo anti catalanista, no, lo hago porque no seré yo el que desee que las gallinas catalanas se encuentren en un estado tan estresante que llegue un momento donde nos prohíban comer pollo y derivados por el sufrimiento amoral al que las tenemos sometidas. Aunque ahora que lo pienso…. a hacer puñetas la hipocresía. Si también es por revanchismo. Al fin y al cabo donde las dan las toman.
P.D: Querido hermano como podrás observar sigo a dieta, pero me da que lo hubiese escrito igual harto de puchero con su pringá, que no pringada. Lo del flan no es que me lo vaya a comer pero me ha viene a “huevo”.

J. Carlos Medina dijo...

Eso es lo que tiene el cenagoso y nauseabundo mundo de la política que se ha instalado en Cataluña. Van de víctimas diciendo que en Canarias se prohibieron los toros y no pasó nada cuando la realidad es que en esta comunidad jamás se prohibieron las corridas de toros. No solo eso sino que están reguladas las peleas de gallos.
Van de moralistas cuando aprueban la abolición de una fiesta arraigada incluso allí basándose en argumentos puramente cínicos y electoralistas. Por ese mismo sentido putero de la política se venden al mejor postor revistiendo su moralidad de una dignidad manchada de la más absoluta y repugnante demagogia muy propia toda ella de quien tira la piedra y esconde la mano cantando aquello de “lio, lio que yo no he sio”. Ninguno tenía en su programa electoral la abolición de la Fiesta Nacional y han traicionado a los votantes que de otra forma no les hubiesen votado si en su ideario estuviese la abolición, con puñalada trapera incluida, de las corridas de toros.
El tema de fondo, de forma, de superficie y hasta amorfo es el objetivo del independentismo. Este, el independentismo, como sentimiento que emana de las personas sin entrar a valorar los motivos, es totalmente lícito, aunque para mi equivocado. El intento de la tan ansiada independencia puede ser hasta loable para aquellos que persiguen un sueño y pretenden conseguirlo. Lo que me repugna, me hastía, me desmoraliza, me revela y me enerva es que se haga con artimañas sucias, rastreras, indecentes, más inmorales que sus pretendidos argumentos anti taurinos, hipócritas, chabacanos, barriobajeros y sobre todo por encima de todo carente de escrúpulos.
Yo exijo, deseo, anhelo y pido la independencia para Cataluña. ¡A LAPUTA CALLE! ¡QUE “JARTURA”, POR DIOS!
Y ahora ya te dejo que voy a comerme un flan DHUL que es de mi tierra, de Graná. Pero no crean que lo hago por revanchismo anti catalanista, no, lo hago porque no seré yo el que desee que las gallinas catalanas se encuentren en un estado tan estresante que llegue un momento donde nos prohíban comer pollo y derivados por el sufrimiento amoral al que las tenemos sometidas. Aunque ahora que lo pienso…. a hacer puñetas la hipocresía. Si también es por revanchismo. Al fin y al cabo donde las dan las toman.
P.D: Querido hermano como podrás observar sigo a dieta, pero me da que lo hubiese escrito igual harto de puchero con su pringá, que no pringada. Lo del flan no es que me lo vaya a comer pero me ha viene a “huevo”.

Lemar dijo...

Hermano, que decirte, totalmente de acuerdo con Carlos, y el problema es que, la llaman Fiesta Nacional, solo eso, lo que no se es como ningún Juez actúa de oficio, por ejemplo el Baltazar Garzón ese, cuando suben a menores en lo alto de un castillo de jili pollas, de esos, bueno, no hablo más que me caliento. Que les surzan y dos tercios de la Legión parriba.

Anónimo dijo...

Hay pseudopolíticos (porque la Política es algo más) que son analfabetos funcionales y confunden subir la Cuesta del Chapiz con subir la Picha acuestas, o como se diga... más finamente.

Al menos, los de ERC no engañan. A ver que dicen en las elecciones las bases del PSC.

Saludos, Santi.

PD: ¿Han hecho en Iznájar al President Montilla persona non grata? Si no es así, deberían pensárselo... porque vaya cómo les ha salido el charnego (eso sí, ya lo decía mi padre, teme al etarra que se llame Pérez o García, que es más hijop... y asesino que el que tiene nombre vasco).