Visitas

martes, 3 de agosto de 2010

Motril cristiano y La Virgen de la Cabeza

Dijimos que la historia de Motril es especialmente compleja para pensar que desde su conquista, se pudiera haber establecido una Imagen Sacra en ella. Téngase en cuenta que la población, entonces de 2.000 habitantes, era toda musulmana. Que a pesar de la presencia militar en la zona, sus cifras son ridículas en comparación a la masa poblacional y que la dificultad para conseguir en estos primeros años repobladores, cristianos viejos que se asienten en Motril, hará que la población, por mucho que esté obligada a convertirse al cristianismo, mantenga en privacidad sus usos, costumbres y tradiciones. Además, el primero de los arzobispos de Granada, que lo fue desde 1493, era un personaje laxo, con grandes dotes de empatía, relajado en el trato hacia los no cristianos y que nunca tomaría acciones coercitivas para la conversión del pueblo musulmán, evitando acciones lesivas o amenazas. Pero veamos qué sucede en el Motril de los primeros años tras la conquista cristiana.

La plaza se rinde el 5 de diciembre de 1489, a dos años del final de la guerra. Su proximidad con el mar la hace especialmente proclive a ataques costeros provenientes de África, así como a servir de último refugio, tras el empuje cristiano, a musulmanes del reino nazarí. Pero unos siete meses después verano de 1490) de esta pacífica rendición, los motrileños musulmanes se levantan contra los cristianos y retoman el control obligando a destinar fuerzas militares que batallarán por recuperar la villa a lo largo de todo el año 1491. Al final, Motril se rinde a la par que Granada incluyéndose en las Capitulaciones famosas que acaban con el último reino musulmán en Europa.

Así las cosas nuestro punto de partida es el año de 1492. Se había adaptado la Mezquita Mayor a Parroquia, la de Santiago, siendo el único edificio que sirviera a los propósitos del culto cristiano. Y no debería poseer grandes virtudes espaciales ni encontrarse en buen estado, cuando pronto fue abandonada y se consintió en su derrumbe, en favor de la actual Iglesia Mayor. Si sumamos a ello la mencionada laxitud del primer Arzobispo, Fray Hernando de Talavera, que lo fue hasta 1507, contraemos más los años en los que sea proclive que una población casi en su totalidad de un credo distinto al cristiano, belicoso y que puede, a tenor de lo visto, provocar una sublevación, cuente con Imágenes de Culto.

En 1493 se viven los primeros ataques piratas a Motril, que hasta entrado el siglo XVIII supondrán una amenaza constante. No estaba la situación como para pensar en Tallas y Ornamentos Sacros; téngase en cuenta que ha de pasar casi dos años para que las obras de transformación de la Mezquita Mayor en Iglesia de Santiago, permitan abrir esta al culto público, ya casi en 1494, lo que nos da idea que la Corona no prestó toda la atención posible al rápido asentamiento de la Iglesia en esta zona.

Uno de los asuntos que verdaderamente más acuciaba, era el deslinde de Motril de poblaciones limítrofes, la adquisición de un territorio colindante en firme, ganar la disputa territorial a Salobreña (que ocurre a finales de 1493 y donde se demarcan los límites de una y otra población) y prohibir a los mudéjares que se acerquen a la playa durante la noche, por la continua insistencia de embarcaciones islámicas en detrimento de los cristianos.

En 1495 hubo un ataque berberisco que llegó hasta el mismo Motril y a finales de 1496, se les quita las armas a los mudéjares, que se les había dado con el fin de que sirvieran en la defensa de la población. Esto nos hace pensar que en efecto, eran un peligro potencial y que seguía sin estar en condiciones de un pleno desarrollo cultual en la Parroquial de Santiago. Será en 1498 cuando se destinen sacerdotes y beneficiados a Motril, principio de un probable asentamiento férreo del componente litúrgico católico en la entonces villa.

Dos cosas van a suceder en 1499: que se derriben los restos del Castillo residencial de Qalat al-Horra (en el Cerro que hoy conocemos de la Virgen) quedando pues el espacio expedito para la erección de una ermita, siguiendo a la leyenda, así como una revuelta de los mudéjares de notoria gravedad que cuesta apaciguar y que termina con las Capitulaciones que se le otorgan a Motril en 1500, así como la llegada de nuevos cristianos. A partir de aquí, podemos empezar a pensar que en efecto, la Virgen de la Cabeza pudiera haber llegado a la población. Tras esto debemos desestimar formalmente que estemos ante una Virgen de las conocidas como de “batallas”, cobrando por tanto pleno sentido el trasunto en el que ahonda la leyenda.

El hecho más relevante que sucederá en el ya siglo XVI, es el triste acontecimiento de 1507, donde un ataque pirata y un desembarco africano, hace estragos en la población... De tal magnitud es, que los motrileños musulmanes se pasan a África con los atacantes, mermando la población hasta un 40 %. Esto nos hace pensar en una nueva hipótesis a tenor siempre de lo que ha sido transmitido por la leyenda oral que nos ha llegado a nuestros día al respecto de la Imagen que nos ocupa; esta dice que una vez la Virgen de la Cabeza es dejada en Motril, se piensa en el promontorio que había ocupado la fortaleza de la madre del rey Boabdil para erigirle allí una ermita, pero que hasta entonces pudiera llevarse a cabo la construcción, es depositada en la única Iglesia existente, la de Santiago... Al parecer, la Virgen desaparecía sin que se pudiera pensar en otra cosa que no fuera un acontecimiento fortuito, y reaparecía en el Cerro, donde hoy se levanta su Santuario. ¿Pudiera ser una manera de protección ante las sublevaciones de los motrileños musulmanes? ¿Un intento de aportar una magnitud milagrosa a la recién traída Imagen ante la incredulidad musulmana?

Si esto es así, no cabe duda que habría que situar antes de 1503 la presencia de la Virgen en Motril, como por otro lado, ya se venía presumiendo en el texto más antiguo que hace referencia a la aparición de Nuestra Señora de la Cabeza. Aunque bien es cierto que suceden otros hechos a los pocos años que vendría a ratificar que la Imagen llegara con el 1510.

No hay comentarios: