Visitas

viernes, 6 de agosto de 2010

1510 ¿Legítima fecha de la llegada de la Virgen de la Cabeza?


El año 1510 se ha escogido como la fecha efectiva desde la que está en la población motrileña su Patrona, aunque existan otras no menos capaces y avaladas que adelanten incluso una década tal acontecimiento. El caso es que de las hipótesis que reforzarían tal idea, estas son las irrebatibles:

Si bien es cierto que al hilo de la leyenda transmitida, las “misteriosas desapariciones de Santiago y apariciones en el Cerro” de Cabeza Coronada puede entenderse como escaramuzas ante la población musulmana, o bien medidas de protección frente a las revueltas, algaradas y sublevaciones que de 1499 a 1507 sufre Motril, habría que atender a que tras el despoblamiento acuciante (el 60 % de los habitantes) de diciembre de 1507, factores resultantes de una repoblación con cristianos viejos, gracias y mercedes concedidas por la corona y la requisición de bienes a musulmanes, fijada en unos 600.000 maravedíes, Motril abandona su pasado islámico y encara el devenir con una mayor raigambre cristiana.

Desde comienzos de 1509 se reparten las tierras de cuantos han huido a África. Esto nos da idea que cristianos de otras zonas, están repoblando la esquilmada villa y pudiera darse la circunstancia, que alguno de estos nuevos vecinos viniera de tierras donde la advocación Cabeza existiera ya. A eso sumemos que en el periodo de 1508 a 1520 se establece una relativa paz en tanto que prácticamente cesan los ataques piratas. A eso, habría que añadir que hay una nueva repoblación con 115 familias (se estiman 460 nuevos habitantes), un proceso de crecimiento y de asentamiento social, con los refuerzos militares al mando del Conde de Tendilla, un proyecto de muralla, las obras de la Iglesia de la Encarnación y una provisión o norma real, firmada por la reina Juana, la hija de los Católicos, mediante la que exenta de pagos e impuestos a quienes pasen a Motril y repueblen la zona.

Como vemos es sin duda el periodo más proclive y que reúne los mejores condicionantes para que en efecto se dé la aparición o llegada de la Virgen a Motril. El cronista Ortiz del Barco, así lo señalaba al expirar el siglo XIX (aunque insistimos que la distancia cronológica no nos ayuda a sostener fiabilidad alguna.

Con ello, tres cifras sobre la mesa. 1500, 1504 ó 1510. Se ha visto conveniente y apropiada la de 1510. Así, sea esta la que sirva para celebrar a lo largo de este año y el que sigue, la prebenda con que la Iglesia Católica ha tenido a bien distinguir a Motril: El Año Santo Jubilar, en conmemoración de los 500 años de su presencia en la ciudad, los 375 años de su nombramiento como Patrona, y los 10 de la Concesión de la Medalla de Oro de la ciudad y su Coronación Canónica.

No hay comentarios: