Visitas

miércoles, 7 de julio de 2010

Volendam, Marken y Molinos de Viento (6º día)

Si uno quiere algo típico holandés, encontrarse con una ciudad como salida de un manual de historia, tiene que ir a Volendam, con sus 23. 000 habitantes, sus trajes típicos, sus miles de millones de zuecos en todas las tiendas y su tipismo como pueblo de pescadores. Aquí, mayoritariamente católica, te hacen fotos con el traje típico antes que cante un gallo. Lo que me faltaba.

De ahí a seguir buceando por los tópicos holandeses, con destino a Marken, que es famoso por sus casas de madera, todo madera, canales, agua y más madera. Se trataba de una isla ahora ligada a la península; a estas alturas, visto lo visto, no impresionan las capacidades ingenieras de este país.

Y el día había que acabarlo así, visitando molinos... Los que hay en torno al lago Ijsselmeer sorprenden. En Holanda, el molino más antiguo data de 1197. Fue y es el país con mayor número de estos, usados para regar, para conseguir harina, para bombear el agua en tierras al nivel del mar... Gracias a los molinos los holandeses ganaron tierra al agua, patentaron el que sería el abuelo del ascensor, en 1406, o aplicaron la energía de las paletas movidas por el viento, en un carro que se movía sin ser tirado por animales, en 1460; no si coco, tenían...

Por cierto... VIVA SAN FERMÍN.

No hay comentarios: