Visitas

jueves, 29 de julio de 2010

Duelo

Qué triste viene este verano; que desazón, qué injusto. Charo, Antonio, Pedro, José Luís... Ni siquiera la prosa barata esa que incidiría en la Gloria Cofrade, en que ya están vistiendo túnicas nazarenas y disfrutando de la divina presencia de Aurora, de Esperanza, de Encarnación o de Consolación; ni tan siquiera que la muerte no es final. Crespones que se desempolvarán en abril, señales hueras de lutos y a buen seguro, textos pregoneros (o pseudo pregoneros, precalentando al respetable) porque una vez muere uno, es doblemente bueno.


Qué triste este julio asfixiante. Qué rudo y qué impasivo. Qué luctuoso y qué difícil se hace buscar consuelo y escoger palabras.

Descansad; ojalá no nos equivoquemos y sea cierta nuestra fe. Porque es lo único que hace menos triste a la familia cofrade de Granada, este implacable mes.

No hay comentarios: