Visitas

martes, 6 de julio de 2010

Delft, La Haya y Madurodam (5º día)

Holanda existe más allá de su capital, y el día de hoy es prueba de ello. Así, Delft, una pequeña ciudad cuatro veces menos extensa que Granada con unos 96.000 habitantes, coge el testigo a la ciudad del Amstel.

Delft es mundialmente conocida por ser la cuna del famosísimo pintor Vermeer, que vio la luz aquí en 1632, así como por ser el lugar donde fijó su residencia Guillermo de Orange, fundador de la dinastía real que hoy día sigue siéndolo, en 1572. Por tanto, el Palacio del Príncipe es uno de sus edificios dominantes, aunque el resto de las construcciones, conservadas e históricas, recuerdan a los cuadros de Vermeer, que utilizó el urbanismo de su patria chica para sus cuadros. Las grandes iglesias, Vieja y Nueva (siglos XIII y XV respectivamente), rivalizan entre sí, aunque la nueva, gane la partida por ser el Panteón Real holandés.

La Haya es la tercera ciudad más grande de Holanda, con medio millón de habitantes y una extensión parecida a la de Granada. Sede de la Corte Penal Internacional, la Corte Internacional de Justicia, de la ONU o de la Organización de Patentes de Europa, es todo europeísmo, cosmopolitismo, de los funcionarios y de los ministerios, porque es la capital administrativa del país.

Su centro está lleno de esculturas clásicas a Guillermo de Orange, a la independencia (no salimos bien parados los españoles, no), a príncipes y monarcas, literatos y todo tipo de obras curiosas y contemporáneas. El año administrativo es abierto por la reina en esta ciudad, en la llamada Sala de los Caballeros, una edificación gótica imponente.

Y cerca, el pequeño pueblo de Madurodam, cuyo interés reside en su parque a escala 1:25, que reproduce los edificios, lugares y paisajes más típicos de Holanda. Uno ve el país entero en un concentrado espacio.

1 comentario:

Jesús Ortiz dijo...

Que buenos viajes que te haces, pillín.

Disfruta, que nos vemos la semana que viene.

Por cierto, aún está pendiente El Valle de los Caídos...

Un abrazo hermano