Visitas

jueves, 8 de julio de 2010

Adiós Holanda (7º día)

La última visita a la Plaza Dam, el corazón de Ámsterdam. En unas horas, el avión nos dejará en Madrid. Por qué no descubrir que esta ciudad es la capital mundial de los diamantes. Y por supuesto, ver el Mercado Mundial de las flores, con un tránsito de 16 millones de plantas vendidas al día.

Los que me conocen me han oído contar esta anécdota varias veces. No deja de ser certera y graciosa a la vez. Se moría una señora de edad, y un sacerdote le administraba la extremaunción. Al término, le dijo que debía estar contenta, porque iba a irse a la casa de Dios, la casa del Señor. Y ella lo miró y le dijo que sí, pero que “como en casa de una no se está en ningún lado”.

Pues los últimos coletazos antes de despedirnos de Holanda. Que sí, que es uno de esos países que producen envidia, enseñan, y que cuando está a punto de expirar la visita, sabe uno que ha merecido la pena. Pero la patria nos espera de regreso. Y la semana, ya se acaba. Hala, a los calores andaluces...

2 comentarios:

Francis dijo...

Y el domingo, nos pasaremos los tulipanes, por ahí. Despues de todas las entradas, ya casi no tengo que ir a Holanda.

Gerardo Martín R. dijo...

Ese adiós con doble sentido; porque te vines tu para tu ESPAÑA y porque ellos le dirán adios al mundial a causa de los goles de tu ESPAÑA.
Un abrazo.

Papa llama!!