Visitas

jueves, 10 de junio de 2010

A soplar velas

Ni típico, ni tópico, ni común, ni ordinario. Nada de eso y sin embargo, todo eso a la vez. Distinto pero igual, diferente pero por irrepetible. A veces todas esas definiciones caben, junto a sus antónimos en una misma persona. Fermín representa a la perfección todo ello. Su forma de pensar comulga con la de muchos pero es diametralmente opuesta a la del resto. Y sí, eso se come y con mucha facilidad. De él se espera pasión en sus actos y coherencia en sus pasos. Se espera ahínco y muchas ganas de vencer el ostracismo con alegría y las caras largas y los malos augurios con una ironía fina y reservada tan sólo a unos pocos.

Se empeña el bueno de Fermín en parecer insultantemente más joven que lo que reza en su carnet de identidad. Y aún así no nos engaña, que como las cosas que valen y merecen, al igual que ellas, Fermín ha dejado de cumplir años para ser un imprescindible de lectura, o un aguijón infalible contra los déspotas de la sociedad, o una firma actual y fresca frente al periodismo bajuno que impera, o un arquetipo nada convencional de un Motril que hace años, dejó de ser lo que era y necesita de ciudadanos como él para volver a inventarse.

Y más que nada, este 10 de junio, resulta que Fermín es todo lo que he dicho y nada de eso, que parece que hoy esta Alacena es la de las contradicciones. Y nada más lejos de la realidad. Porque hoy, especialmente hoy, Fermín Anguita Fortes, Fermín, es un amigo al que decirle: MUCHAS FELICIDADES...

4 comentarios:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Te he robado una foto del faisbú ese... Sorry, very sorry, o como carajo se diga. Un abrazo, hermano.

J. Carlos Medina dijo...

Supe de Fermín por primera vez de oídas. Un día viendo telemotril le oí decir cosas que seguramente a muchos no les gustaría pero con las que comulgué desde el primer momento porque quizá la visión que mostró en sus palabras sobre el tema que trataba concordaba con las mías y con las de otra mucha gente. Desde ese momento pensé que era un tipo al que me gustaría conocer porque derramaba honestidad por cada una de sus palabras.

La honestidad y la sinceridad, que no está divorciada con el buen gusto tienen a este hombre como uno de sus estandartes.

Por fin pude conocer personalmente a Fermín y permítanme la petulancia si digo que pocas veces me equivoco al catalogar a una persona. Con Fermín me equivoque, es mejor persona todavía de lo que supuse.

Desde aquí mis más sinceras felicidades para Fermín Anguita, un gran tipo sin duda con la cabeza muy bien amueblada con el que espero poder disfrutar muchos momentos como los pocos que la ocasión me han permitido.

Gerardo Martín R. dijo...

Felicitades campeón.

Habrá que celebrarlo aunque sea con un café.

Varadepalio dijo...

Fermin muchas felicidades desde estas tierras toledanas, a ver si nos vemos hijooo que no veas lo que tenemos que hacer pa vernos jejejejejeje, espero que hayas disfrutado de tu dia, ahhhhhh!!! y que cumplas muchos más asi de requetebien jejeje