Visitas

lunes, 14 de junio de 2010

Imaginería Contemporánea

Miren, esta entrada no habría querido yo por nada del mundo dejarla entre las que florean por la Alacena de quienes quieran entrar en ella, pero si me aguanto el nudo termino con tos y no es plan de saturar más si cabe el precario contubernio ese que llaman Seguridad Social. Que si se pone uno a mirar bien, resulta que tengo seguro privado, y colas y retardos, no iba a causar el que suscribe, pero ni por esas. No es bueno regar los intestinos con bilis...

Venía yo a empeñarme en otras ocasiones no muy lejanas, en la incomprensión que produce el arte contemporáneo, no ya en aquellos que los intelectuales denominarían pobres de mente, sino hasta en los que tienen sus estudios en el mundo de las artes y se las han visto en estas lides de la pintura y la plástica de los últimos cien años... Pero es insoportable el panorama que nos ocupa incluso en la tradición más férrea y donde si no está todo inventado, a ver qué guapo saca de su chistera creativa algo que venga a sumar.

Porque estas líneas procuran decirle a la inmensa cantidad de imagineros, que desde los 16 a los 70, pueblan el mundo de la obra religiosa procesional en España, con un grueso mayoritario, casi exclusivo en Andalucía, que son malos de categoría. Que no valen para esto; que no nos torturen más con esas incalificables iconografías que repiten hasta la saciedad los modelos archiconocidos; que están repetidos, adocenados, imperiosamente conducidos a no aportar nada nuevo. Que cuando procuran inventar algo, se meten en jardines farragosos; que Cristo o la Virgen, no podían tener esos ojos más propios de Heidi Klum que de un judío (y judía, que me apuntara doña Bibiana).

No, lo siento. No son ustedes Romero Zafra. No llegan. No, no pertenecen al escogido, escaso y definido grupo de la nueva imaginería cordobesa que casa con el concepto del respeto a la tradición y del hiperrealismo nunca dantesco. No, tampoco tienen la calidad de Fernández Parra, Arteaga, Murciano en el núcleo sevillano. Ni sabrán jamás aportar algo nuevo pero a la vez idéntico como hizo el maestro Barbero Gor. Ni siquiera saben al dedillo y con sobranza, las magistrales técnicas que dominaba Sánchez Mesa.

Simplemente son artesanos que tras una dedicación empecinada a la imaginería, nos cuelan obras que sinceramente, para que muevan a la devoción, deben hacerlo en una parcela habitacional tan sumamente desesperada, que sin duda daría igual rezarle a un Buda que a Cristo con cara de chico malo, rubiote y ojos claros...

Por mucho que hagan esos rizos imposibles, esos tratamientos tan peculiares del cabello, como si fueran pelos epilépticos pidiendo asilo en los cráneos lígneos de Cristos jóvenes y blandos, sus obras no mejoran. No mejoran por mucho que se empeñen en que la gravedad no afectaba al hijo del hombre, o que el tono jamón de pavo bajo en graso que colocan por la extensión de sus policromías les sienta bien a un Ecce Homo que acaban de poner a caldo un puñado de esbirros sedientos de sangre. Pero oigan, no me hagan caso. Con dos mil euros y pico por talla, seguro que habrá quienes se conformen. Ahí reside el éxito de todos ustedes, en vender barato, malo, y con mucha prosapia. Pero son como las escuelas expresionistas neuyorkinas... Inclasificables y con santos naif, grotescos, casi kirsch, que al que les rece, no sé si tendrán jubileo, indulgencias plenarias o cuando se vayan al cielo, van a entrar por la gatera bajo escarnio de San Pedro:

-Mira, el tonto que le rezó al San Juan y a la Magdalena del Misterio de... ¡Me callo!

4 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Yo te rogaría que la próxima vez que realices una entrada de este tipo pongas al principio aquello de: ATENCION: LAS IMAGENES QUE SE VAN A MOSTRAR PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR.

¿Estamos en la decadencia de un arte? ¿Los friquis reclaman tambien su espacio no solo en los platós de televisión? ¿O quizá en algún lugar de la talla pone MADE IN CHINA?

Anónimo dijo...

Estoy con J. carlos Medina y con el mensaje que propone.

Santi.

Anónimo dijo...

Muy buenas!! Aunque para mí no lo son tanto, debido a que en esta entrada he podido ver la fotografía de la Imagen Dolorosa que mora en mi casa y desde el momento que la recibimos en mi familia y tras ser Bendecida está recibiendo culto en mi hogar dónde recibe el Amor profundo que se le debe prestar a la Madre de Dios, La Virgen Santísima, profunda Fé y Respeto que recibe cada día esta esta Imagen de la Virgen en Mi casa.

Es probable que no tenga una gran calidad artística o que sea referente escultórico, pero la ilusión con la que se encargó y el Amor con el que se le trata ya dan sentido al resto, porque amigos nunca olvidemos que la única valía de una Imagen de la Virgen es que Representa A LA MADRE DE DIOS!!

Por lo tanto me he sentido profundamente ofendido cuando he contemplado a la Imagen de mi Virgen en esta entrada con relación al tema, para mí y los míos ha sido una gran falta de respeto!!

dejo mi correo electrónico:
jevillen12@hotmail.com

y rogaría que el director del Blog se pusiera en contacto conmigo, mereciéndose el mismo todos mis respetos.

A la espera de noticias suyas reciba un cordial Saludo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estimado jevillen12... Si se ha sentido lesado u ofendido, nada más lejos de mi voluntad. Ruego acepte mis disculpas y comprenda que la intención de esta entrada no es otra que hablar de arte, de méritos y calidades en los haceres imagineros y en las labores de gubia, policromado y realización de la imaginería sacra actual.

La representación de Cristo, María y los Santos, como reconoce el Derecho Canónico y como igualmente advierte la Madre Iglesia, ha de ser lo suficientemente decorosa, digna y artística. No basta con centrarse en la representación per se de las devociones católicas.

Nadie pone en duda que en su hogar y en su núcleo familiar, la Imagen a la que refiere reciba el más púdico y hondo venero devocional, pero en todo caso, en esta entrada no hablamos de espiritualidad ni de práctica pía, sino de arte. Como licenciado en historia del arte creo estar en disposición de subrayar una vez más lo que en su día dije.

La veneración a la Madre de Dios es algo muy serio. Y mucho más la interpretación plástica de Ella. Créame que no me mueven motivos para la ofensa, y sí para la denuncia de una decadencia artística producto de la inmensa proliferación de imagineros que no presentan las cualidades ni la formación adecuada para superar el paso que hay entre la artesanía con vetas de popularidad, y el arte en sí.

No sé si dejo meridianamente clara mi opinión... Con todo, reitero que si se ha sentido dolido por mis apreciaciones, le ruego tenga en cuenta mis disculpas, mas no varío el concepto ni las formas en que las dije. Porque hablo de arte, no de devoción. Sobre esto último, sería más oportuno el conocimiento de la opinión de un teólogo.

Reciba un cordial saludo.