Visitas

miércoles, 12 de mayo de 2010

Procesos electorales

En estos meses se producirán en las hermandades los cambios de Juntas de Gobiernos auspiciadas por los procesos democráticos y legítimos, de elecciones a Hermano Mayor, encargado de elaborar el conjunto de señores oficiales que por espacio de cuatro años, rijan los siempre complicados destinos de nuestras Corporaciones. La primera de las llamadas a este proceso, asegurado como limpio, ético y moral, es la de la Lanzada, que somete este sábado a la voluntad desprendida y sin coacción de sus hermanos activos, quienes deben afrontar la continuidad del colectivo eclesial hasta el año 2014. Ni que decir tiene que no hay candidato a la elección, mas no pasa nada, porque en previsión de esto el siempre acertado Decreto Arzobispal bajo cuyos epígrafes se someten nuestras reglas, consentirá hermanos mayores aclamados por decisión popular, en un gesto de coincidencia sorprendente, pues de la noche a la mañana, un grupo de personas, que por supuesto no han elaborado ni campaña electoral, ni se han repartido cargos, ni han dado martillos, ni han pedido votos o se han alertado por posibles candidatos de facto, votarán a alguien que saque a esta hermandad del caos que la ha dejado la Junta de Gobierno que se va, o ya está ida, no sé bien.

Porque Francisco Javier Rabaza Espigares, ha hecho una pésima gestión, sin que entendamos por qué aún. Tenía todo a su favor: como por ejemplo, los muchos hermanos dispuestos, tal y como aprobaron en un Cabildo, a costear, sufragar o sacar adelante, el alentador proyecto de la Casa/Capilla de Hermandad. Al Hermano Mayor y a su Junta de Gobierno, no le han faltado quienes se han ofrecido para ayudar. Y las manos se entorpecían una a otra en las barras de las Casetas, tanto que agobiaba ver más camareros que clientes en el Ferial de Almanjáyar. Como no, en la Salida Extraordinaria, muy mala la gestión de su Diputada Mayor de Gobierno, que no supo coordinar las más de cien costaleras que participaron con su cirio en tan entrañable y devocional episodio procesional. Y claro, tuvieron que dejar el cortejo en las inmediaciones de la Parroquial del Corpus Christi. Las mismas que tal vez mañana estén en una Junta de Gobierno, voto a Dios.

Me detengo aquí porque ya no sé ironizar más. He sido especialmente crítico con esta Hermandad, pero con el afán exclusivo de la participación, de la ayuda. No se me han caído prendas algunas en expresar lo que pensaba, y el más perjudicado, ha sido un amigo de 18 años, que conocí cuando él andaba en cuarto y el que escribe en sexto de la extinta EGB. Manuel Pérez Expósito no sólo ha sabido encajar, a veces en tonos de despropósito, otros no, cuanto le he tenido que comunicar, sino que sin perder un poco de su gracejo, sigue estando en las listas no escritas de la amistad. Y más de uno y una de los que ahora piensan que ya tienen el cargo asegurado, en cuatro días escasos, han sido igual de participativos y cooperantes que los pretiles del río. Pero seguro que todo cambia. Si quieres saber cómo es Juanillo, dale un carguillo.

Francis, sale por la puerta de atrás de la complicación, la desidia y el abandono de cargos de la Junta de Gobierno, que ahí se coman otros el marrón; a ver si ahora hacen lo mismo al mínimo tropiezo. Y bien sabes, Javier, que lo hablamos hace una semana, que no eres tú... Francis, ha demostrado más generosidad, más entrega y más solidaridad de la que han tenido muchos. Que no antepondría yo “petalás” a las precariedades y difíciles situaciones de un hermano mío, pero que cada uno se acueste según lo usada que tenga la conciencia. Porque Francis, como en el pasaje del Evangelio de Marcos (12, 42-44) ha dado más de lo que podía, de lo que debía y de lo que nadie antes diera. Porque no le tembló el pulso para decirle a su cabildo de hermanos que habría Casa de Hermandad, aunque fuese su propio hogar, que ha dejado de ser de la familia para ser de los hermanos. ¡Pocos son tan desprendidos!

Las hermandades están hechas de personas, y no, no es una perogrullada que ya todos saben. La hacen entre todos, del más reciente y menos apegado de los hermanos al que gestó la fundación, ostenta la vara dorada propia del cargo o tiene el número uno. La hacen todos y de nuevo la lección me la ha dado la mía de San Agustín, cuando a destiempo y a deshora me han vuelto a atender como si fuese un filantrópico mecenas o un comprometido hermano. Porque sólo así se consigue crear clima de hermandad. No disculpo a la Junta saliente de nada, pero nunca recibí un trato que no fuese el correcto de cualquiera de los oficiales. A veces, con esa generosidad extrema de un octubre de 2008, cuando me dejaron firmar su propia historia, y seguro que algunos recordáis la escena.

Cuando tantos hermanos deciden que es más importante quiénes ocupen el puesto y el gobierno que la propia institución, malo. A esta Junta, la soledad se les instaló en las mesas de reunión, en las casetas, en las cruces y hasta en la ambición de los proyectos. El clima fue el menos idóneo, pero estoy convencido que en el fondo quienes sustituyan a estos, persistirán en la división; y de enconada oposición se verán en cuestionada Junta. Porque ni el diablo tiene cuernos tan pronunciados, ni brilla tanto la aureola de santidad del místico, del beato, del santo...

Si yo, sin ser hermano, disfruté del cariño y de la generosidad (préstamo de enseres para otras ciudades incluido que dejaron en mis manos) de ellos, cualquier hermano con menos mala baba y un poco de ganas de participar, seguro que también. Pero el veneno se extiende con mayor rapidez que la bondad, y en la nación campeona de los concursos de crítica y los juicios sumarísimos sin redención posible, nadie es bueno hasta que no se demuestre lo contrario. Cada uno mira la vida a través de los prismas que desea. Y cuando uno quiere que su lente sea negra, oscura y opaca, nadie hará cambiar esa opinión. He oído criticar mucho y no ir ni a Cultos... A Dios gracias, en los del tercer sábado de este mismo mes, algunas caritas ajenas se empezarán a ver por los Dolores... Ya está juanillo con su carguillo.

Javier, Anabel, Alejandro, Juan, mi hermano Antonio, Macarena, Diego, Inmaculada, Manuel, María José, Alejandro, Francis... Se me escapará alguno que echaré en falta al poco de publicar la entrada y me arrepentiré. La gestión ya concluida puede que no sea objeto de una impecable valoración, pero han dado por encima de sus posibilidades, con demasiadas tormentas y borrascas de continuo sobre el cielo de la Colonia, del Parque Lagos o de Venezuela. A nadie disculpo, nunca lo he hecho. A pesar de mis críticas, siempre con nombres, con apellidos, públicas, cuento con su favor, porque dista mucho criticar con la malicia de los brazos caídos, que con el gesto de la construcción en positivo de por medio.

No reconozco a muchos. La gente cambia, pero a velocidades propias de los aviones de guerra americanos. A mí me gusta más experimentar los cambios de una vida de posos y reflexiones. El que sale como hermano mayor, lo fue mediante la lógica, la legitimidad y la moralidad de una elección libre y nunca comprada. Ya es más de lo que algunos podrán pregonar. Y la hermandad ganó a su costa una Casa que de verdad, como antes nunca, es sinónimo de “hermandad” y de acciones desprendidas. El dinero, no lo compra todo, ni hace magia.

Deseo lo mejor a una institución encargada de la progresión de nuestra fe allí donde no llega la palabra sacerdotal; lo deseo porque 26 años de vida, casi 27, merecen un respeto. Al menos por los que hicieron posible que se llegara a ello. Ya es más que justo. Ando convencido que el tiempo es un juez que no prevarica ni comete tropelías, y sabe sentenciar con una verdad implacable. Y la verdad, aunque no haya llovido a gusto de todos y pueda ponerse en entredicho muchos hechos, algunas gestiones, es que se va una Junta legítima y con una carga moral que algunos terminarán añorando.

Llegó el reposo del guerrero para ti; porque a pesar de todo, a ti quiero dedicarte esta entrada y a ti brindarte mi gratitud, sin necesidad de ser hermano. La historia, no siempre es indolente. Y yo soy historiador, ahí va eso. Francis, GRACIAS.

8 comentarios:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Mc 12, 42-44

Y se sentó frente al arca del Tesoro y miraba cómo echaba la gente monedas en el arca del Tesoro: muchos ricos echaban mucho. Llegó también una viuda pobre y echó dos leptón, o sea, un cuadrante. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: «Les digo de verdad que esta viuda pobre ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. Pues todos han echado de los que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir.

Pitu dijo...

Muchas gracias hermano, por la parte que me toca.
Ese es el único resumen y la única lectura.
Lo has "clavao".
Lo que pasa que de aquí a que te empiecen a llegar amenazas, no va a pasar mucho tiempo, ya sabes, jajajaja.
Un abrazo muy fuerte.

Memoria Histórica de Motril dijo...

A mí particularmente no me gustan este tipo de procesos porque muchas veces sacamos lo peor de nosotros mismos, viejas rencillas, luchas internas, intereses particulares y un largo etcétera. Quizás sea por una falta de democracia interna, o que sé yo. Creo que sacamos lo peor del ser humano y de nosotros mismos. La HERMANDAD O HERMANDADES deberían ser eso mismo HERMANDAD, hecho que gran parte de las veces suele ser todo lo contrario, DIVISIÓN y un largo etcétera...Aunque no siempre claro, tampoco quiero con esto generalizar y meter a todo el mundo en el mismo saco. Espero que no me malinterpretéis.

Un cordial saludo

manuel pozuelo dijo...

Muchas gracias por comentario como tu bien dices:el tiempo pone a cada uno en su sitio y a ti te a puesto en el que como buena persona y buen cofrade te mereces.Espero seguir compartiendo contigo tertulias cofrades como la de la otra noche la resurecion ya que es un placer compartir contigo tu sabiduria cofrade.Un abrazo.

Manuel pozuelo

Anónimo dijo...

Desde mi posición, acertado planteamiento. Esta Hermandad tiene un problema, no con la Junta saliente que siempre ha estado, sino con los que van y vienen según corre el aire, y si pueden zancadillear (aunque sea con un rumor maledicente) lo hacen.

Creo que Miguel Ángel, como HM electo, hará un buen papel. Tiene esa "cultura cofrade" tan ansiada y, aunque no comparta sus planteamientos, es un hombre de la Lanzada... si bien, a veces, como nos pasa a todos -y a mi el primero-, las "amistades" te hagan desbarrar y equivocarte.

Por el bien de la Hermandad, HERMANDAD, es decir, unión de sus hermanos.

Saludos.

PD: Coincido que con la de D. Francisco Beltrán, que dio el paso de traerla al Barrio, es de las mejores legislaturas, por los proyectos acometidos (patrimoniales, XXV Aniversario) y por la responsabilidad en el ejercicio de sus funciones de TODOS los oficiales de la Junta, con sus luces y sus sombras.

Enhorabuena Francis, ya eres "Historia de la Lanzada", de la que gustosamente podrán disfrutar tus hijas y, más adelante, tus nietos.

Un abrazo, David y otro para tí Francis, que se que lo vas a leer.

Santi Bueno.

Anónimo dijo...

Solo me salen buenas palabras para tí!
Gracias por todo y por esta entrada, por acordarte de nosotros.
no habremos aportado grandes capitales (no los tenemos), pero lo que nadie nos quitará el merito de haber trabajado día y noche, 365 días del año.
Gracias chiquitín.
Macarena Casares López.

Anónimo dijo...

MARIKI

Buenas,

Una buena amiga me ha recomendado leer tu blog, y acertaba estada en ello. Decirte que AMÉN a tus palabras de mi hermandad.

Un saludo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Bienvenida a esta tu Alacena. Espero disfrutes con ella...