Visitas

viernes, 28 de mayo de 2010

María Teresa Bustos Béjar


La primera mujer presidenta de un ente agrupacionista cofrade en Andalucía, camarera, vestidora, miembro de Juntas de Gobierno, cristiana de veras, comprometida con su fe y con los suyos, incansable en lo referente al optimismo, a la mesura, al buen trato... Exponente de un motrileñismo auténtico, sincero, sencillo, cercano. Ejemplo de cordialidad, de afecto, de todo lo que debería significar la dignidad cofrade.

Tenías tantas prisas... Nos dejas herencias impagables, que no contabilizan en los impuestos de sucesiones, que no hay manera de computar. Nos llenas de ejemplos, nos cobijas con tus recuerdos y nos abriga tu memoria.

Serás perpetua mientras tantos como te tratamos, no cejemos en nuestro empeño de imitar el modelo que verdaderamente habría que imitar. El que nos pusiste de frente con tus maneras y tus formas.

Y cuando estés recostada sobre el pecho eterno de la Esperanza, de la misma que un día meciste en tus manos y en donde te acunas, no te olvides de nadie, que tú ya has conquistado las parcelas de Dios pero a los demás, nos hace falta mucho de tus modos y queremos verte por siempre, años ha, en esos pagos de la vega celestial.

Descanse en paz María Teresa Bustos Béjar, que anduvo con prisas para ejercer de camarista a perpetuidad de la Madre de Dios de la Esperanza.

"No nos entristezcamos por su pérdida. Alegrémonos por haberla tenido" (San Agustín de Hipona)

2 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Siempre me pareció toda una Señora. Descanse en paz.

Luigi dijo...

Que infrecuente encontrar en la vida personas que junto a un carácter férreo, en defensa de sus arraigadas convicciones,lo conjuguen con una dulzura natural en las formas. Ese difícil equilibrio lo reunía en sí nuestra amiga Mari Tere, enmarcado en elegancia. Siempre estará en mi recuerdo. Un abrazo hermano.