Visitas

martes, 20 de abril de 2010

Tiempo de Balance (¿Resucitados por la mañana o por la tarde?)

Este año una de las novedades venía a consecuencia de la salida por la mañana de una de las hermandades de Resurrección de nuestra ciudad, la de Regina, cumpliendo así el anhelo manifestado por los hermanos del Señor Resucitado y la Virgen de la Alegría. Y no ha sido más que la confirmación de lo que muchos supusimos desde el principio, a tenor de lo que sucede en otras ciudades que de largo, tienen mayor peso cofrade que Granada, obviamente, la tierra de Giralda y Maestranza.

Los de Regina tuvieron gente sí, pero la que en pos de Los Facundillos, aprovecharon que el Pisuerga pasaba por Valladolid, y vieron el discurrir de la Hermandad. Es una realidad innegable, que vimos y contemplamos todos. Pero creo que lo interesante aquí está en debatir sobre la idoneidad o no de la salida de este tipo de hermandades por la mañana, o bien, como creo que acertadamente ha hecho Resurrección, adelantando lo máximo posible su salida y buscando entrar de nuevo a la hora más prontana. Y francamente, viendo como estaba la Calle Primavera, siendo casi las doce de la noche, en la frontera con Pascua, me parece que el resultado para los de Vergeles ha sido óptimo y fructífero. Empecemos con los datos.

Salida de Regina Mundi: 10:30. Entrada de Regina Mundi: 16:45= 6:15 horas

Salida de Resurrección: 16:00. Entrada de Resurrección: 23:45= 7:45 horas

Lo que nos da como resultado, que una hermandad con más hermanos en filas (sí, pocas más, pero más), dos pasos en vez de uno y mucho más camino, tardó tan sólo, una hora y media más. ¿Por qué? En primer lugar porque con lo que nadie contó y muchos barruntamos, es que al buscar Catedral los de Regina en torno a la Misa de 13 horas de la Catedral, esta, previsiblemente (como así fue), tratándose de un Pontifical de este tipo, se retrasaría de manera amplia. En segundo lugar, porque el cortejo infantil de Facundillos, queramos o no, condicionará la maniobrabilidad de las hermandades que quieran compartir espacio horario con estos. Ojo, lógico.

En todo caso, muchos cofrades se empeñan en que por la mañana es mejor. Lo ven desde la óptica del espectador, nunca del hermano. Si en esta Alacena, los análisis fueran dirigidos a cubrir las necesidades y prestar mejor apoyo al que suscribe, les aseguro que ni muchas hermandades de Jueves Santo saldrían en Jueves Santo, ni exornos, acompañamientos o patrimonio, serían los que hemos analizado. ¡No! No se puede buscar la comodidad del espectador sino la razón del que es cofrade y máxime si participa en un cortejo determinado. Y dicho esto, expongamos la situación.

Imaginemos que los de Vergeles pueden cumplimentar su Estación de Penitencia en 7 horas tan solo. No es ningún logro, pero ya he quitado casi una hora al tiempo que en sí, ellos han conseguido en 2010 rebajar. Recuerden que no ha mucho, la hermandad consumía las 9 horas largas en su Estación de Penitencia, y yo, argumentando para poner facilidades a los que prefieren la mañana, les he recortado tiempo, y bastante. Pero sigamos... Si en siete horas pueden hacer su recorrido, tengamos en cuenta otra cosa más, y es que, con cortejos mayoritariamente infantiles (no en esta, en cualquier Hermandad), y la problemática de salir por la mañana, todo lo que suponga entrar después de la hora del almuerzo, restringirá el número de espectadores y lo peor, el cortejo en sí. No nos llevemos las manos a la cabeza, es una realidad absoluta.

No obstante, dejo la entrada en la generosa hora de las cuatro de la tarde. Que a ver quién está a las cuatro, viendo entrar un palio, con las zonas de bares y la gusa tras la oreja. Pero bueno. Así las cosas, si se quiere entrar a más tardar a las cuatro de la tarde, hay que salir (recuerden, siete horas de recorrido) a las nueve de la mañana. Lo normal es que el defensor de la salida de hermandades por la mañana, te diga que se despierta a una hora prudencial, y que a eso de las doce, pilla la hermandad en el sitio por el que discurra y la ve. Pero ay amigo, eso, de nuevo, es pensar en espectador y no en los que integran el cortejo. Para que este pueda ponerse en la calle a las nueve, como muy poco, hay que citar a los hermanos a las ocho de la mañana (la cosa se recrudece, ¿verdad?). Para poder llegar a San Miguel a las ocho de la mañana, como muy poco, el hermano ha de levantarse a las siete. Algunos ya empiezan a entender esto. Domingo, niños, una semana de por medio que ha sido agotadora... Y la Hermandad obliga a levantarse a las siete... Mal... Ya estoy viendo algunas caras (¿o no Salva, Santi, Alfredo, Juan...?) Todo esto, siendo muy generoso, porque todos somos conscientes que hoy día, por desgracia, una gran parte de los granadinos viven en el Área Metropolitana, que los niños no es fácil levantarlos y acicalarlos en tan corto espacio, y que organizar una Hermandad que ha expedido unas 400 papeletas de sitio (costaleros incluidos) en una hora, es todo un reto para cualquier Diputado Mayor de Gobierno. Pero bueno, todo sea para que el argumento, favorezca las intenciones de aquellos que buscan la mañana para estas hermandades.

Así las cosas, me parece impropio una Salida diurna. ¿Quién se levanta a las ocho, al menos, para contemplar la salida en Calle Primavera? Porque deduzco, que tan importante es el arropo a la entrada, como a la salida. Recuerdo la Extraordinaria de Salesianos del pasado mayo (finales por cierto, casi junio) de 2009 con el palio de Salud. A la salida, pasadas las nueve de la mañana, poco más que estábamos los integrantes del cortejo y yo. Y casi en junio, las mañanitas de Granada, dan un interesante respiro que no dan en marzo o abril, donde la rasca puede ser de consideración. Es fácil pensar que a las doce, buscando una taberna de confianza, vamos a ver la Hermandad. Lo que es más complicado acompañarla desde su Salida o procurar, en un ejercicio egoísta, que esta salga a las nueve, sortee la peligrosa franja horaria del almuerzo (porque no es entrar a las cuatro de la tarde y ponerse a almorzar. Este, en los hermanos, puede llegar a las cinco sin problemas) y además, contando que, con mucha generosidad, el nazareno, la mantilla o el costalero, se ha tenido que levantar, en domingo, tras el ritmo de toda una Semana Santa a cuestas, a las siete de la madrugada (porque eso no es mañana, es madrugada).

El experimento, supongo que por la novedad, no ha funcionado en Regina como era de esperar. Pero ojo, que su recorrido este año era de chiste, en comparación al de Vergeles o al que tendrá que hacer cuando regrese a su Sede Canónica toda vez que lo permitan las obras del Metro. Entonces, si emplean casi siete horas en tan escueto camino, las cuentas se me disparan. ¿A qué hora saldrán? La cosa cambia. Una Hermandad con el Misterio de menor entidad artística de Granada, con poco tirón devocional, con un barrio de respaldo cofrade relativo, un almendro en el paso (viva la ironía, pero es que sigo sin pillarlo) y otros condicionantes, cambiando de hora (no nos engañemos, porque está Facundillos, sino, no cambia ni el Tato), le auguro una difícil etapa. Por lo que, con cuentas en la mano, generosidad a raudales para los que defienden la mañana, y mucha dosis de reposo y reflexión, la mañana de la Resurrección, es sin duda inviable y perniciosa. Con mis cuentas, saliendo a las tres y media desde Vergeles, regresando a las diez y media (si este año casi a las doce se rozaba el lleno total, imaginen) y con la marcha estética que tienen por San Miguel Arcángel, nadie pondrá en duda de ahora en adelante, que las mañanas, son para dormir, siendo festivo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

David,

Lo has dicho claro y es lo que propugnamos muchos: si en Sevilla no cuaja el Resucitado por la mañana, no experimentemos (por ejemplo, en Córdoba, con clima más benigno, se intentó hacer una Madrugá y no cuajó).
Sinceramente, el irse por la mañana el Resucitado de Regina era la única salida, aprovechando las obras, para dar un cambio al rumbo de la Cofradía, en lo que se refería a costaleros, cortejo, etc. El resultado ha sido claro, sigue igual, con el inconveniente que, como aportas, cuando las obras finalicen, veremos si no es la puntilla el salir por las mañanas.

Más que experimentos, la Cofradía debería pensarse por qué, en casa de la Familia Vicenciana y con la juventud que tiene, la Cofradía no engancha.

Por lo demás, queda demostrado que, andando a buen ritmo (la Virgen se recogió a las 23:59, y aún así, podría comerse unos 20 minutos más al camino), salida y recogía están hasta la bandera, el cortejo no se descompone en demasía (salvo penosas excepciones que se toman, teja incluida, la cerveza en una terracita junto al discurrir de la procesión), incluída la Carrera de la Virgen, eso sí, a costa de pasar quizás un poco más desangelados por Navas.

Lo dicho, nuevamente aciertas.

Un abrazo, Santi Bueno.

Francisco Abuín - Christi Passio dijo...

Sigo pensando con todos mis respetos a la corporación de Reina, que deberían de replantearse su hermandad, las hechuras de la misma y la posibilidad de acometer unas nuevas tallas para poder procesionar otro día de la semana, en el cual sentirse mas arropados y mas identificados...

Ojo, que no hablo del portentosos Señor Resucitado de Barbero que es digno de encumbrar y posar en cualquier museo donde su presencia sea digna de estudio y de elogio. No voy por ahí...

Pero el sentido de Hermandad, y lo digo esperando que nadie se ofenda, no ha transmitido más que para los propios hermanos, dicho esto con todo el respeto del mundo.

Replantearse esas cosas en el seno de esta corporación incrementaría muchísimo el valor conceptual de Cofradía, y creo que ganaríamos todos, incluyendo como no a nuestra Semana Santa

Anónimo dijo...

Hermano, suscribo todo lo dicho, totalmente de acuerdo, y ya sabes que yo incluso he defendido la madrugada, pero después de este año, la unica hermandad en la calle, y tanto arropo de gente desde la salida, incluso de regreso en Ganivet, donde la hermandad ha ido sola otros años, y Carrera de la Virgen, que no del Genil, Alminares y hasta el regreso,con tanta gente, soy partidario de seguir como estamos, incluso como tu dices entre un poquito más que se puede abreviar, y no vendria mal un adelanto de media hora en hora de salida, se estaría recogiendo 22,30 - 23h. Sería magnifico y si no pues como este año que no ha estado nada mal, es más diría que muy bien.
PD: Además que sería entonces del sabado por la noche, tu sabes, jejeje. Un abrazo Hermano.
Morillas.

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo querido david..si los vergeles tuvieran su regreso a las 5 de la tarde ganaria la hermandad, el espectador, y el de la cofradiera
RAFALCALA

quinta columna dijo...

Siempre me ha parecido absolutamente magnífico poder disfrutar de nuestra Semana Santa hasta bien entrada la noche en el domingo de Resurrección. Es un buen broche de oro para seguir recorriendo las calles y callejas junto con los titulares. Sería muy especial el poder llegar a casi las 12 de la noche para, al filo de la media noche, fundirse en abrazos con los hermanos deseándonos un buen año hasta la siguiente Semana de Pasión, compartiendo momentos vividos en los días precedentes, y poder contemplar como alguna lágrima se escapa entre sensaciones y sentimientos...

J. Carlos Medina dijo...

Es que os meteis en unos berenjenales de muy padre y señor mio. Con la de años que llevais de experiencia no se como no habeis resuelto ese dilema. Aquì en Motril lo hemos resuelto de un plumazo. Tu ya me entiendes.jeje.
Un abrazo hermano.

Anónimo dijo...

Pues sí, David. Llevas toda la razón.
Experimentos con gaseosa. Y creo que das en el clavo totalmente: se piensa como espectador y no como hermano.
Creo que este año se ha demostrado que adelantando la recogía se puede tener gente, y mucha.
Así que, como creo que una gran mayoría de hermanos de la Resurrección, sostengo que se debe seguir por la tarde.
Un abrazo muy fuerte.
Salva Fenoll