Visitas

miércoles, 21 de abril de 2010

Real Federación de Hermandades y Cofradías de Granada

El propio Arzobispo ha considerado que no es menester acudir a ningún proceso electoral y que basta con su decisión para que tengamos, desde hace unas horas, nuevo Presidente de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Granada. A priori, muchos estarán pensando si esta forma de proceder es la correcta. Antes que nada, manifiesto mi sorpresa, que no otra cosa, ante esta decisión que no deja lugar al ejercicio de la democracia. Valga recordar que hasta cuando en este país ha habido sistemas dictatoriales, las hermandades se enfrascaban en procesos democráticos para la elección de sus hermanos mayores y en algunos casos, de mayordomos o priostes (así rezan antiguas reglas de Cofradías granadinas).

Pero igualmente, poco pueden decir los hermanos mayores, que se deben con completa obediencia al Ordinario del lugar. Y dicho esto, no seré yo el que critique la actuación arzobispal, pero sí el que advierta de las contrariedades que con el tiempo, traiga esta “sui generis medida”. Porque de primeras, la cuestión versa en torno a la personalidad de un ente que considero, tiene más de civil que de religioso. Siempre he sostenido que una Federación (o Agrupación o Consejo), aún a sabiendas que debe emanar de un espíritu católico, no es una Hermandad. No es una asociación pública ni privada de la Iglesia (o no la reconozco como tal) sino un ente creado para la mejor administración de las Hermandades, sirviéndoles de portavoz y de organismo que vele por sus intereses. Sus intenciones desde la misma fundación de estos Órganos, así como sus fines, les restan carácter religioso. Pero he aquí el primero de los problemas con el que nos encontramos: la Federación ha venido en los últimos años deslizándose peligrosamente por la senda de una Hermandad y he aquí las consecuencias; cuando un ente de este tipo organiza cultos, charlas de formación y otros, estamos sin duda ante un colectivo con fines muy distintos a los que debe perseguir una Agrupación, o Federación, o Consejo, y al fin de cuentas, con ese carácter religioso los entiende un Arzobispo.

Ojo, y quede esto claro. Que tenga un carácter civil y unas funciones eminentemente civiles (burocráticas, permisos y notificaciones al Ayuntamiento, una partida presupuestaria de carácter civil, una necesidad de mantener relaciones muchas veces políticas... ¿sigo?) no quiere decir que no sea una parte de la Iglesia, pues al servicio de ella está. Pero esta curiosa interrelación, la va a dejar en muy mal lugar.

Bien, pues he aquí la madre de los problemas. Si con unos candidatos que han manifestado la intención de auspiciarse como Presidentes, un Arzobispo omite ese derecho y esa cualidad que no es otra que salir refrendado por unas urnas, ¿quién nos dice que mañana no pudiera hacerlo en una Hermandad? Y en una Hermandad, a fin de cuentas, tiene toda la potestad, a pesar de contrariar las Reglas de la misma, mas como responsable de la religiosidad de su diócesis, debemos a su cátedra respeto absoluto. Y hete aquí el segundo de los duelos en ciernes: la decisión del Arzobispo, pues, es legal, pero no sé hasta qué punto legítima. Que dicho de otra manera, viene a decir que las decisiones que tomó un gobierno dictatorial en el país que ustedes elijan, eran legales, pero nunca legítimas, al no contar con el respaldo de la legitimidad moral que sí aporta un proceso democrático.

Así las cosas, el que iba a ser candidato y se encuentra como Presidente de facto, don Antonio Martín Sánchez (que quiero antes que nada exonerarlo de todo tipo de crítica y asegurar que en nada tiene que ver esto con él), se encuentra ante algo que puede ser tenido como de extrema gravedad: si la Federación tiene sentido como el órgano hábil mediante la reunión de todos y cada uno de los hermanos mayores, (en nombre de todas las hermandades y por tanto de todos los cofrades de Granada) y estos hacen que tenga sentido su existencia, ¿por qué son ninguneados y no vale nada la que debe ser la única voz autorizada en este aspecto? A mi juicio, el Presidente se sienta en un sillón para el que no ha sido votado, y desde esta perspectiva, queda muy cuestionada su actuación futura. Buena o mala, pues no emana de la natural elección libre y reflexiva, sino de una atribución canónica del Ordinario del lugar.

Antes que nada, acaban de hacer bueno el pensamiento desde años sostenidos: es una Federación que se somete servilmente a los dictámenes (acertados y no, ojo) de la Curia Metropolitana y atada pues de pies y manos. Porque creo que se ha llegado bastante lejos ante esta actitud. Pero más allá de esto, lo que es incomprensible es que en la Federación se permita que atribuciones canónicas (así de literal) puedan condicionar sus elecciones. Lo siguiente puede ser acuerdos, presupuestos, calendario de actos y actividades... Al tiempo.

No termina de convencernos mucho que, en palabras de don Manuel Reyes, Vicario General, el arzobispo haya pensado en don Antonio Martín Sánchez, por la línea de continuidad que va a suponer respecto a la gestión presidida por Gerardo Sabador Medina. Nada que objetar (en el discurso de esta entrada, se sobreentiende) a este pensamiento arzobispal, pero desde luego, refrenda lo que ya he argumentado y pensamos tantos y tantos: la Curia quiere a alguien cómodo, servil, que no les diga que el protocolo catedralicio es necesario modificarlo, ni que la Federación no debe ser una Hermandad que organice cultos, formación espiritual ni cuanto debe reservarse al ámbito de la Cofradía. Que esto, ya nos viene por nuestras respectivas hermandades. Si yo me quiero imponer la ceniza el correspondiente Miércoles, será ante mis Sagrados Titulares. Una vez al mes, las charlas organizadas por mi hermandad son las que idóneamente me formarán como cristiano, y la Santa Misa, la escucho ante mis devociones, a la par que el Triduo Cuaresmal al que nos convoca Federación, queda en paños con respecto a los Quinarios que en Cuaresma, celebramos casi todas las hermandades, y las que no, un Triduo.

No obstante, algo debe suscitar un cierto recelo. Hace ya cuatro años fue el propio Arzobispo el que pidió y forzó a Gerardo Sabador a que este continuara otros 4 años más al frente de Federación. Ahora, es el Arzobispo el que sienta a dedo a un presidente. Insisto en que moralmente, el que hasta hace unas horas era candidato, seguro que si acepta el cargo, debe ya rumiar que en el primero de los Plenos de Hermanos Mayores, estos tienen todo el derecho de recelar de alguien que no ha surgido del uso de las urnas.

En todo caso, me preocupa lo que en la tarde noche del martes 20 de abril de 2010 se ha producido en el mundo cofrade granadino. Como católico, presto y prestaré absoluto respeto a las decisiones de mi pastor, aunque estas sean tan impropias como la que nos ocupa. Si don Antonio Martín Sánchez, hasta ahora Vicepresidente y candidato a la presidencia (e insisto, al que exonero de toda responsabilidad y reitero además que este texto no lo rechaza ni lo cuestiona como un capaz presidente, habiendo demostrado ser ya un conspicuo cofrade) acepta, lo será legal, pero nunca legítimamente, y eso, supone desde la perspectiva moral y personal un mal comienzo. Que además, esta Federación debe preocuparse más de las necesidades económicas y de los lazos de unión con Administraciones e Instituciones públicas, que argumenten su sustento y que faciliten a sus “federadas” las hermandades, las cosas. Porque para la formación y el espíritu cristiano que debe tener y procurarse a todo cofrade, ya están las propias Hermandades con sus directores espirituales a la cabeza. Y al fin, si acepta usted don Antonio, le recomiendo y casi que encarecidamente le ruego, no sea continuista. Necesitamos un viraje en esta Federación. Mas en todo caso, deje a Eugenio Almohalla en su Junta de Gobierno, que es de lo más competente que se pasea por la sede de la Plaza de los Lobos.

12 comentarios:

Obispo dijo...

Cada cual con su cosnciencia, pero no dudemos que se elige a dedo para que hay acontinunismo, vivimos tiempos duros y no sabemos hasta que punto rozaran la dictatura presidencial mas propia de una Federacion o lo mismo es el cambio que necesitamos... no sabemos.

Ante la duda daremos el marge y beneficio de la oportunidad de expresarse y el margen de trabajo normal para demostrar si merece la pena mantener este nuevo nombramiento.

Esto se ha hecho por el "miedo" al cambio que era inminente en la presidencia al saber mas de uno que perdian el "cortijo"... "Papá papá este me quiere quitar el jueguete".

Una pena...

Granaíllo dijo...

Triste pero triste tela... de la marinera

Anónimo dijo...

Esto lo sabiamos mas o menos desde el día seis de abril y si no preguntar, preguntar por la plaza de los lobos aver q os dicen.

J. Carlos Medina dijo...

Me quedo con dos cuestiones de lo planteado:
Deber de obediencia si, pero derecho a discrepar tambien.

Por otro lado dos no se abrazan si uno de ellos no quiere, si el designado de forma dedocrática no consiente esa actitud el vacio de poder sería la mejor opción para que la solución fuese de una forma democrática.

Anónimo dijo...

Querido Hermano con la iglesia "topamos....." con la idea continuista o sin ella el hecho contrastado es, sin duda, la poca confiaza sobre el autogierno del mundo cofrade desde el palacio arzobispal. Si fuera yo el elegido no dejaria de sentirme durante 4 añitos como el PEPE BOTELLA de federacion. Un abrazo
Vico

Anónimo dijo...

enhorabuena por tu analisis.
Una reflexion o pregunta:

¿Y Si el Ayuntamiento decidiera que en vez de otorgar su subvención a la federación para su reparto lo fracciona en ls 32 hermandades directamente ,sin intermediarios?.

Si esto ocurriera, la federacion deberia cambiar su nombre por la de federacion de acomodadores en sillas de palo y palcos.

Y asi no nos importaria mucho que no fuera democratica

Anónimo dijo...

Suscribo todo lo que dices David pero creo que hay que exonerar de "responsabilidad al Sr arzobispo" ya que seguro no ha sido por iniciativa propia. Los verdaderos culpables han sido los federativos que han presionado e instigado a través de D. manuel Reyes y Villanueva; planteando a la Curia la gran cuestión: lo inapropiado ( según ellos ) para el cargo de Enrique González Gamero. Y hay 2 grandes culpables el presidente Gerardo Sabador que se debe a quienes lo ha elegido : las hermandades y que no ha sido capaz ,cuando ya nada tiene que perder - de oponerse a este desproposito. Y el otro gran culpable el designado presidente por Antonio Martin, por prestarse al juego, y aceptar el un nombramiento que nace viciado en origen. Gerardo sabador ha salido por la puerta de atrás y Antonio Martín ha entrado por ninguna puerta

Anónimo dijo...

Tengo una duda:

Si Presidente de la Federación es aquel que ha resultado electo por el Pleno de HM ,este señor QUE NO LO HA SIDO ¿ como debe ser llamado?

¿REQUETE PRESIDENTE?

qUE LIO.cON LO BEN Q ESTABAMOS Y LA SEMANA SANTA TAN BUENA Q HEMOS VIVIDO

Anónimo dijo...

Todo se resume en:
1/ Hacer el vacio al requetepresidente -puesto que ha sido nombrado sin la intervención de las hermandades, que las hermadades lo dejen solo -
2 /Y por supuesto pedir en los foros su RENUNCIA AL CARGO

Anónimo dijo...

OS ANIMO A TODOS A UNIROS AL GRUPO DE FACEBOOK "USTED ME PERDONE DONJAVIER,PERO LO HAN ENGAÑADO".

A VER SI ENTRE TODOS COSEGUIMOS QUE ESTE HOMBRE ENTRE EN RAZON Y DIMITA.

Anónimo dijo...

En efecto, con la Iglesia hemos topado, pero no puedo mas que decir que conozco personalmente al Sr. Enrique Gonzalez Gamero, y no puedo estar mas de acuerdo con la decisión adoptada y que no sea elegido para tal cargo.

Anónimo dijo...

En efecto, con la Iglesia hemos topado, pero no puedo mas que decir que conozco personalmente al Sr. Enrique Gonzalez Gamero, y no puedo estar mas de acuerdo con la decisión adoptada y que no sea elegido para tal cargo.