Visitas

martes, 23 de marzo de 2010

Foros cofrades

Como todo en la vida, depende mucho cual será el beneficio que se pretenda para que algo nos parezca provechoso. En el mundo de los foros, los hay que buscan la ruindad del anonimato para cargar las tintas contra otros; los que les mueva el intento de difusión de cultura, como al bueno de Antonio Radial. Quizás, los que disponiendo de mucho, muchísimo tiempo, se sienten felices opinando de manera docta (presuntamente) de todos los temas; y claro, los que encuentran en un foro una tribuna de poder negada en otros espacios.

Si el análisis del forero es particular, el del administrador, es sublime. A veces, el foro está a su servicio, así de claro. Se habla de lo que cree conveniente y se disipa en el mar del olvido cuanto no beneficia a su particular empresa. No me digan que no. El administrador se abre cuarenta cuentas distintas y se pone los más variopintos sobrenombres, con los que además va mandándole privados a cuantos descubre en otros foros, con el objeto de tener más y más usuarios, que den prestigio a su foro.

En ese momento, todo se sublima. Hacen falta doce, quizás trece moderadores. En pleno verano arden teclados, arden temas de una ridícula polémica y de un falso interés. Y de la noche a la mañana, no sabemos por qué, se acaba todo. Nos encontramos en vísperas de Semana Santa y no escribe ni el Tato. Hartos de que se censure lo incensurable pero sobre todo, de personajes indignos que no son capaces de dar la cara. Rastreros que nunca dirán quienes son, que buscarán hasta cafés con conexión a Internet para ir variando sus IP. Gente que procuran polémicas desde la cobardía. Y al final, aquellos que entraron para hablar (incluso discrepar, por qué no) de lo que más gusta, se hartan. Sencillamente se hartan de las estrategias de un par de administradores sin fuelle que no les queda nada donde agarrar sus ínfulas personales, de una caterva de cobardes que nada aportan y que esos mismos juicios no serían capaces de sostenerlos públicamente, y al fin, de tener que soportar conversaciones de besugos con la ortografía y la semántica más paupérrima de la historia de la Lengua de Cervantes.

Como toda moda, se acaba. El invento se acabó por Sevilla que por Sevilla fue donde nació. Y lo que allí cuaja todos lo paladeamos, y cuando se va al traste, igualmente se van los nuestros. Y se acaba, sin más. El que quiera hablar se abrirá un blog, una bitácora, una página o pegará carteles en las farolas. Allí mostrará su nivel cultural, dará la cara, no habrá concesiones a la cobardía, no se atreverá a decir muchas cosas (o sí) y sabremos cuánto aprovechó la gratuidad de la enseñanza, a la hora de meter patones de órdago en sus textos. Y perdiendo paulatinamente fuelle y gusto, se quedarán esos foros grises, mediocres, dirigidos a conveniencia y que sólo sirven al teclado de su amo. Para los cobardes, para los que sigan empeñados en su anonimato, y para los que no tengan valor...

5 comentarios:

Francisco Abuín - Christi Passio dijo...

Si es que no hay nada como firmar las cosas con sus nombres y apellidos... Gracias David... jojojojo... soplan vientos de "esperanza", compañero... de "Esperanza con Mayúsculas"...

Luigi dijo...

Tan claro como el agua de la acequia, David. Pero ten en cuenta que no ofende quien quiere sino quien puede, aunque desde ese cobarde anonimato se hace daño a las personas. Y es que, como decia mi abuela, a las gallinas les gusta cagarse en lo limpio.

monaguillo dijo...

Los foros agonizan... descansen en paz. La valentía del anonimato vuelve a donde partió: a las barras de bar.

Un saludo, David.

J. Carlos Medina dijo...

Un foro, cofrade por lo que nos ocupa, entiendo que es una herramienta muy útil.
Tan útil como para saber que no hay nada como una charla cofrade al abrigo de unas tapas y una cerveza entre amigos, me da igual en el Alhambra Palace como en el Vitorino. Un foro es tan útil que, siendo yo participe de uno de ellos, me doy cuenta que pegarse un viaje a Granada de la mano del mejor partenaire que pueda uno encontrarse en esta ciudad para hacerte respirar la esencia cofrade que rezuma El Realejo, es tan gratificante que no hay foro que lo iguale. Gracias por esa tarde que siempre quedará en el Zaguán de mi memoria.
Un abrazo maestro.

Obispo dijo...

Por fin la justicia del inerte y la resurrecion del que mataron a pedradas por culpa e inventos de los foros y foreros....

Por fin la opinion clara y constructiva, por fin de nuevo seremos nosotros, los qu eno nos acobardamos al dar la cara por nuestras opiniones....

Muerte a los insulsos administrador"es"....